El capitalismo no ha muerto: bancos

Los bancos más poderosos del mundo dudan que la actual crisis financiera ponga fin al capitalis el Instituto para las Finanzas Internacionales pide al G-20 no dar la espalda al sistema financ
Las grandes entidades financieras han pagado los costos desa  (Foto: )
WASHINGTON (AP) -

Los bancos más poderosos del mundo no coinciden con las versiones de que la actual crisis financiera en Estados Unidos marcaba el fin del capitalismo y pidieron más bien a la cumbre presidencial del G-20 de esta semana adoptar las primeras acciones para empezar a resolverla.

"Se trata de opiniones extremas", dijo Charles Dallara, director gerente del Instituto para las Finanzas Internacionales (IFI), refiriéndose a las versiones que sostenían que junto con el capitalismo estaban también igualmente muertos la banca y la empresa privadas. "Pensamos que son (versiones) desorientadoras y erróneas".

Como parte de las acciones para paliar la crisis, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha sugerido a los gobiernos entrar con fondos públicos a generar liquidez en la banca y el Tesoro. Históricamente este último ha seguido políticas de libertad financiera y recientemente ha empezado a comprar acciones en bancos estadounidenses, mientras el Congreso le sugería que también "nacionalice" empresas privadas, entre ellas los grandes fabricantes de automóviles.

Dallara, que dirige el IFI, institución conformada por más de 300 de los mayores bancos del mundo, pidió no olvidar que el capitalismo ha generado mayores niveles de vida en el mundo en las últimas seis décadas, desde que el FMI y Banco Mundial fueran creados al final de la II Guerra Mundial en la conferencia económica de Bretton Woods.

Mencionó también que al capitalismo se debe "la resurrección de Europa" luego de quedar devastada por esa guerra, así como el "crecimiento extraordinario" de los mercados emergentes generando riqueza en países que hasta hace tres décadas estaban agobiados con la pobreza, como China, la India y Asia en general.

"Obviamente, tenemos todavía mucha pobreza en el mundo", dijo en una rueda de prensa en la sede de IFI, que suele ser llamado por economistas como el FMI de los banqueros. "La creación de riqueza masiva (por el capitalismo) ha beneficiado a pueblos en el mundo, en particular a economías dinámicas que aprovecharon la oportunidad de los mercados abiertos".

Dallara dijo que lo que por ahora se requiere es "corregir lo que se ha hecho mal", entre ello "una administración inapropiada, una falta de coordinación internacional de regulaciones, una falta de reformas en las estructuras de compensación... que requieren de una arquitectura moderna que sea reflejo de nuestros días y no de ayer ni de hace 60 años".

Según Dallara, en esas condiciones los líderes de las principales naciones del mundo que se reunirán el sábado en Washington en el ámbito del G-20 (entre ellos de Argentina, Brasil y México), "no querrán dar la espalda" a un sistema que dio resultados pero que está en dificultades y necesita remedios.

El IFI envió en la jornada con motivo de la cumbre una carta al presidente George W. Bush, promotor de la reunión, con seis puntos para los debates: necesidad de que el sector privado fortalezca sus prácticas empresariales y se restituya una "banca más responsable"; restitución a manos privadas de los sistemas financieros; reconocimiento de la nueva realidad de globalización; reconocimiento de cambio en el poder económico mundial; redefinición de la misión del FMI y todos los organismos multilaterales; y creación de nuevas vías de diálogo y cooperación.

Pero Dallara se mostró cauteloso en cuanto a lo que puede salir de la cumbre, que según Bush era la primera de una serie para reformar el orden financiero global, aunque calificó como "sumamente extraordinario" el hecho de que los gobernantes se reúnan para empezar a hablar.

"Esta es una reunión que se ha planeado no con meses de anticipación sino con apenas unas semanas", dijo. "Entonces, tenemos que ser realistas... y la primera cosa que deberíamos esperar sería un mensaje claro de que se desea coordinar políticas económicas y financieras con miras a una continuada estabilización del entorno financiero actual".

Ahora ve
No te pierdas