Paulson anuncia ajustes en rescate de EU

El secretario del Tesoro negó el uso de fondos gubernamentales para comprar activos en problema Paulson dijo que seguirán comprando acciones de los bancos para tratar de reactivar el crédito.
El gobierno de EU favorecerá una segunda ronda de inyeccione
WASHINGTON (Agencias) -

El secretario del Tesoro, Henry Paulson, dijo este miércoles que no se usarán fondos del programa de rescate de 700,000 millones de dólares para comprar bienes con problemas, como se había previsto en un principio.

Paulson dijo que el gobierno seguirá usando 250,000 millones de dólares para comprar acciones de bancos de manera que éstos puedan mejorar sus balances y reanudar sus préstamos.

Anunció que el plan apoyará a los mercados financieros, que otorgan créditos para el consumo, en áreas tales como las deudas de tenedores de tarjetas de créditos, préstamos para automotores y préstamos estudiantiles.

El funcionario sostuvo que en cambio, favorecerá una segunda ronda de inyecciones de capitales en las instituciones financieras, que equipararían fondos privados.

"Nuestra evaluación en este momento es que esta no es la forma más efectiva de usar los fondos, pero continuaremos examinando si alguna forma focalizada de compras de activos puede jugar un papel útil, en relación con otros usos potenciales de los recursos, dijo Paulson en conferencia de prensa.

Por otra parte, reguladores bancarios federales pidieron a los bancos el miércoles que sigan otorgando créditos a los clientes solventes como medio para enfrentar la crisis financiera.

La nueva guía de la Reserva Federal y otros tres organismos reguladores alientan a las instituciones a trabajar con los deudores hipotecarios para evitar la morosidad. También les pide que al calcular los dividendos para los accionistas y la remuneración para los directivos, tengan en cuenta la crisis actual.

La guía trata de responder a críticas de que los bancos que obtienen fondos del plan de rescate por 700,000 millones de dólares podrían usarlos para sus propios fines en lugar de ayudar a los deudores en peligro de perder sus viviendas y la economía en general.

Los críticos temen que los bancos, que reciben 250,000 millones de dólares a través de la compra de sus acciones por el gobierno, no usen esos fondos para aumentar los préstamos a clientes, una de las razones principales de la crisis económica.

"Si los patrones de aseguramiento se vuelven excesivamente rígidos o las organizaciones bancarias no toman decisiones crediticias sensatas, se podrían exacerbar las condiciones reinantes en el mercado, lo que conduciría a un crecimiento más lento y perjuicios potenciales para la economía", dice la guía.

La Fed y los otros organismos dijeron que todas las instituciones financieras, incluso las que no reciban ayuda federal, deben seguir la nueva norma.

 

Ahora ve
No te pierdas