Líderes mundiales buscan evitar recesión

El G20 analiza cómo zanjar las diferencias en torno a un plan mundial de rescate contra la cris la canciller alemana, Angela Merkel, adelantó que el plan de acción tendrá 50 medidas.
Los países desarrollados y en vías de desarrollo discuten al  (Foto: )
WASHINGTON (CNN) -

Los líderes de las mayores economías del mundo buscaban el sábado zanjar las diferencias que aún tienen en torno a un plan de emergencia para afrontar la peor crisis financiera en décadas.

Presidentes y primeros ministros de las potencias del siglo XX se reunieron con los líderes de los nuevos jugadores económicos, como la colosal exportadora China y la rica en petróleo Arabia Saudita.

Estos celebraron junto a sus ministros de Finanzas un encuentro de cinco horas en el museo de Washington, congregados alrededor de un gran mapa del mundo, simbolizando la naturaleza global del plan de rescate económico que buscan diseñar.

En muchas partes del mundo han aumentado las señales sobre una profunda desaceleración económica. Datos mostraron la semana pasada que la zona euro se encamina hacia una recesión, a los que se sumaron cifras que revelaron un incremento del desempleo en Estados Unidos y en otras naciones y una desaceleración en las economías emergentes.

Mientras se desarrollaba el encuentro, el Fondo Monetario Internacional (FMI) acordó otorgar un préstamo por 7,600 millones de dólares como parte de un plan más amplio para Pakistán, donde han caído las reservas internacionales y ha aumentado el riesgo de una cesación de pagos.

Restando apenas dos meses para que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, termine su mandato y como su sucesor, Barack Obama, decidió no participar de la cumbre en Washington, se ha dejado de lado el tema de reformar por completo el sistema financiero del mundo.

Pero los líderes dijeron que están cerca de acordar cambios, incluyendo una mayor regulación del sector financiero -donde los altos riesgos tomados en los precios de las viviendas, especialmente en Estados Unidos, jugaron una mala pasada y provocaron la desaceleración de la economía.

Bush, quien se opone a los llamados de algunos países para fijar nuevas regulaciones a la industria financiera, dijo que los líderes reunidos en la cumbre buscaban "un camino a futuro para asegurar que sea muy poco probable que ocurra nuevamente una crisis como esta".

"Estoy encantado con que los líderes reafirmaran los principios detrás de la apertura de mercados y del libre comercio", dijo Bush a la prensa antes de las conversaciones. "Uno de los peligros en una crisis como es esta es que las personas comienzan a implementar políticas proteccionistas", agregó.

"Esta crisis no ha concluido. Ha habido cierto progreso pero aún hay mucho trabajo por hacer", afirmó.

La reunión del sábado allanaría el camino para los esfuerzos que se harán en los próximos meses, mientras que en otra cumbre prevista para los primeros meses del 2009, cuando haya asumido Obama, se considerarían cambios de largo alcance al sistema financiero.

Además de nuevas regulaciones, los líderes barajan alternativas para abrir las instituciones globales como el FMI a las economías emergentes, cuyas fuertes exportaciones las han convertido en jugadores clave de la economía.

Los líderes probablemente también anunciarán qué tipo de medidas pretenden tomar sus gobiernos para contrarrestar la desaceleración económica, como un mayor gasto público.

“Difíciles” conversaciones

El primer ministro británico, Gordon Brown, dijo que las expectativas de una baja inflación abrían espacio para rebajas de las tasas de interés y para estímulos fiscales.

"Estas son conversaciones duras porque los países vienen de posiciones muy diferentes y tenemos que acercarlas todas", afirmó Brown a periodistas antes de acudir al encuentro.

El premier británico ha pedido al G20, integrado por las principales economías desarrolladas y en desarrollo, que actúe unido para estimular la actividad económica a través de medidas fiscales y monetarias.

Luego de que los líderes se reunieron en una cena en la víspera, sus funcionarios financieros trabajaron hasta tarde para elaborar un comunicado de la cumbre que será presentado a estos el sábado.

La canciller alemana, Angela Merkel, sostuvo que el documento diría que ningún mercado, institución o región debe escapar de la regulación o supervisión y que el plan de acción contendrá cerca de 50 medidas que deben ser implementadas para fines de marzo.

Ahora ve
No te pierdas