Expertos dudan por plan argentino

El paquete del gobierno para apuntalar la economía tendría efectos limitados, según analistas; el gobierno de Argentina busca estimular la producción y atraer capitales.
BUENOS AIRES (AP) -

Aunque apunta en la dirección correcta, el plan de Cristina Fernández para estimular la producción y atraer capitales no declarados invertidos en el exterior tendrá un efecto limitado mientras persistan las dudas sobre la solidez de la economía argentina.

El paquete de medidas busca incentivar la producción y el consumo y frenar la desaceleración provocada por la desconfianza de los inversores sobre la política económica del gobierno y los coletazos de la crisis financiera global.

Tras crecer más del 8% anual en los últimos cinco años, el gobierno admitió que la tasa de crecimiento de la economía en 2009 será del 4%.

El proyecto --que deberá ser aprobado por el Congreso-- prevé una serie de beneficios impositivos para los empresarios que contraten trabajadores, la condonación de la deuda de las pequeñas y medianas empresas y un ambicioso plan de obras públicas por 21,000 millones de dólares que serán financiados por el Estado y que permitirá la creación de unos 360,000 puestos de trabajo en el sector de la construcción.

"El principal problema que enfrenta la economía no pasa por cómo favorecer la creación de puestos de trabajo sino por cómo evitar la destrucción de los trabajos ya existentes", dijo Osvaldo Cado, economista de la consultora Prefinex.

El plan también busca promover la repatriación de fondos al reducir la carga tributaria por el blanqueo de capitales no declarados invertidos en el exterior.

Del 35% que debían tributar quienes ingresaran al país fondos en el extranjero cuyo origen no podían demostrar, quienes "blanqueen" esos capitales ahora sólo pagarán 8% si deciden mantenerlos en el exterior, 6% si los regresan al país, 3% si los invierten en títulos de deuda y 1% si los aplican en proyectos industriales, inmobiliarios o agropecuarios.

Según economistas privados, los fondos argentinos en el exterior alcanzan los 150,000 millones de dólares, de los cuales la mayor parte no ha sido declarada al fisco. La cifra equivale a más de la mitad del Producto Bruto Interno anual.

"Aunque es difícil evaluar el efecto de estas medidas... está claro que no se dirigen a los principales problemas que enfrenta la economía. Los incentivos para repatriar fondos podrían tener un impacto positivo marginal en el flujo de capitales, pero dada la falta de confianza sobre las acciones del gobierno y la preocupación acerca de futuros cambios regulatorios el efecto probablemente no será sustancial", dijo Daniel Kerner, analista para América Latina del Eurasia Group de Nueva York.

"Estas medidas hacen poco para reducir la extendida falta de confianza sobre la política del gobierno, las altas tasas de interés, las presiones sobre la tasa de cambio, la inflación y la incertidumbre sobre la estabilidad fiscal y externa", agregó.

Para el diputado Claudio Lozano, del centroizquierdista Proyecto Sur, el plan de blanqueo de capitales terminará siendo un "premio a la fuga en un año como 2008, donde se están fugando alrededor de 22,000 millones de dólares".

"Además de la cuestión ética y de la injusticia que comporta una decisión de esta naturaleza, no tiene efectos reales", dijo Lozano a radio Continental.

Para los analistas, el plan resultará insuficiente para disipar las dudas sobre la solvencia financiera del país de cara a los vencimientos de deuda de los próximos años y revertir el efecto negativo de una serie de medidas tomadas por el gobierno de Fernández y su esposo y antecesor Néstor Kirchner, que no hizo más que alentar la fuga de capitales.

La última de ellas fue la estatización del sistema privado de pensiones creado en 1994, que le permitió al Estado hacerse de 23,000 millones de dólares que se encontraban en manos de las aseguradoras además de los 4,000 millones que aportaban anualmente los afiliados a ese sistema.

"Va a atraer sólo algunos capitales, pero dudo mucho que llegue al 5% del total de los fondos en el exterior", dijo a la AP Fausto Spotorno, analista de la consultora Orlando Ferreres y Asociados.

"El secreto es aumentar la confianza y evitar la fuga de capitales. Quien tiene fondos en el exterior, ¿para qué los va a traer si justamente los puso ahí para evitar el riesgo de la economía argentina", agregó.

 

Ahora ve
No te pierdas