UBS prevé una crisis más dura en España

La entidad pronosticó que la economía española sufrirá una recesión más profunda que Europa; España será afectada por la crisis inmobiliaria y la contracción de la industria y del consumo.
MADRID (CNN) -

La economía española se desliza hacia una prolongada recesión que durará hasta mediados de 2010 y que será más dura que en el resto de Europa, debido a que a la crisis inmobiliaria se le suma una contracción de la industria y la caída del consumo familiar, pronosticó el jueves UBS.

"Mientras que en Europa podríamos ver tres o cuatro trimestres de crecimiento negativo, en España podríamos ver ocho trimestres seguidos con crecimiento negativo", dijo Roberto Ruiz Scholtes, jefe de estrategia de Wealth Management Research de UBS.

Esta entidad prevé que la economía española se contraerá un 1,6 por ciento en el 2009 y que crecerá un 0.4% en el 2010.

El banco cree que la construcción residencial en España se ha desplomado casi a la mitad en un año y en el 2010 apenas se terminará un tercio de las viviendas finalizadas en el 2007.

En su análisis, la entidad destaca que la actividad inmobiliaria no se reactivará hasta 2011 y considera que "son necesarios varios años de oferta inferior a la demanda para absorber el cerca de un millón de casas sobrantes."

UBS considera que los precios de las propiedades ya están cayendo sustancialmente debido a que los promotores se ven acuciados por la carga financiera.

Sin embargo, Ruiz Scholtes cree que sería necesaria una caída cercana al 30% para que la accesibilidad de la vivienda vuelva a niveles que reactiven la demanda en un entorno de gran deterioro del mercado laboral.

Para UBS el factor más negativo de la crisis económica es la "brutal" subida del desempleo, que podría ascender hasta los 4 millones a comienzos de 2010 -el equivalente a una tasa del 16 por ciento.

Morosidad

UBS estima una tasa de morosidad para el sistema financiero español en torno al 5% en 2010 o 2011.

Pero la entidad descarta que los ratios de impagos asciendan al 9%, como en la crisis de comienzos de los años noventa en España, debido a la rápida bajada de los tipos de interés, los planes públicos de ayudas financieras y el esfuerzo de bancos y cajas por refinanciar las deudas o adquirir activos inmobiliarios.

El estratega no vaticina grandes problemas de solvencia para los bancos españoles, gracias en parte al sólido colchón de las provisiones genéricas de las entidades y a un modelo de negocio bancario de menor riesgo, pero reconoce un escenario de menores ingresos y rentabilidades para la banca.

"Quizá alguna entidad bancaria de segundo orden podría registrar pérdidas o beneficios testimoniales", según Ruiz Scholtes.

Ahora ve
No te pierdas