En México no hay recesión: Hacienda

El Gobierno mexicano indica que la economía sufre un proceso de desaceleración; el crecimiento del país es favorable respecto al resto del mundo, dice la dependencia.
Agustín Carstens confirmó la contratación de coberturas. (Ar
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Para la mayor parte de los especialistas, una recesión se tiene cuando se registran dos o más trimestres de crecimiento económico negativo de manera consecutiva, algo que no ha sucedido aún en Estados Unidos desde la década pasada ni en México desde 2001, sostuvo la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Bajo la definición convencional y midiendo el crecimiento del PIB como lo hacen en Estados Unidos (variación trimestral en términos anualizados de cifras ajustadas por estacionalidad), el país ha reportado cinco períodos recesivos en los últimos 28 años.

Durante este lapso, la recesión más fuerte, aunque no por eso la más prolongada, ocurrió en 1995. Luego de esa fecha se vivió otro episodio similar en 2001.

Si se observa la evolución del PIB real de México, como se mide en Estados unidos, se tiene que en el primer trimestre de 2008 hubo una caída de 0.82%, en el segundo subió 0.84% y en el tercer creció 2.56%, dato que bajo el escenario económico actual a nivel mundial resulta muy favorable.

Para la SHCP, los períodos recesivos los son según cómo se defina una recesión. La diferencia entre una y otra interpretación es importante, toda vez que no es lo mismo seguir creando más riqueza, aunque sea más lentamente, que no crear más.

"Es decir, una cosa es desacelerar y otra muy distinta es retroceder; y actualmente la mayoría de los especialistas del sector privado no prevé una debacle económica, ya no digamos como la ocurrida durante la Gran Depresión de los años 30 del siglo pasado, sino ni siquiera como la registrada a mitad de la década de los 90".

El próximo año, continúa, los especialistas del sector privado esperan un crecimiento económico de 0.38%, que aunque menor al que probablemente ocurrirá en 2008, de 1.8%, todavía es positivo.

Bajo esta definición convencional, precisa la SHCP, México ha registrado cinco períodos recesivos en los últimos 28 años, de los cuales el más fuerte, aunque no el más prolongado, fue en 1995, y el más reciente se vivió en 2001.

En el Informe Semanal de su Vocería, refiere que hace unos días la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés) en Estados Unidos anunció que el último periodo recesivo de esa economía inició en diciembre de 2007.

Esto significa que para los analistas de ese centro de investigación, la economía estadounidense lleva 11 meses en recesión.

Para esa institución, refiere, una recesión es una disminución significativa en la actividad propagada a lo largo de la economía, que dura varios meses, visible principalmente en las variables de producción y empleo, y cuyo inicio es la cima del ciclo (momento donde se registra el máximo nivel de expansión económica).

En su reciente anuncio, la NBER expuso que la cima en la actividad económica de Estados Unidos se produjo en diciembre de 2007, fecha que marca el final del periodo expansivo -que comenzó en noviembre de 2001- y, por lo tanto, el inicio de una nueva recesión.

Así, según la NBER, en Estados Unidos se han observado cuatro periodos recesivos durante los últimos 30 años, además del actual: uno de enero a julio de 1980, el siguiente de julio de 1981 a noviembre de 1982, luego el de julio de 1990 a marzo de 1991 y, finalmente, el de marzo-noviembre de 2001.

"No obstante, para la mayor parte de los especialistas una recesión se tiene cuando se registran dos o más trimestres de crecimiento económico negativo de manera consecutiva; algo que no ha sucedido aún en Estados Unidos (desde la década pasada) ni en México (desde 2001)", insiste la SHCP.

En este sentido se tiene, por ejemplo, que en 2001 (de marzo a noviembre de ese año, periodo recesivo para la NBER) no se presentaron dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo del Producto Interno Bruto (PIB) real de Estados Unidos.

Así, expuso Hacienda en la nota informativa "Recesión y ciclos económicos", en términos de esta última acepción generalmente más aceptada, Estados Unidos no entró en recesión en dicho año, registrándose la última a finales de 1990 y principios de 1991.

Ahora ve
No te pierdas