El rescate económico será lento: Krugman

El premio Nobel de economía duda de la sobrevivencia del sector automotor estadounidense; las cosas empeoran con mayor ritmo dice el crítico de la administración Bush.
Paul Krugman ve que las armadoras de autos son afectadas por  (Foto: )
ESTOCOLMO (CNN) -

Paul Krugman, ganador del premio Nobel 2008 de economía, dijo el domingo que los legisladores pueden ser demasiado lentos para afrontar la crisis financiera mundial, pero alabó la elección del secretario del Tesoro hecha por Barack Obama.

El economista estadounidense también dijo que dudaba que el sector automotor de Estados Unidos sobreviva en el largo plazo, pero que vale la pena apoyarlo en el corto plazo.

"Los mecanismos simples de producir un rescate de la economía mundial son muy difíciles. El ritmo con que empeoran las cosas es tan grande que es difícil ver cómo pueden resultar las medidas del rescate", dijo en una conferencia de prensa el profesor de economía de la Universidad de Princeton y columnista de The New York Times.

"Aún con lo mejor de nuestro entendimiento no puede producirse lo bastante rápido para evitar una gran cantidad de daño (...) Estoy muy preocupado de cómo será el próximo año".

Krugman, un bien conocido crítico de la administración de George W. Bush, dijo que estaba muy complacido con la elección del presidente electo Obama del presidente de la Reserva Federal de Nueva York, Timothy Geither, como próximo secretario del Tesoro.

"El pronto a ser secretario del Tesoro es muy listo, muy abierto de mente, fue más rápido que la mayoría de la gente para darse cuenta de la vulnerabilidad del sistema financiero... Pero enfrenta una tarea de proporciones extremadamente enormes".

Krugman dijo que las atribuladas gigantes automotrices estadounidenses con sede en Detroit -las "Tres Grandes" GM, Ford y Chrysler- eran afectadas por tendencias de largo plazo y también por la actual crisis financiera.

Legisladores y la Casa Blanca están cerrando un acuerdo para extender la ayuda a las automotrices estadounidenses.

Krugman está en Estocolmo para la "Semana Nóbel", cuando los laureados llegan a la capital sueca para una descarga de conferencias de prensa, entrevistas y eventos, que culminan con la ceremonia del premio y una cena de gala el miércoles.

Krugman dijo que no sabía qué hacer con los 10 millones de coronas suecas (1.2 millones de dólares) del premio, y agregó que su felicitación favorita recibida por correo electrónico decía "'Felicitaciones. Espero que puedas hallar un banco todavía en pie.'".

Ahora ve
No te pierdas