Ronda de Doha, un acuerdo se ve lejos

Pese al optimismo del director de la OMC persisten las diferencias para abrir el comercio; se mantienen las diferencias sobre salvaguardas para agricultores pobres y eliminación de aranc
La apertura comercial se enfrenta a un posible proteccionism
GINEBRA (CNN) -

Grandes brechas persisten en las posiciones de las potencias comerciales, mientras los más recientes textos de negociación de la Organización Mundial de Comercio (OMC) divulgados el sábado muestran que un nuevo acuerdo para abrir el comercio mundial está lejos de ser seguro.

Los nuevos borradores conservan muchos de los compromisos alcanzados en una reunión de ministros en julio, incluyendo un recorte del 70% del techo para apoyos agrícolas estadounidenses.

Pero las charlas de los presidentes de los productos esenciales de agricultura e industriales dijeron que mucho trabajo queda en algunos asuntos, incluyendo el que en definitiva arruinó las negociaciones de julio -una salvaguarda para agricultores pobres- y uno que amenaza desequilibrar, como son las propuestas para eliminar aranceles para algunos sectores industriales.

Eso significa que el director general de la OMC, Pascal Lamy, enfrenta un dilema durante el próximo día o dos de decidir si convocar a una reunión de ministros para buscar un acuerdo.

"Aún tenemos un largo camino que recorrer antes de que la ronda esté concluida y que a todos los miembros se les pida que den su voto sobre el paquete final", dijo Lamy.

 

Lamy se ve optimista

La ronda de Doha quedó más cerca de su concreción gracias a una serie de textos elaborados por mediadores en una disputa por bienes industriales y agrícolas en la Organización Mundial del Comercio (OMC), dijo el sábado el director del organismo, Pascal Lamy.

El funcionario llamó a los 153 miembros de la OMC a mostrarse flexibles para resolver litigios pendientes y explicó en un comunicado que esperará a ver la reacción a los textos para ver si llama a una reunión ministerial en Ginebra este mes para buscar un gran avance en las conversaciones para liberalizar el comercio mundial. 

Reunirse o no reunirse

El mes pasado líderes del Grupo de las 20 naciones ricas y emergentes (G20) convocaron a un acuerdo destacado en las charlas de Doha a fines de este año para ayudar a reforzar a la economía mundial que se sufre su peor crisis desde la década de 1930.

Pero muchos expertos dicen que el fracaso de otra reunión retrasaría las negociaciones durante años y dañaría al sistema de comercio mundial, mientras la crisis está impulsando el proteccionismo.

Lamy ahora tiene tres opciones, dijo un alto diplomático de un gran país en desarrollo.

"Una es ir para jugarse todo, que es una opción muy riesgosa. Los dos textos brindan una base ideal para una segunda opción -parecer que se va por todo pero acordar por menos de eso finalmente-, y la tercera es no convocar a una reunión para nada", añadió.

El hecho que ambos textos claramente muestren donde acuerdan los 153 miembros de la OMC y donde quedan diferencias, sin quitarle importancia a los problemas, argumenta en favor del segundo enfoque, dijo.

Eso podría permitir a los ministros ir a Ginebra, reconocer el progreso logrado hasta ahora y exhortar al trabajo continuo sobre las áreas disputadas para aumentar esos logros, dijo.

Para otros, es el momento que los líderes muestren que son serios en lo que dicen.

"Todos sabemos que la etapa técnica de la negociación de productos de agricultura y los que no son de agricultura se terminó", dijo Julio Lacarte, ex embajador de Uruguay ante el antecesor de la OMC, el GATT, y participante de las ocho rondas de negociaciones previas.

"Lo que queda básicamente es tomar las decisiones políticas difíciles en este aspecto crítico de la ronda", precisó.

Ahora ve
No te pierdas