Los derivados desatan nueva regulación

La Secretaría de Hacienda analiza poner límites a la autorregulación de intermediarios y mercad Banco de México se centra en calificadoras y auditores externos.
Los derivados han demostrado proteger a las empresas, cuando
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La crisis financiera internacional causada por excesos o por dinero fácil obliga a los reguladores del mercado a revisar sus políticas para impedir que los sofisticados instrumentos financieros provoquen una nueva debacle de la que el mundo, hoy, no sabe cuándo saldrá.

México no es la excepción, y aunque se cuentan con las manos las empresas que han sufrido pérdidas multimillonarias por su exposición a derivados, se generó un círculo de desconfianza, que de acuerdo a la Secretaría de Hacienda y al Banco de México debe reestablecerse con nuevas regulaciones.

Los ojos de Agustín Carstens, secretario de Hacienda, se dirigen primero a otorgar liquidez a los mercados y a los intermediarios financieros, con el objetivo de impulsar a la desacelerada economía.

Sin embargo, tras periodos de autorregulación tanto de los propios intermediarios como de los mercados, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ve que deben tener su límite.

“Nosotros podemos mejorar mucho nuestros mercados en esta dirección”, dijo Carstens a intermediarios bursátiles.

Así que lo que se discute con el Banco de México son aspectos de autorregulación, transparencia y educación financiera.

El Secretario de Hacienda dijo que muchas de las operaciones que se realizan en los mercados no regulados (Over the Counter, en inglés) deberían migrar poco a poco a los mercados regulados.

Las operaciones Over the Counter (OTC) fueron las que provocaron las multimillonarias pérdidas en empresas como Comercial mexicana.

Aunque todavía no hay un diagnóstico sobre  cómo resolver las fallas que han hundido a los mercados mundiales, Banco de México se centrará en tres aspectos, “será necesario revisar en su totalidad la estructura de incentivos, el papel de las calificadoras y de los auditores externos y los procesos de diseminación de información”, dijo Guillermo Ortiz, Gobernador del Banco de México.

El banquero central destacó que las pérdidas de corporativo mexicanos por derivados reflejan un “comportamiento imprudente” tanto de las firmas como de los bancos con quienes realizaron las operaciones.

La visión estadounidense de la regulación se centra ahora en la transparencia de la información que tanto las empresas que negocian con instrumentos sofisticados tendrán que revelar como la administración de riesgos que se deberán de implementar a nivel global.

“Es necesaria la revisión conjunta de estos problemas en todos los mercados de productos derivados, a los reguladores y a los vendedores de acciones para poder encontrar soluciones comunes viables”, dijo Richard Ketchum, director de NYSE Regulation INC., el organismo que regula las operaciones en la Bolsa de Nueva York.

Ahora ve
No te pierdas