Europa aprueba estímulo por 200,000 mde

El paquete de ayuda representa el 1.5% del PIB del bloque y servirá para superar la recesión; la Unión Europea pidió la colaboración de Obama para implementar programas ambientales.
Nicolas Sarkozy desea trabajar de manera más cercana con el  (Foto: )
BRUSELAS (CNN) -

Los líderes de la Unión Europea aprobaron este viernes un ambicioso plan contra el calentamiento global e iniciativas anticrisis por 200,000 millones de euros, instando al presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, a que se sume a Europa en un "plan de recuperación transatlántico".

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo que la UE se ha comprometido a recortar las emisiones de gases de invernadero para el 2020 en un 20% respecto a los niveles de 1990.

Los líderes han hecho concesiones para amortiguar el impacto en algunas industrias y aliviar las restricciones sobre las centrales de carbón de Polonia.

"Construyamos ahora un plan de recuperación transatlántico y una asociación energética y climática transatlántica", dijo el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, en una rueda de prensa tras la cumbre de dos días en Bruselas.

"Le pedimos (a Obama) que se una a Europa y con nosotros lidere el mundo (en políticas climáticas)", añadió.

Sarkozy, cuyo país preside la UE hasta final de mes, calificó el acuerdo de histórico y dijo que Europa debería trabajar estrechamente con el nuevo presidente estadounidense, quien, dijo, ha puesto el cambio climático en el centro de sus políticas.

"No encontrarán otro continente en este mundo que haya dado normas tan vinculantes como las que acabamos de adoptar", sostuvo Sarkozy, en referencia a las críticas de que el plan ha ido diluyéndose progresivamente tras meses de regateos.

Los grupos ecologistas temían que el acuerdo fracasara por las concesiones a Polonia.

"Se trata de una política insignia de la UE sin capitán, una tripulación amotinada y varios agujeros en el casco", dijo Sanjeev Kumar, de la organización ambientalista WWF.

El paquete de estímulo económico, que representa un 1.5% del Producto Interno Bruto de la UE, fue anunciado en un día que trajo más malas noticias para la economía mundial, tras rechazar el Senado estadounidense el programa de ayuda al sector del automóvil, lo que hizo caer los mercados.

Las conversaciones sobre el pacto de la UE, que recurre a los planes nacionales actuales y proporciona apoyo a sectores como la construcción y el automóvil, expusieron las diferencias entre Gran Bretaña y Alemania, pero en el segundo día de la cumbre hubo pruebas de que ambos habían suavizado sus posiciones.

"Necesitamos el pacto", dijo Sarkozy. "En una situación excepcional, se necesitan medidas excepcionales en una crisis", afirmó.

Los líderes dieron además un paso adelante para salvar el Tratado de Lisboa, asegurando a Irlanda que no la afectará en áreas políticas clave. La iniciativa está diseñada para permitir que Dublín celebre un nuevo referéndum antes de noviembre próximo sobre un texto que los votantes rechazaron ya en junio. El texto debe ser ratificado por los 27 estados miembros.

Tras semanas de presiones de Francia y otros países para que hiciera una contribución mayor a los esfuerzos de estímulo paneuropeos, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que Berlín estudiará posibles nuevos pasos en algún momento del próximo año.

Una disputa sobre si los países de la UE deberían recortar el IVA -una decisión a la que Merkel se oponía- fue aplazada.

Ahora ve
No te pierdas