China baja precios de los combustibles

El país reducirá el precio de la gasolina y el diesel por primera vez en casi dos años; su nuevo régimen de fijación de precios bajará el costo de los energéticos entre 13 y 17%.
PEKÍN (CNN) -

China bajará los precios de los combustibles el viernes por primera vez en casi dos años, a raíz de la renovación de su régimen de fijación de precios, lo que traspasará a consumidores la baja de más de 100 dólares del valor del barril de petróleo para estimular a la economía.

La baja, de aproximadamente un 13% de los precios de la gasolina y de un 17% de los del diesel, se suma a una baja de casi un tercio en el combustible jet.

La decisión era esperada ya que China anunció el mes pasado que avanzaría en sus esfuerzos para permitir que los precios domésticos se muevan en línea con los mercados mundiales.

Sin embargo, no se esperaba que la medida fuera adoptada sino hasta enero, cuando está programado que las reformas comiencen a regir.

La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma también anunció el jueves que aprobó el paquete de reformas, que incluye un significativo incremento en los impuestos al consumo. La organización señaló que los nuevos precios han sido establecidos incorporando la mayor tasa impositiva.

"Estábamos esperando el recorte para cuando los nuevos precios entraran en efecto. Si bien los porcentajes (de baja) son ligeramente menores a lo que pensé serían. Esperábamos que fueran de hasta un 20%", dijo David Johnson, analista de Macquarie en Hong Kong.

China había subido los precios en un 17 a un 18% en junio, pero entonces se encontraban por debajo de los valores internacionales.

Los precios no se han ajustado desde entonces, provocando el enojo de los conductores chinos que están pagando un 50% o más que los de Estados Unidos.

Los precios del petróleo se mantenían el jueves en un mínimo cercano a los 40 dólares el barril, luego de la mayor rebaja de producción de la OPEP de su historia para intentar hacer frente a una caída del valor del barril desde un récord de 147 dólares de julio.

China está tomando ventaja del derrumbe del precio internacional del petróleo para ajustar su sistema local de fijación de precios, que ha conservado valores bajos para mantener la estabilidad social al punto de provocar un despilfarro en el consumo y una alta contaminación

Presidente pide foco en crecimiento

China debe concentrarse en mantener su crecimiento económico y en preservar la estabilidad social ante la desaceleración global, afirmó el jueves el presidente Hu Jintao tras prometer un papel más fuerte del estado para promover reformas de mercado.

En un discurso en el marco de las celebraciones por el aniversario número 30 del inicio de una serie de reformas que derivaron en una economía más fuerte y en una mejora de las expectativas en todos los niveles sociales, Hu buscó asegurar que los esfuerzos de su Gobierno para contrarrestar los efectos de la crisis global están funcionando.

El mandatario pidió además al Partido Comunista que no sea complaciente, diciendo que su estatus de partido gobernante no debía darse por sentado, aunque descartó implementar una democracia al estilo occidental.

"Debemos reconocer profundamente que la naturaleza avanzada del Partido y el estatus de partido gobernante no son (...) inalterables", dijo Hu.

El presidente renovó también su promesa para crear una "sociedad armoniosa" y más igualitaria, justo cuando el país enfrenta un creciente desempleo y un mayor descontento popular.

Tras cinco años consecutivos de un crecimiento económico de dos dígitos, China registraría una expansión de un sólo dígito este ejercicio y sufriría una desaceleración más fuerte en el 2009.

"Hacer del desarrollo económico el eje, es la clave para el rejuvenecimiento nacional y es un imperativo fundamental para nuestro partido y para nuestro país el lograr la prosperidad y el desarrollo, así como preservar la paz y la estabilidad", declaró Hu.

El discurso del mandatario celebra el éxito de China desde 1978, cuando en un encuentro de la cúpula del Partido Comunista se acordó concentrarse en el desarrollo económico tras décadas de crisis y aislamiento durante Mao Zedong.

Hu dijo que China había "alcanzado resultados positivos para responder a la crisis financiera internacional" y que el país necesitaba seguir transitando por el difícil equilibrio de reformas del mercado y el control político.

"Debemos implementar varias medidas para seguir impulsando la demanda interna y para promover el crecimiento económico, para enfrentar adecuadamente la crisis financiera global y otros riesgos de la economía mundial, así como hacer todo lo posible para mantener un crecimiento relativamente rápido y estable", afirmó.

China teme que el cierre de miles de fábricas o que el despido masivo de trabajadores, sobre todo en la zona costera del país, pueda generar disturbios sociales si los desempleados toman las calles.

Si bien destacó que las autoridades deben respaldar las reformas de mercado y la economía privada, Hu hizo hincapié también en la necesidad de un mayor control estatal. China debe "concentrarse en fortalecer y mejorar los controles estatales macroeconómicos y en superar ciertas deficiencias en el mercado", expresó.

.

Ahora ve
No te pierdas