La crisis provoca éxodo de latinos

La falta de trabajo a causa de las redadas vs. indocumentados provocaron un retorno masivo; la debacle financiera también afectó el reenvío de remesas, que este año será 1.7% menor a 2007
Se estima que en EU hay 10.9 millones de mexicanos legales e
NUEVA YORK (AP) -

Jorge Luna decidió a regresar a su México natal un lunes, renovó su pasaporte dos días después y saltó a un avión a las 9 de la mañana del jueves.

Fueron 96 intensas horas en las que Luna resolvió dejar atrás la vida que se había forjado a lo largo de 12 años trabajando como mesero en un restaurante de Brooklyn.

El inmigrante de 29 años, nacido en Puebla, había sido despedido hacía un mes y medio y no lograba encontrar un trabajo que le pagara su anterior sueldo.

"Yo ganaba de 800 a 900 dólares a la semana porque ya llevaba tiempo trabajando allí. Querían tomar a alguien que cobrara mucho menos", dijo Luna, a la salida del consulado mexicano en Manhattan, donde pasó varias horas el 12 de noviembre para renovar su pasaporte.

"Aquí no veo ningún futuro. Pero allí sí, al menos tengo mi familia", dijo, añadiendo que quiere abrir una granja de ganado de engorde.

Luna pasó a engrosar las filas de inmigrantes latinoamericanos que han decidido regresar a sus países de origen en los últimos meses, afectados por la crisis financiera que golpea Estados Unidos y ya estremecidos por una intensa campaña de las autoridades en busca de indocumentados, la cual incluye redadas en sitios de trabajo.

Esa campaña le apunta no sólo al indocumentado sino al que lo contrata, por lo que cada vez le cuesta más conseguir trabajo a las personas sin papeles.

Sin embargo, el regreso a casa para los hispanos que viven en Estados Unidos no ha sido masivo, según datos obtenidos por la AP en consulados latinoamericanos y oficinas federales de inmigración.

Alejandro Ochoa, por ejemplo, compañero de piso de Luna en Brooklyn, dice que no está preparado para dejar el país.

"Yo sé que si regreso, en un mes ya me quiero volver", explicó Ochoa, un mesero de 24 años que nació en Tabasco, México, y que perdió su trabajo recientemente.

El fenómeno del retorno —relativamente nuevo— coincide con una disminución en la cantidad de latinoamericanos que llegan en busca del sueño americano.

La emigración mexicana, que es la más grande, ha bajado un 42% en los dos últimos años y 300,000 indocumentados menos cruzaron la frontera anualmente en los últimos cuatro años, según datos del Centro Hispano Pew.

Los efectos de la crisis han golpeado ya el envío de remesas, según el Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo (FOMIN).

Este año los inmigrantes hispanos enviarán unos 67,500 millones de dólares a Latinoamérica, comparado con los 66,500 millones de dólares del 2007, anunció el Fondo el mes pasado.

Ajustado por la inflación, el monto de este año valdrá alrededor del 1.7% menos que el monto del año pasado, lo que supone el primer descenso en el valor de remesas desde que el FOMIN empezó a estudiar los envíos en el 2000.

Hasta el año pasado, las remesas habían crecido a niveles de dos dígitos anualmente.

Junto con el retorno voluntario, aumentaron las deportaciones, explicó Lou Martínez, portavoz del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos. El país deportó 288,663 personas en el año fiscal 2007 y 349,041 personas en el año fiscal 2008, muchas de ellas hispanas, señaló el vocero.

Las cifras incluyen "retornos voluntarios" de extranjeros con órdenes finales de deportación que no han sido arrestados y que deciden comprarse su propio billete de vuelta. El aumento, sin embargo, también se debe al empleo de más agentes federales y a que "se ha puesto más énfasis en hacer respetar las leyes de inmigración", añadió Martínez.

Los colombianos, por ejemplo, son uno de los grupos que empieza a regresar a su país, según Francisco Noguera, cónsul general de Colombia en Nueva York.

Más colombianos de Nueva Jersey, Connecticut, Pensilvania, Rhode Island y Nueva York llaman o escriben al consulado preguntando por trámites a realizar antes de volver a casa, explicó Noguera. Las ventas de casas en Colombia a través de ferias de vivienda realizadas en la zona han pasado de ser de 10 millones de dólares hace cuatro años a 43 millones de dólares ahora.

"Estas cifras indican que hay un interés de los colombianos en regresar. Ese interés aumenta además por el fortalecimiento del dólar. Ahora volvemos a tener 2,300 pesos por cada dólar", explicó el cónsul, que insistió en que el regreso se debe más al aumento de la seguridad en su país que al golpe de la crisis económica estadounidense.

Los pasaportes expedidos desde la oficina de Noguera han pasado de los 8,890 en el 2005 a 14,820 en los primeros 10 meses del 2008. Sin embargo, el aumento también se debe a que ahora expiran por primera vez los pasaportes de 10 años que Colombia expidió hace una década, añadió el cónsul.

El representante de Ecuador en el noreste del país también cree que sus compatriotas regresan.

"Las oportunidades que tenían aquí han terminado. Las posibilidades de encontrar un trabajo han disminuido mucho", señaló Jorge López, cónsul de Ecuador en Nueva York. "Muchas personas se acogen a nuestro 'plan retorno', muchos vienen a sacar documentación para regresar. Tenemos muchas más llamadas ahora que antes".

Cecilia Romero, comisionada del Instituto Nacional de Migración en México, señaló que miles de mexicanos regresan a finales de año a su país para pasar las navidades con sus familias, pero ahora "algunos de los que vuelven deciden quedarse en México un tiempo".

Las solicitudes para menaje de casa —o para transporte de pertenencias sin pagar impuestos— han aumentado en el consulado mexicano de Los Ángeles, pasando de 152 de enero a octubre del año pasado a 218 en el mismo periodo de este año.

Según el cónsul de México en Denver, Eduardo Arnal, muchos mexicanos contemplan regresar a su país en busca de oportunidades mientras la economía estadounidense se desacelera. El censo del país muestra que Colorado tenía 254.844 mexicanos en el 2006 y que el número cayó a 243,253 en el 2007.

"Hay familias que se están quedando sin empleos. También es una de las razones por las cuales la gente está emigrando. No tenemos estadísticas, por supuesto, pero te puedo decir con seguridad que los mexicanos están abandonando Colorado", señaló Arnal.

En Nueva York, sin embargo, el panorama es distinto.

Las solicitudes de menajes de casa en el consulado mexicano han bajado de 98 en el 2007 a 66 de momento este año.

El cónsul mexicano en Nueva York, Rubén Beltrán, dijo que durante esta época del año los mexicanos viajan a casa a pasar la Navidad y después regresan.

"No veo indicios... además de ese regreso festivo, otro tipo de acciones masivas de retorno", dijo Beltrán.

La solicitud de pasaportes de la oficina, que sirve a gran parte de los mexicanos del noreste del país, bajó de un momento pico de 23,699 en abril del 2008 a 7,682 en noviembre.

El caso de los dominicanos en el noreste del país es similar, según el vicecónsul dominicano en Nueva York, quien dijo que sus compatriotas están más arraigados que otros grupos a Estados Unidos y sufren menos la condición de indocumentados.

"Yo no percibo aquí en Nueva York este fenómeno de que estén saliendo en estampida los dominicanos", señaló David Cordero, el vicecónsul dominicano. La emisión de pasaportes en las oficinas han bajado de más de 200 expediciones al día en verano a unas 100 ahora, señaló.

Los peruanos tampoco están regresando de forma masiva a Latinoamérica, explicó José Augusto Tenorio, cónsul del Perú en Nueva York. Sin embargo, la solicitud de pasaportes en su oficina aumentó de forma significativa en septiembre, dijo, y la forma de pensar de los peruanos ha cambiado, señaló.

"Ha habido cierta inquietud, esa desazón que ha provocado la crisis", explicó. "Se ha notado mucho interés de los peruanos en volver. Los que tienen dificultades están pensando en regresar al Perú."

Ahora ve
No te pierdas