Rusia devalúa nuevamente el rublo

Los líderes del Kremlin pidieron unidad para lidiar con el mayor desafío económico en una década; el banco central ruso empezó una depreciación de la moneda con la caída del precio del crudo.
Vladimir Putin  (Foto: CNN, )
MOSCÚ (CNN) -

Rusia devaluó nuevamente el rublo el lunes, mientras que los líderes del Kremlin pidieron unidad para lidiar con el mayor desafío económico en una década.
El banco central ruso empezó una depreciación gradual de la moneda en noviembre en respuesta a la caída en los precios del crudo, el empeoramiento de la economía y la salida de los inversores de los mercados emergentes.
El primer ministro Vladimir Putin, que enfrenta su primera crisis económica, ha descartado cualquier movimiento abrupto del rublo.
"Podemos tener diferentes puntos de vista sobre distintos problemas. Pero en tiempos de desafíos globales es importante mantener la unidad del Gobierno", dijo el presidente Dmitry Medvedev en una reunión de gabinete.
La política de devaluaciones del rublo es tema de debate. Algunos economistas dicen que una devaluación gradual, diseñada para proveer un aterrizaje más suave, está fracasando y empujando a la economía hacia una recesión.
La moneda ha bajado un 17% frente a una canasta de dólares y euros este año y se encuentra un 18.6% por debajo de los máximos históricos alcanzados en agosto. Desde entonces, el precio del crudo, la principal exportación de Rusia, ha caído más de un 70%.
"Con un ambiente así, que se ha vuelto muy negativo, es probable que tengamos otro diez por ciento (de devaluación del rublo) en enero", dijo Anton Tabakh de Troika Dialog, apuntando a la serie de problemas que enfrenta la economía rusa.
A diferencia de una década atrás, cuando no tuvo más opción que dejar caer su moneda, esta vez Rusia tiene las terceras reservas mundiales de divisas, con 450,000 millones de dólares, de los cuales ha usado más de 100,000 millones para ayudar a suavizar los movimientos del tipo de cambio.
El banco central dice que no permitirá movimientos extraordinarios.
Las llamadas de Medvedev y Putin para trabajar en equipo se produjeron después de que aparecieron las primeras señales de desacuerdo entre funcionarios sobre las medidas de emergencia y en medio de signos de inquietud pública.
Hasta ahora no han habido grandes protestas en Moscú sobre la crisis financiera y los canales de televisión, controlados por el estado, han dedicado poco tiempo a las devaluaciones del rublo.
Pero funcionarios advirtieron que el alza en el desempleo y una caída en los ingresos disponibles podrían generar descontento social.
El Ministerio de Salud y Desarrollo Social dijo el lunes que el número de rusos registrados oficialmente como desempleados podía llegar a entre 2.1 y 2.2 millones de personas el año próximo, un incremento de un 69% desde los 1.30 millones registrados oficialmente en noviembre.
La cifra real de desempleo, incluyendo a aquellos que no están pidiendo beneficios, fue de 5 millones en noviembre, según reportó la agencia estatal de estadísticas.
También se espera que la economía se haya contraído este mes. Putin calculó que el crecimiento del PIB del año completo permanecerá en 6.0%, por debajo de la expansión de un 6.5% reportada en los primeros 11 meses.
Algunos analistas aún calculan que, a pesar del descontento social, un tipo de cambio flotante es la única salida.
"El asunto es qué es peor a fin de cuentas para la población: ¿la pérdida de algo del valor de sus ahorros, o las crecientes expectativas de devaluación que conducen a altas tasas de interés interbancarias, que resultan en recortes de empleos?", dijo Maxim Oreshkin de Rosbank.

Ahora ve
No te pierdas