Industria china marca baja en producción

El índice manufacturero registró su quinta caída consecutiva debido a las menores exportaciones; la situación es calificada como cercana a la recesión, según la firma CLSA.
China minería  (Foto: CNN)
PEKÍN (CNN) -

Las fábricas chinas recortaron la producción y sus nóminas de trabajadores a un ritmo récord en diciembre, mientras que la actividad manufacturera en general bajó por quinto mes porque la crisis financiera global golpeó a la demanda de exportaciones, mostró un sondeo el viernes.

Los datos fueron presentados por la firma de corretaje CLSA, que calificó a la situación del sector como cercana a la recesión.

Esto plantea un panorama aún más complicado para la economía de China y pone de relieve la urgencia con la que el Gobierno está tratando de amortiguar los efectos de la crisis global.

"La actividad manufacturera china estuvo muy débil en diciembre. La producción se contrajo a un ritmo récord, el empleo bajó por quinto mes y el trabajo a disposición disminuyó", dijo en un comunicado Eric Fishwick, responsable de análisis económico de CLSA.

Con cinco caídas consecutivas del índice manufacturero, "el sector manufacturero, que explica el 43 por ciento de la economía china, está cerca de una recesión técnica", agregó Fishwick.

El índice general de los gerentes de compras de las manufacturas de CLSA aumentó a 41.2, un alza desde el mínimo histórico de 40.9 registrado en noviembre, indicando que si bien el sector aún se contrae, el ritmo se moderó desde el récord del mes previo.

Las lecturas superiores a 50 indican una mejora de las condiciones, mientras que las inferiores a esa marca señalan un deterioro de la situación de negocios.

El subíndice de la producción cayó a 38.6, indicando la contracción más aguda de la producción desde que el sondeo fue lanzado en abril del 2004.

Estos números están en línea con otros datos que han sugerido un debilitamiento adicional de la economía de China, particularmente entre los manufactureros, que han sido afectados fuertemente como resultado de la crisis financiera mundial.

Las estadísticas oficiales mostraron que en el año a noviembre la producción fabril aumentó sólo el 5.4 por ciento, la menor tasa en los registros.

Esto se debió a que la demanda internacional se contrajo y las firmas utilizaron las existencias de bienes que ya tenían para reducir costos. Ese mes, las exportaciones sufrieron una caída anual, la primera baja de ese tipo en muchos años.

Con la idea de evitar cualquier incremento fuerte del desempleo, las autoridades han tomado varias medidas para contrarrestar la desaceleración, incluyendo un paquete de estímulo de 4 billones de yuanes (586,000 millones de dólares) en noviembre, junto con varias rebajas de tasas de interés.

El Gobierno quiere mantener el crecimiento al menos en el 8 por ciento en el 2009, que igualmente representaría una baja desde el ritmo anual de 9.9 por ciento visto en los nueve primeros meses del 2008.

Pero muchos economistas dicen que la expansión bien podría ubicarse debajo de esas tasas en el primer semestre del año.

El informe sugirió que los manufactureros también enfrentan un período difícil por delante, lo que podría demandar una respuesta de política más fuerte de parte de Pekín.

Ahora ve
No te pierdas