La contracción en México, inevitable

Analistas consideran que el plan anticrisis del gobierno mexicano ayuda, pero no es suficiente; la reducción en el precio del gas contribuirá a bajar la inflación pero el dólar sigue alto.
Recesion  (Foto: Archivo)
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El Acuerdo Nacional en Favor de la Economía Familiar y el Empleo no evitará que la economía mexicana se contraiga en este año, aunque ayudará a que la caída sea menor, consideraron analistas.

El Acuerdo, que busca mitigar los efectos de la recesión estadounidense, es considerado como un elemento de ayuda, pero no al grado de superar la fuerte contracción de la industria manufacturera de Estados Unidos, que en México ha provocado una caída en el sector industrial por seis meses consecutivos.

"Ese efecto no hay forma de evitarlo, se compensa con este tipo de acuerdos para tratar de mitigar el impacto duro, pero no hay duda de que la economía se va a contraer", dijo Héctor Chávez, analista de Santander.

El promedio de los analistas espera que la economía mexicana tenga un decrecimiento de 0.1% en este año, según la última encuesta del Banco de México (Banxico).

Para el analista de Santander, el mayor beneficio del acuerdo es la baja de 10% en el precio del gas LP, que cuando se aplique reducirá el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Sin embargo, el congelamiento de los precios de las gasolinas estaba prácticamente descontado ante la fuerte alza que se registró en meses anteriores, por lo que Santander mantiene la perspectiva de que los precios aumentarán 4.3% en este año, contra el 6.5% que se prevé cerraron en 2008.

Los precios de las gasolinas subieron 8% en promedio en los últimos 12 meses tras el fuerte incremento en los precios del petróleo y los altos costos del subsidio gubernamental, pero a partir del último trimestre del año los precios del crudo bajaron por lo que los analistas esperaban un freno o menores aumentos.

En contraparte los analistas de Ixe redujeron su estimado de inflación de 3.9 a 3.70%, debido a que las menores presiones por el congelamiento de los combustibles automotrices propiciará también que Banco de México pueda reducir la tasa de interés de corto plazo a partir de febrero.

"Con estas acciones, se crean condiciones para disminución de tasas de interés de corto plazo de entre 25 puntos base y 50 puntos base", dijo Francisco Suárez, analista de Activer.

Los expertos destacan que se elimina una presión sobre los precios, pero se mantiene la más importante, un tipo de cambio alto y volátil que impacta considerablemente en los costos de las empresas.

"Lo que más nos preocupa es el tipo de cambio, es la mayor incertidumbre, en la medida en que se mantenga arriba vemos ajustes de precios por el componente importado", dijo Chávez.

El acuerdo firmado por el presidente Felipe Calderón, dirigentes empresariales y de trabajadores, gobernadores y las Cámaras de Senadores y Diputados pretende además invertir más en infraestructura, otorgar apoyos monetarios para la sustitución de electrodomésticos, compra de vivienda de interés social y extensión de la seguridad social para desempleados.

El acuerdo "están en sintonía con el esfuerzo global por contrarrestar los efectos nocivos de la crisis financiera en la economía real", dijo en un comunicado el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Angel Gurría, pero los analistas presentan cierto escepticismo y advierten los riesgos en puerta.

"Un lento avance del crédito que puede impedir una pronta recuperación del empleo; y la continuidad en la aversión al riesgo, que impactará en inestabilidad cambiaria y causaría mayores presiones inflacionarias", señala Manuel Guzmán, analista de Ixe, Casa de Bolsa.

Incluso la OCDE prevé un panorama "complicado" para México y mantiene un pronóstico de crecimiento de 0.4% para todo este año.

Ahora ve
No te pierdas