EU: Bonos alertan a inversores en moneda

Washington emite cantidades récord de deuda para superar la crisis y precios de títulos suben; un éxodo detonaría ventas generalizadas y, si los extranjeros repatrian los fondos, el dólar caería.
Dólar
NUEVA YORK (CNN) -

Los inversores en monedas normalmente no buscarían pistas en el mercado de bonos de Estados Unidos para determinar la dirección del dólar, pero ahora que Washington empieza a emitir cantidades récord de deuda para superar la recesión, sí podrían hacerlo.

El Gobierno estadounidense se endeuda a niveles récord para pagar el rescate de la economía, y si bien una fuga hacia la calidad generó una fuerte demanda de valores del Tesoro a fines del año pasado, los inversores empiezan a preocuparse de que los precios de los títulos hayan subido muy rápido, muy lejos.

Los inversores institucionales domésticos y los extranjeros, entre ellos los bancos centrales de Asia, ya tienen miles de millones de dólares en deuda del Gobierno de Estados Unidos y podrían sufrir enormes pérdidas de capital, llevándolos a vender ante el primer indicio de problemas.

Si esos bancos centrales extranjeros e individuos, que tienen más de la mitad de la deuda del Gobierno estadounidense por 5.8 billones de dólares, de acuerdo con los datos del Tesoro de Estados Unidos, repatriaran los fondos, el dólar caería.

Un declive del dólar incrementa aún más el riesgo de tener en cartera títulos estadounidenses, pues los inversores pierden cualquier beneficio cuando se pasan a sus propias monedas.

El miércoles surgieron señales de una menor demanda de la deuda del Gobierno estadounidense, cuando las cuentas extranjeras compraron menos de lo habitual en una colocación récord de 30,000 millones de dólares en notas a tres años.

Nadie quiere comenzar una fuga y ver luego cómo sus tenencias pierden valor, pero también es cierto que nadie quiere ser el último en vender y sufrir las mayores pérdidas.

"Existe un riesgo significativo de una rápida pérdida de confianza en la deuda del Gobierno de Estados Unidos, y que entonces todo el mundo salga corriendo a la puerta al mismo tiempo", dijo Sacha Tihanyi, estratega de cambios de Scotia Capital en Toronto.

Hasta ahora, la compra de deuda estadounidense de parte de extranjeros ha sido considerada positiva para el dólar, dado que ayuda a financiar el déficit comercial estadounidense.

Los datos del Tesoro para octubre, los últimos disponibles, mostraron que los extranjeros adquirieron 34,670 millones de dólares en bonos del Tesoro, un alza desde los 20,740 millones de dólares en septiembre.

China y Japón, los dos mayores tenedores de valores del Tesoro de Estados Unidos, con 652,900 millones de dólares y 585,500 millones de dólares respectivamente, incrementaron sus tenencias en octubre.

Como los inversores primero tienen que comprar la moneda estadounidense para pagar los bonos, esas adquisiciones ayudaron a impulsar al dólar con una ganancia anual de 4.3 por ciento contra el euro en el 2008.

Se trató del primer incremento desde el 2005, y puso fin a siete años de amplios declives del dólar.

Si bien la amenaza de que los inversores extranjeros vendan bonos locales desde hace tiempo ha sido una preocupación, la actual turbulencia económica y el costo de salvar a varias instituciones financieras y compañías estadounidenses hacen que los inversores teman que el monto del endeudamiento sea demasiado grande.

Sólo para este año se anticipa una emisión de deuda de 2 billones de dólares. Cualquier éxodo que se produzca actualmente podría detonar ventas generalizadas. Los tenedores extranjeros de deuda probablemente repatriarán su dinero inmediatamente para reducir el riesgo de ser los últimos en convertir la moneda.

"No importa quien venda primero, si son extranjeros o locales", dijo Andrew Busch, estratega cambiario global de BMO Capital Markets en Chicago. "Cuando uno venda, el dólar bajará".

Ahora ve
No te pierdas