Empresarios rechazan renegociar el TLCAN

Los exportadores confían en que EU sólo busque modificar normas que permitan una expansión; cualquier modificación al acuerdo debe ser avalada por los gobiernos de los tres países.
Comercio
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La propuesta del presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, de "actualizar" el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es positiva para los empresarios mexicanos, siempre y cuando no se pretenda modificar la esencia del acuerdo comercial. "La desgravación arancelaria y no arancelaria son temas que no se están planeando tocar, que nosotros pensamos que no habrá problema y que no se deben de tocar", dijo en entrevista Fernando Ruiz, director técnico del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (Comce).

Los exportadores mexicanos confiaron en que el encuentro entre el presidente electo de Estados Unidos Barack Obama y el presidente de México, Felipe Calderón impulse la relación bilateral sin que afecte el intercambio comercial a 15 años de vigencia del TLCAN y cuando la apertura comercial es prácticamente del 100%.

El Comce confía en que el Gobierno estadounidense busque cambios en los acuerdos paralelos referentes a temas medioambientales y laborales.

"Estamos hablando de temas normativos que si nos ponemos de acuerdo (Estados Unidos, Canadá y México) no sólo no van a frenar el comercio, sino que van acelerar el intercambio entre nosotros y nos pondrá en una condición más competitiva que terceros países", dijo Ruiz.

El Comce considera que mayores normas ambientales no se convertirán en barreras al comercio, debido a que las empresas de los tres países buscan mayor protección al medio ambiente y han elevado sus estándares a favor de una menor contaminación.

Obama reiteró su interés de discutir los temas laborales y ambientales del TLCAN, temas que se encuentran en documentos paralelos al acuerdo, aunque el presidente electo no presentó propuestas concretas en su reunión con el presidente de México, Felipe Calderón, el pasado lunes.

El artículo 2202 del TLCAN contiene una cláusula que permite cambiarlo, pero toda modificación "tendrá que ser acordada por los tres países y aprobada según los procedimientos correspondientes de cada parte", indica el texto del acuerdo que entró en vigor en 1994.

"La posible renegociación del TLCAN es un tema de gran relevancia para México, dado que más del 80% de las exportaciones totales del país tienen como destino el mercado estadounidense", dijo IQOM; firma de consultoría en comercio exterior.

Para IQOM la revisión de los acuerdos paralelos de medio ambiente y asuntos laborales representa una oportunidad para que Canadá y México puedan poner otros asuntos en la mesa.

Desde el inicio de su campaña Barack Obama se comprometió a revisar el TLCAN, por lo que incluso propuso el lunes la creación de un grupo consultor sobre el acuerdo comercial, asuntos de energía e infraestructura.

Los sindicatos estadounidenses han exigido desde hace varios años acuerdos en materia ambiental y laboral debido a que los acuerdos paralelos, si bien establecen sanciones por su violación "los mecanismos de solución de controversias necesarios para permitir la imposición de estas sanciones son, a juicio de los opositores del TLCAN, demasiado estrictos y, por ello, insuficientes", destaca IQOM.

El TLCAN, con 15 años de vigencia, ha triplicado el comercio trilateral de 288,000 millones de dólares (mdd) en 1993, a 894,000 mdd en 2007.

México es además el segundo destino de las exportaciones estadounidenses después de Canadá.

Sin embargo, en los tres países se ha puesto en duda su efectividad en la generación de empleos.

"Se debe hacer un análisis y se verá que el resultado neto en el empleo es favorable a la creación de fuentes de trabajo en ambos países", dijo Ruiz al destacar que los sindicatos estadounidenses no deberían presionar para endurecer las políticas laborales del acuerdo.

Ahora ve
No te pierdas