El FMI advierte más ayuda a países

El líder del organismo teme que más naciones requieran de apoyos para librar la actual crisis; Dominique Strauss-Kahn dijo que no era inconcebible que Gran Bretaña pueda requerir ayuda.
LONDRES (CNN) -

El director gerente del Fondo Monetario Internacional Dominique Strauss-Kahn dijo el lunes que él teme que crezca el número de países que puedan necesitar paquetes del FMI y agregó incluso que no era inconcebible que Gran Bretaña pueda requerir ayuda algún día.

"No lo espero, pero temo que algunos otros países, no sólo de Europa del Este sino de todo el mundo" puedan necesitar asistencia, dijo Strauss-Kahn cuando le preguntaron si pensaba que otras naciones, particularmente de Europa, tendrían que buscar rescates del FMI.

El responsable del Fondo hizo estos comentarios en una entrevista de la BBC. Una parte fue transmitida el lunes.

El FMI recientemente ha acordado paquetes para varios países, incluidos Islandia, Hungría y Ucrania.

Strauss-Kahn dijo que él no creía que Irlanda o Gran Bretaña necesiten actualmente un rescate del FMI para superar los efectos de la crisis financiera global.

Sobre Gran Bretaña, que tuvo que buscar la asistencia del FMI en 1976, el funcionario del Fondo sostuvo: "Ha sido parte de la historia hace varios años, pero no es el caso hoy".

Pero cuando le preguntaron si tenía plena confianza en que el gobierno británico no tendría que acudir nunca a la ayuda del FMI, Strauss-Kahn sostuvo: "Nunca se sabe. Hace un año, si alguien hubiera dicho que un gobierno republicano en (...) Estados Unidos iba a nacionalizar parte del sistema bancario, uno hubiera dicho que sería totalmente imposible. Ocurrió. Por eso, nunca hay que decir nunca".

"Pero, en esta coyuntura, no hay riesgos de que necesiten algún rescate las economías avanzadas (excepto para) algunas economías avanzadas muy pequeñas como Islandia, por ejemplo, por motivos específicos", dijo.

Gran Bretaña arrojó el segundo salvavidas multimillonario a sus golpeados bancos en tres meses el lunes, y estableció la base para que el Banco de Inglaterra impulse la oferta monetaria en momentos en que Londres busca nuevas formas para alentar la economía.

En 1976, el Gobierno británico se vio obligado a pedir ayuda al FMI tras un derrumbe del valor de la libra esterlina.

Ahora ve
No te pierdas