La crisis enfría a la economía china

El país cerró el 2008 con un crecimiento de 9%, su menor nivel en los últimos siete años; analistas temen que el PIB siga a la baja y que registre un crecimiento de 6% este año.
PEKÍN (CNN) -

El crecimiento económico de China se derrumbó a una tasa de 6.8% en el último trimestre y arrastró al ritmo de expansión para todo el 2008 al 9%, un mínimo de siete años, confirmando la llegada plena de la crisis financiera global al gigante asiático.

El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en el cuarto trimestre, medido con respecto al mismo periodo del año anterior, cayó desde el 9% registrado en el lapso julio-septiembre y quedó levemente por debajo de las expectativas del mercado, que calculaban un 7%.

La desaceleración de todo el 2008 pone fin a cinco años consecutivos de un crecimiento mayor al 10%, una marcha que convirtió a China en la tercera economía mundial después de Estados Unidos y Japón.

"La crisis financiera internacional se está profundizando y propagando con continuos impactos negativos en la economía doméstica", indicó el jueves la Oficina Nacional de Estadísticas en un comunicado que acompañó a las cifras.

El derrumbe récord de 35% que sufrieron las exportaciones japonesas en diciembre en términos anuales, junto con una aguda contracción de la economía surcoreana en el cuarto trimestre, sugieren que todas las economías exportadoras de Asia no verán algún alivio pronto, China incluida.

Muchos economistas, particularmente aquellos de bancos occidentales, creen que China crecerá no más del 5-6% este año, en el que podría ser su desempeño más débil desde 1990.

"Anticipamos un crecimiento de 6.0% para 2009 en conjunto, con riesgos aún inclinados a la baja", dijo en un comentario Royal Bank of Canada.

Otros coinciden en que la economía seguirá débil en el primer semestre pero esperan que el gobierno alcance su objetivo de crecer un 8% en todo 2009 gracias a un paquete de estímulo de 4 billones de yuanes (585,000 millones de dólares) respaldado por políticas monetarias más relajadas.

"El gobierno se ha dado cuenta del hecho de que la economía está en declive y ve la meta del 8% como una tarea política. Por lo tanto, creo que podemos lograr la meta", dijo Jin Yanshi, economista jefe de Sinolink Securities en Shanghái.

Esta fue la línea que siguió el responsable de la oficina de estadística, Ma Jiantang, quien dijo que la recaída del ritmo de crecimiento sería de corta duración.

"Siempre que podamos impulsar la demanda doméstica e incrementar la inversión, absolutamente podemos lograr la meta de crecimiento del PIB del 8% en el 2009", dijo en conferencia de prensa.

La Bolsa de Shanghai cerró este jueves en el máximo en un mes, con un alza del 1%, por el alivio de que la expansión no fue aún más débil.

Muchos economistas son escépticos con respecto a la calidad de las estadísticas de China, que según dicen, son susceptibles a la manipulación política. El resultado, según estos críticos, es que las tendencias de varias series de datos parecen muy suaves como para ser convincentes.

Aún así los datos del PIB del jueves fueron consistentes con los datos recientes que mostraron caídas en el consumo de energía y retrocesos en noviembre y diciembre tanto de las exportaciones como de las importaciones, en momentos en que toda la economía mundial desciende.

Bian Xubao, un analista de Qilu Securities en Jinan, dijo que el aumento del crédito bancario, que subió fuertemente en diciembre, complementaría los planes de gastos del gobierno para elevar el ritmo de crecimiento.

La tasa de expansión del 8% es ampliamente considerada como la base que necesita China para crear suficientes empleos para la gente que ingresa a la fuerza laboral.

Pekín ha mostrado explícitamente su preocupación de que el creciente desempleo represente una amenaza para la estabilidad social y para la legitimidad del gobernante Partido Comunista.

 

Ahora ve
No te pierdas