Obama lanzará nuevo plan hipotecario

El presidente de EU prometió ayudar a bajar los costos de los préstamos para ayudar a ciudadanos; aunque no dio detalles sobre el plan llamó al Senado a dar luz verde a su plan de estímulo.
Obama  (Foto: CNN, )
WASHINGTON (CNN) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió el sábado ayudar a bajar los costos hipotecarios de los estadounidenses con un nuevo plan que será dado a conocer pronto, el cual reactivaría el sistema financiero y permitiría "que el crédito fluya otra vez".

Obama, que ha hecho de combatir las crisis económica y financiera del país la principal prioridad de su joven administración, llamó al Senado de Estados Unidos a dar luz verde a un plan de estímulo económico que la Cámara de Representantes aprobó esta semana.

Pero mientras las condiciones económicas empeoran, el presidente dijo que venían nuevas estrategias para enfrentar las dificultades del país.

"Pronto mi secretario del Tesoro, Tim Geithner, anunciará una nueva estrategia para reactivar nuestro sistema financiero que hará que el crédito fluya a nuestros negocios y familias", dijo Obama, un demócrata, en su discurso radial semanal.

"Ayudaremos a reducir los costos de las hipotecas y a extender préstamos a las pequeñas empresas para que puedan crear empleos", agregó.

Obama no dio detalles sobre su nuevo plan ni dijo cuándo exactamente sería revelado. Su portavoz jefe, Robert Gibbs, anunció el viernes que la Casa Blanca sostendría reuniones la semana próxima para abordar la regulación del sector financiero.

Los republicanos, quienes se oponen al paquete de estímulo del presidente de más de 800,000 millones de dólares en buena parte por sus prioridades de gastos, también han estado de acuerdo con la ayuda hipotecaria.

Sugirieron un plan respaldado por el Gobierno con una tasa fija de 4% para los préstamos hipotecarios "para cualquier prestatario que merezca el crédito", dijo el senador republicano Mitch McConnell.

"La disponibilidad de estos préstamos de bajos intereses aumentaría la demanda de viviendas de manera significativa y las hipotecas con bajos intereses mejorarían los ingresos para el sector inmobiliario", aseveró McConnell en un discurso radial por separado.

Vigilancia a altos ejecutivos

Obama sostuvo que su plan se aseguraría de que los presidentes ejecutivos de las corporaciones no desvíen dinero de contribuyentes para fondos propios.

El presidente expresó nuevamente su indignación por los reportes de enormes bonos en el 2008 pese a los masivos recortes de empleos, pérdidas financieras y planes de rescate gubernamentales.

"Nos enteramos esta semana de que incluso mientras demandan asistencia al contribuyente, firmas de Wall Street pagaron casi 20,000 millones de dólares en bonos por el 2008", indicó el mandatario.

"Aunque estoy comprometido en hacer todo lo que sea necesario para mantener el flujo de crédito, el pueblo estadounidense no excusará o tolerará esa arrogancia y avaricia", agregó.

El presidente dijo que insistiría en una "transparencia sin precedentes, vigilancia rigurosa, y cuentas claras", para los fondos que serán destinados a estabilizar el sistema financiero.

Reiteró que la situación económica del país podría empeorar antes de que los planes financieros comiencen a surtir algún efecto, pero dio pistas sobre cómo impulsarían el mercado laboral sus propuestas para generar empleo.

En su discurso del sábado, Obama dijo que su paquete de estímulo protegería o crearía al menos 3 millones de empleos "en los próximos años", aunque en una intervención del 10 de enero antes de asumir el poder, había señalado que su plan ayudaría a abrir o salvaría hasta 4 millones de puestos de trabajo para el 2010.

Ahora ve
No te pierdas