China anuncia plan de apoyo rural

El Gobierno controlará los precios y las importaciones para apuntalar los ingresos del sector; las autoridades dijeron que los efectos de la crisis financiera aún siguen propagándose en el país.
PEKÍN (CNN) -

La población rural de China de 750 millones de personas afronta un complicado 2009, dijo el domingo el Gobierno, tras anunciar apoyo en el control de los precios y las importaciones para apuntalar los ingresos del sector agrícola y evitar disturbios.

El gobernante Partido Comunista usualmente concentra sus primeros anuncios de política del año en el desarrollo rural y el último estuvo acompañado por una advertencia sobre la presión de la crisis financiera mundial, la caída en los precios de materias primas y el aumento del desempleo en los trabajadores inmigrantes.

"Actualmente, la crisis financiera internacional continúa propagándose, su impacto negativo sobre la economía de nuestro país se ha estado profundizando, y los impactos sobre los desarrollos agrícolas y rurales están surgiendo en forma constante", dijo el documento divulgado por la agencia de noticias Xinhua.

Este año será "extremadamente arduo" para hacer algún progreso por mejorar las vidas e ingresos de los agricultores pobres de China, afirmó.

La formula de políticas rurales jugará una parte importante en los planes generales de estímulo económico de China para este año.

El crecimiento económico de China disminuyó al 6.8% en el último trimestre, llevando a la baja el ritmo de expansión de todo el 2008 a un mínimo de siete años desde el 9.0%, debido a que el impacto de la crisis financiera mundial afectó el sector doméstico.

China quiere aprovechar el potencial de gasto rural para remover al crecimiento económico de la desaceleración, y al Partido le preocupa que millones de trabajadores inmigrantes que se quedaron sin empleo por la crisis puedan avivar las protestas y la inestabilidad.

"Debemos mejorar verdaderamente nuestro sentido de la crisis y tener en cuenta las dificultades", dijo el documento político. "Ser decididos para evitar que los ingresos de los agricultores fluctúen", agregó.

La declaración del Gobierno establece políticas amplias - pero no específicas - para encarar esas preocupaciones.

Más dinero irá a subsidios de agricultura, incluyendo apoyo expandido para las variedades de soya. Los desembolsos del presupuesto y los bonos estarán más "inclinados" a las aldeas.

Buena parte de los ingresos gubernamentales de tierras de labranza utilizadas para el desarrollo comercial se dirigirán hacia las necesidades rurales.

Los precios mínimos de compra para los cereales subirán. El Gobierno aumentará las tenencias de reserva de cereales, algodón, aceites comestibles y cerdo.

Y en un paso que podría producir fricción con otras grandes naciones agrícolas, el documento sugiere que el Gobierno podría reforzar los controles sobre algunas importaciones.

"Los tiempos y ritmos de las importaciones de materias primas agrícolas deben ser adecuadamente manejados, apoyando la exportación de productos agrícolas competitivos y evitando la excesiva importación de algunas materias primas que socavan al mercado doméstico", señaló el anuncio.

La desaceleración del 2008 detuvo una racha de cinco años de crecimiento de dos dígitos que convirtió a China la tercera economía mundial, después de Estados unidos y Japón.

Ahora ve
No te pierdas