Protestas sindicales amenazan a Sarkozy

Líderes sindicales protestarán por la falta de acción del gobierno francés ante la crisis económica; el próximo lunes se establecerán fechas de huelgas y marchas dispuestas por varios gremios.
Sarkozy  (Foto: CNN)
PARIS (CNN) -

Los líderes sindicales franceses agitaron el viernes la posibilidad de nuevas protestas y huelgas, diciendo que el presidente Nicolas Sarkozy no había logrado actuar para ayudar a los trabajadores a sobrellevar la crisis económica global.

Sarkozy ofreció una entrevista televisiva de 90 minutos el jueves, donde sugirió que podría hacer concesiones en el impuesto a las ganancias y en los beneficios sociales cuando el 18 de febrero se reúna con los jefes sindicales.

Además, anunció que eliminará el impuesto corporativo local para ayudar a que las firmas se mantengan rentables, pero rechazó ceder a una demanda sindical para que implemente medidas directas para impulsar la demanda interna.

En su lugar, propuso negociaciones el 18 de febrero para abordar posibles incrementos de las prestaciones sociales o recortes parciales de impuestos.

"No hubo medidas concretas o inmediatas. Todo fue pospuesto hasta que haya más negociaciones", dijo Jean-Claude Mailly, responsable del sindicato Force Ouvriere.

Los líderes de las ocho federaciones sindicales francesas se reunirán el lunes para planear su respuesta, pero dejaron claro que podrían fijar una fecha para una nueva huelga general, posiblemente en marzo.

"Lo que está claro es que necesitamos seguir adelante con la movilización. Si no, seguiremos en esta situación confusa", dijo a una radio local Bernard Thibault, jefe del sindicato CGT.

El Gobierno francés puso en marcha un plan de estímulo de 26,000 millones de euros (34,000 millones de dólares) que incluye una mezcla de proyectos de infraestructura e inversión.

"Las políticas de Nicolas Sarkozy son liberales y brutales, lo cual además de ser injusto, alentará esta crisis", dijo Thibault en un acto cerca de París.

Esta vez, las protestas callejeras están lejos de alcanzar la magnitud de las vistas en 1995 y 2006, cuando los Gobiernos de esa época debieron dar marcha atrás con distintas medidas para frenar el descontento popular.

Francis Chereque, presidente del sindicato moderado CFDT, explicó que esperaban más de Sarkozy, pero descartó más movilizaciones hasta que los dirigentes laborales se reúnan con el presidente a fines de mes.

"Sarkozy no fue muy preciso. Claramente hoy hay un sentimiento de decepción", dijo a la cadena RMC.

Chereque apuntó que podrían establecer una fecha para más paros a nivel nacional en marzo, mientras que el sindicato de línea dura SUD indicó que una nueva huelga era vital.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Obviamente, tenemos que mantener la presión y anunciar el lunes por la noche una nueva fecha de fuertes protestas en la forma de una huelga o movilización nacional", apuntó Christian Mahieux, prominente líder de SUD a LCI television.

Sarkozy indicó que su principal preocupación era salvar puestos de trabajo tras las pérdidas de los últimos meses, y descartó un incremento en el salario mínimo o una reducción generalizada en los impuestos a las ventas, como han pedido los sindicatos y la oposición socialista.

Ahora ve
Comisión Europea impuso a Google una multa récord por prácticas anticompetitivas
No te pierdas
ç
×