El plan de ayuda entra en su fase final

Con poco apoyo de los republicanos, el Senado avanzó en el paquete económico por 838,000 mdd este plan difiere de la versión de 819,000 mdd aprobada por la Cámara de Representantes.
Rescate  (Foto: Archivo)
WASHINGTON (CNN) -

El Senado de Estados Unidos aprobó el martes un plan de estímulo económico de 838,000 millones de dólares, allanando el camino para que los legisladores de ambas cámaras negocien una versión final que pueda ser convertida en ley por el presidente Barack Obama.

Los senadores y los representantes deberán negociar esta semana el tamaño del gasto y de los recortes impositivos contemplados en el paquete, que apunta a sacar a Estados Unidos de la recesión.

Obama quiere tener el proyecto para firmarlo y convertirlo en ley este fin de semana, pero el Senado y la Cámara de Representantes deben primero reconciliar las diferencias entre las dos versiones que aprobaron.

La Cámara aprobó un proyecto de 819,000 millones de dólares.

El Senado aprobó su versión por 61 votos a 37. Se espera que posteriormente el martes los líderes de ambas cámaras nombren negociadores para combinar ambos textos.

Ambas cámaras deben aprobar la versión final.

Hasta ahora, Obama sólo ha conseguido apoyo de tres senadores republicanos, que dejaron claro que retirarían su respaldo si se añadía un gran monto en gasto. Se necesitan al menos 60 votos y los demócratas sólo tienen 58 asientos.

"Si es más caro, si tiene gasto en derroche agregado de nuevo, entonces será muy difícil que nosotros le demos apoyo", dijo la senadora republicana Susan Collins, que guió el esfuerzo de forjar un compromiso con los demócratas.

Para conseguir los votos, el Senado recortó de su versión del proyecto 16,000 millones de dólares en construcción de escuelas y 40,000 millones en ayuda directa a los estados con brechas crecientes en sus presupuestos. Pero Obama ya ha dicho que quiere que se vuelva a incluir el dinero para las escuelas.

Las dos versiones tienen combinaciones distintas de créditos tributarios, incentivos fiscales para ayudar al mercado inmobiliario, además de decenas de miles de millones de dólares para proyectos de infraestructura, salud y educación.

Por sí solo, el plan de estímulo probablemente sería insuficiente para reparar a la economía porque no ataca los problemas del sector financiero. Con los bancos frente a grandes pérdidas y luchando para recaudar dinero en el sector privado, el crédito será limitado y también el crecimiento económico.

El gobierno de Obama ve ese tema a través de un programa separado de rescate bancario que fue develado por el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, previamente el martes.

Los republicanos quieren que el proyecto de estímulo se centre en recortes fiscales. Pero Obama argumenta que tales políticas, bajo el presidente George W. Bush, contribuyeron a la actual crisis.

"Está lleno de desperdicio, no tenemos seguridad de que generará trabajo o reactivará a la economía", dijo el líder de los republicanos del Senado, Mitch McConnell. "Estamos tomando un enorme riesgo, un enorme riesgo con dinero ajeno", afirmó.

Hay grandes riesgos políticos para los dos partidos en la lucha por el plan de estímulo, que con 838,000 millones de dólares sería casi un 6% del PIB y cerca de un cuarto del tamaño del presupuesto federal estadounidense.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Las elecciones del Congreso están a menos de dos años y, si no hay algún arreglo en la economía, la mayoría demócrata podría ser castigada por los votantes en el 2010.

 

Ahora ve
La salida de Travis Kalanick marca la mala racha de Uber
No te pierdas
ç
×