Banxico con margen para defender al peso

La venta de más de 18,000 mdd por parte del banco central ha limitado la depreciación del peso; la divisa local ha perdido un cuarto de su valor desde octubre del año pasado debido a la crisis.
Peso al alza  La moneda mexicana se aprecia en línea con los precios internacionales del crudo  (Foto: Archivo)
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

Aunque la venta de miles de millones de dólares en el mercado cambiario de México sólo ha frenado parcialmente la severa depreciación del peso, los analistas creen que el banco central todavía tiene margen para no recurrir a alternativas más audaces.

El peso mexicano ha perdido una cuarta parte de su valor desde octubre del año pasado, en medio de una aguda volatilidad derivada de la crisis global, y orilló al banco a vender más de 18,000 millones de dólares en divisas desde entonces.

El Banco de México ya aplicaba subastas programadas a un tipo de cambio preferencial, pero debido a la especulación de inversionistas, tuvo que aplicar un sorpresivo esquema en el que ofrece dólares directamente a bancos, no informa cuánto vende hasta una semana después, ni a qué tasa de cambio.

Sin embargo, el mecanismo -que había utilizado por última vez hace una década- ha logrado frenar hasta ahora sólo marginalmente la depreciación de la moneda local.

Por eso, algunos operadores comenzaron a pensar que la entidad monetaria tendría que recurrir a otros esquemas para apoyar al peso, que está operando cerca de mínimos históricos.

"Banco de México ya no tiene herramientas más que la intervención directa, las subastas y dejar las tasas altas", dijo Eduardo Rodríguez, operador de la correduría Finamex. "La intervención directa era la última de las alternativas", acotó.

Pero los economistas creen que el banco central está actuando con eficacia y descartan por ahora el uso de otras opciones más aventuradas, como una línea de crédito hasta por 30,000 millones de dólares con la Reserva Federal.

"El banco está haciendo lo que en el contexto internacional es lo más lógico de hacer; no está retroalimentando un riesgo especulativo", dijo Joel Virgen, analista de la filial en México del banco estadounidense Citigroup.

"Lo que ahora estamos viendo es una desviación significativa que no es congruente con los fundamentales de la economía", agregó.

No hay alarma

México tiene reservas internacionales superiores a los 80,000 millones de dólares y, pese a que los precios internacionales del petróleo ya no son los mismos que el año pasado, el Gobierno garantizó con coberturas la entrada de divisas de este año por ese concepto.

De acuerdo con el banco de inversión UBS, por ahora México tendría disponibles hasta 15,000 millones de dólares para apoyar al peso mexicano este año, sin necesidad de incurrir en algún riesgo en sus cuentas públicas.

"Como resultado, creemos que no hay razones para estar alarmados por las intervenciones del banco central", dijo Gabriel Casillas, analista de UBS, en un reporte.

"Incluso si el monto de las intervenciones se acerca más a los 20,000 millones de dólares, hay recursos necesarios para seguir combatiendo la volatilidad peso/dólar", agregó.

Para Federico Rubli, director de relaciones institucionales del Banco de México, la depreciación del peso es consecuencia de la reducción en el precio del petróleo, las menores exportaciones del país, la baja en las remesas del exterior y la salida de capitales por razones de mercado.

México es muy dependiente de las exportaciones hacia el recesivo Estados Unidos, a donde envía más del 80% de lo que produce, y de dónde recibe miles de millones de dólares en remesas de inmigrantes.

Con la economía mexicana entrando en recesión, los analistas creen que el banco central seguirá defendiendo al peso con cautela y principalmente a través de la política monetaria, como lo hizo el viernes pasado.

La entidad sorprendió al mercado con un recorte de la tasa de interés referencial de solamente 25 puntos base, contra los 50 que apostaba el mercado y que había aplicado en enero.

Desde 1994, el banco central mantiene el régimen de libre flotación del peso, que el miércoles cerró con una depreciación del 0.35%, a 14.88/14.89 por dólar.

Según el sondeo más reciente del banco central entre analistas privados, el peso mexicano podría ubicarse en los 13.50 pesos por dólar al cierre del año.

Ahora ve
Los hechos económicos que marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×