G20 sesiona sin acuerdos contra crisis

Autoridades de los países no se ponen de acuerdo en las medidas que reactivarían la economía; EU pide que cada nación gaste el 2% del PIB para impulsar la demanda, pero Europa rechaza la medida.
HORSHAM, Inglaterra (CNN) -

Japón se unió el viernes a Estados Unidos al pedir más gasto de gobiernos para enfrentar la crisis económica, pero la unidad del G20 parecía seriamente comprometida después que París acusó a Washington de descartar la necesidad urgente de una estricta regulación de los mercados.

Algunos avances se estaban logrando, pues se prevé que los líderes financieros respalden un pedido de esta semana para duplicar los recursos del Fondo Monetario Internacional (FMI) a fin de ayudar a las economías emergentes, golpeadas por el colapso de la demanda global de sus exportaciones y el corte de las líneas de crédito.

Pero las críticas francesas expusieron una creciente brecha en momentos en que los ministros de Finanzas del Grupo de los 20 países industrializados y en vías de desarrollo se dirigían a unas conversaciones al sur de Londres para definir qué se puede hacer para estabilizar el sistema bancario y limitar el peor declive global en décadas.

"Estados Unidos está insistiendo en la necesidad de un estímulo fuerte, rápido y coordinado ¿Por qué? Porque ellos fueron los últimos en poner en vigor su plan y ellos enfrentan una crisis mayor", dijo la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde.

"Para la mayoría de los países de Europa continental, la urgencia es desarrollar las reglas, destacar la disciplina y las sanciones por medio de una nueva arquitectura del sistema financiero", dijo en una entrevista publicada en el diario Les Echos.

Sin embargo, el ministro de Finanzas de Japón, Kaoru Yosano, instó a que los líderes mundiales se concentren en dar un impulso inmediato a la economía global y prometió revelar nuevas medidas de estímulo económico para abril. China también dijo que estaba lista para hacer más si es necesario a fin de alentar su expansión.

"Los temas inmediatos son estabilizar el sistema financiero y salir de la actual amenaza de deflación que enfrenta la economía mundial", dijo Yosano, citado en la edición del viernes de The Financial Times. "Estas dos cosas son las más importantes".

Los ministros de Finanzas y banqueros centrales del G20 se reunirán en Horsham, al sur de Londres, el viernes por la noche y el sábado para allanar el camino hacia un encuentro de líderes globales por la crisis, que se realizará el 2 de abril también en Gran Bretaña.

Los mercados financieros, que han sufrido un duro golpe, están recibiendo cierto alivio por las señales de que los grandes bancos estadounidenses podrían sobrevivir sin que el gobierno los compre en su totalidad.

Pero todavía no se ha encontrado una solución al problema central, qué hacer con una montaña de activos problemáticos en poder de las entidades financieras.

El G20 está bajo presión para que cumpla las promesas que hizo en noviembre, cuando delineó un plan de acción para combatir la crisis y evitar futuros derrumbes, incluyendo compromisos para mejorar la regulación.

Pero en los días previos a la reunión de este fin de semana surgieron desacuerdos sobre cuáles deberían ser las prioridades de la cumbre.

Washington está pidiendo a los países industrializados que gasten el 2% de su Producto Interno Bruto (PIB) para impulsar la demanda y sacar a la economía mundial de su desplome.

Pero Francia y Alemania han rechazado los pedidos estadounidenses y británicos para aumentar nuevamente el gasto.

"La comunidad internacional debe unirse para responder al declive y establecer el camino hacia un futuro sustentable", dijo el viernes el ministro británico de Finanzas Alistair Darling en una columna en The Wall Street Journal.

"Tenemos que hacer tres cosas: impulsar la demanda, reformar el sistema global de regulación financiera e incrementar los recursos del Fondo Monetario Internacional (FMI)", sostuvo.

El G20 representa a más del 80% de la economía mundial, abarcando al Grupo de los Siete países industrializados -todos en recesión, o cerca de ella- y mercados emergentes clave como Rusia, China, India y Brasil.

Ya al comienzo de la crisis, los principales bancos centrales dispusieron recortes coordinados de tasas de interés para impulsar la demanda, pero desde entonces muchas de las medidas de política que tomó cada país fueron por cuenta propia.

Varios gobiernos anunciaron múltiples paquetes de estímulo y masivos planes de rescate bancario sólo para ver cómo sus economías se hundían aún más en la recesión y crecían sus deudas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La economía mundial se contrajo por primera vez desde 1945 en el cuarto trimestre del 2008, arrojando a millones de personas al desempleo, y el FMI anticipa que la expansión mundial será negativa en el 2009, la primera contracción global anual en más de 60 años.

"Nosotros consideramos que en Europa ya hemos invertido mucho para la recuperación, y que el problema no es gastar más, sino establecer un sistema de regulación como para que la catástrofe económica y financiera que está viendo el mundo no se reproduzca", dijo el presidente francés Nicolas Sarkozy el jueves en una conferencia de prensa en Berlín con la canciller alemana Angela Merkel.

Ahora ve
Desesperada, la tripulación de este vuelo pidió a los pasajeros rezar
No te pierdas
ç
×