La Fed se aleja del secretismo

La Reserva Federal estadounidese podría verse forzada a dar más información sobre sus actividades; Bernanke considera la opción de ofrecer conferencias de prensa regulares para calmar al Congreso.
Ben Bernanke  (Foto: Archivo)
WASHINGTON (CNN) -

La Reserva Federal de Estados Unidos podría enfrentar un incómodo escrutinio del Congreso, a menos que pueda convencer a los legisladores de que su trabajo en el medio de una crisis es mucho más amplio que meramente subir y bajar las tasas de interés.

Mientras el Congreso exige más información sobre quién recibe préstamos de la Fed y qué tan bien se usa el dinero de los contribuyentes para revivir la economía, el banco central destapa delicadamente su propio velo de secreto para evitar una intromisión más seria en su independencia que podría amenazar su credibilidad.

La Fed difundirá más adelante este mes algunos detalles sobre el tipo de daño colateral que aceptó a cambio de controvertidos préstamos para ayudar a gestionar la venta de Bear Stearns y evitar un colapso desordenado de la aseguradora American International Group Inc, dijo una persona allegada a los planes de la Fed.

El presidente del banco central, Ben Bernanke, incluso está considerando ofrecer conferencias de prensa regulares, algo que hace el Banco Central Europeo pero una práctica desconocida en Estados Unidos.

La presión por una mayor apertura de la Fed se originó después de crecientes molestias en el Congreso en torno a la manera poco ortodoxa de la Fed para manejar la crisis financiera, que ha desdibujado los límites entre política monetaria y fiscal.

Con el costo del préstamo a corto plazo ya casi en cero, la Fed ha avanzado mucho más allá de su papel tradicional de ajustar las tasas de interés y proveer préstamos de emergencia a los bancos, abriendo facilidades crediticias para un amplio rango de compañías.

"Creo que será muy difícil para la Fed resurgir más o menos en un año como la conocemos", dijo Vincent Reinhart, un académico residente del Instituto Americano de la Empresa y ex funcionario de la Fed.

Desde su creación hace casi un siglo, la Fed estaba supuesta a estar por encima de la influencia política, con una amplia mano libre para guiar a la economía en base a dos principios: promover el pleno empleo y mantener la inflación bajo control.

Algunas veces los legisladores han puesto en aprietos a los funcionarios de la Fed por la elevación de las tasas de interés para contener la inflación, porque esa política de tasas enfría el crecimiento, lo que es una mala noticia para los políticos.

Pero Reinhart dijo que los expandidos programas de préstamos de la Fed, que han duplicado con creces la hoja de balance del banco central en unos pocos meses, representan una mayor amenaza para la independencia del organismo.

El Congreso ha descubierto que la Fed puede ser un valioso instrumento para acelerar el gasto sin violar las restricciones presupuestarias y sin necesidad de largos debates.

"Hay esencialmente dos impulsos en el Congreso", dijo. "Uno es mirar y decir 'Oh mi Dios. Tenemos una agencia independiente con semejante autoridad'. La otra es, 'Caramba, que oportunidad sería si esa agencia independiente tuviera que reportar a través de nosotros'. Juntos se combinan para decir que la Reserva Federal no será la misma Reserva Federal"

¿Eso es política monetaria?

La política monetaria es claramente el propósito de la Fed, e incluso con los ocasionales reclamos del Congreso en torno a las tasas de interés, ese rol no se cuestiona.

Pero algunos legisladores piensan que los programas de préstamos de la Fed penetran muy cerca de la política fiscal, lo que es el dominio del Congreso.

La Fed "no ha gastado el dinero de los contribuyentes. Lo ha colocado en riesgo", dijo Alan Blinder, un profesor de economía en la Universidad Princeton y ex vicepresidente de la Fed. "Y cuando uno comienza a hacer eso, se comienza a cruzar la línea entre política monetaria y política fiscal".

"Aunque deteste decirlo por ser un gran creyente en la independencia del banco central, eso da razones perfectamente legítimas para que los legisladores metan sus narices en los asuntos de la Fed. Los Congresos son los que están supuestos a gastar el dinero de los contribuyentes", agregó.

Funcionarios de la Fed ven varios programas de préstamos como la extensión lógica de la política monetaria cuando las tasas de interés no pueden estar más bajas y un mal necesario para evitar el colapso desordenado de una compañía que pudiera desatar una quiebra financiera global.

Pero cuando la aseguradora AIG enojó al público y a los legisladores por tomar dinero de los contribuyentes para pagar cuantiosos bonos a sus ejecutivos, algunos en el Congreso pensaron que la Fed cargaba con parte de la responsabilidad, no sólo por no frenar esos pagos, sino también por negarse a decir a dónde había ido todo el dinero.

Esa molestia dio paso a una enmienda no vinculante aprobada este mes por el Senado, que insta a la Fed a divulgar los nombres de los recipientes de sus préstamos.

"El pueblo estadounidense tiene derecho a saber a quién le presta la Fed los dólares de los contribuyentes, cuánto han estado recibiendo y qué pide la Fed a cambio de este dinero", dijo este mes el senador Bernie Sanders, un independiente.

Aunque identificar nombres es un paso demasiado lejos para los funcionarios de la Fed, que temen que tal revelación pueda estigmatizar a potenciales prestatarios y desanimarlos a buscar la ayuda de la Fed cuando la necesiten, el banco central ha aceptado que puede hacer un trabajo mejor si explica lo que trata de hacer y cómo lo hace.

Bernanke recientemente participó en una extensa entrevista por la televisión, algo no muy usual para un banquero central, y la Fed creó una página Web con más detalles sobre sus préstamos.

Aún así, muchos observadores tomaron la votación en el Senado como un claro indicio de que el Congreso piensa que la Fed se ha extralimitado.

Ahora ve
Los 10 escándalos de empresas en México durante el 2017
No te pierdas
×