La influenza y la economía mexicana

El turismo, el transporte y los comercios son los más afectados ante la epidemia de gripe porcina; la imagen de México,y la seguridad de sus inversiones están en riesgo, alertó Miguel Ángel Corro.
Restaurante_ventas_influenza  (Foto: Notimex)
Miguel Ángel Corro Manrique*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Desde hace unos días, los medios de comunicación han venido informando que una mutación del virus de la influenza comienza a causar muertes en México y otros países.

Y una vez más la amenaza de una pandemia se ubica ya en el primer lugar de las preocupaciones, no sólo de nuestro país, sino de la comunidad internacional. Como es natural, ante la aparición de este nuevo virus, no sabemos cómo va a afectar a la población ni la capacidad de la comunidad nacional e internacional para responder a esta amenaza. En este clima de preocupación, no faltará quien culpe al gobierno mexicano de este mal o de la tardanza en la toma de medidas para combatirlo.

Independientemente de esto, lo que si es definitivo es que los brotes del virus de influenza porcina tendrán un impacto sobre la economía nacional ya que afectan la actividad económica conel comercio, el turismo, los servicios públicos y por supuesto, la imagen de México en el mundo, así como su situación económica internacional.

El brote de esta enfermedad se presentó en la peor de las coyunturas económicas porque tendrá evidentemente un impacto negativo que aún es imposible calcular, y el resultado dependerá de la rapidez con la cual el gobierno federal logre controlar y operar la epidemia en el corto plazo.

El comercio ya había reportado una caída real del 10% en sus ventas durante el primer semestre, ahora el turismo y otras actividades también tendrán un importante recorte de ingresos por la cancelación del Día del Niño y el Día de la Madre.

Una forma en que esto afecta la imagen de México en el mundo, se traduce sobre todo en el sector turístico, donde existe el temor de que se registren importantes cancelaciones de reservaciones y disminución del hospedaje del turismo extranjero, justo antes de que inicien el periodo de verano, tal y como le ocurrió a China en 2002.

Esto obligará al gobierno, en sus tres órdenes: federal, local y municipal a desarrollar una intensa campaña de difusión una vez que sea levantada la contingencia. El gobierno federal ya está empezando a ver cómo generar una campaña para restaurar, no sólo la confianza, sino el tema de que esta situación será pasajera y que se está controlando. Esta campaña
ayudará mucho a fortalecer nuestra imagen en el extranjero, pero por el momento la situación de contingencia sí impacta negativamente.

Justo es mencionar que la Secretaría de Hacienda tomó ya diversas medidas como establecer un fondo rotatorio contingente en la Tesorería de la Federación para garantizar el flujo de recursos a los gobiernos estatales del Fideicomiso para atender gastos catastróficos que supera los 6,000 millones de pesos.

Por otro lado, se amplió hasta el 1 de junio el plazo para la declaración anual de las personas físicas ya que sólo un millón de contribuyentes que representan menos de 50% han presentando su declaración y se esperaban aglomeraciones en las oficinas del SAT en esta semana. Por supuesto, esta medida tiene como objetivo evitar las grandes concurrencias y lograr un mayor control en sus metas de captación de ingresos.

A nivel de la ciudad más grande del mundo, la ciudad de México, el gobierno local a comenzado a plantear la posibilidad de suspender la totalidad de actividades en función de la evolución de los casos de contagio y el número de fallecimientos. Para ello, se sabe que ya iniciaron negociaciones con empresarios y con el gobierno para detener, en caso necesario, las actividades económicas en la capital, ante la epidemia de influenza porcina que según cifras oficiales, en el momento de escribir esto, ha afectado a 1,384 personas, de las cuales 929 han sido dadas de alta, 374 permanecen hospitalizadas y 81 han muerto. De hecho el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) ya anunció que se ajustarán las jornadas laborales de forma escalonada según las recomendaciones de la Secretaría del Trabajo.

Ante la noticia de que en el transcurso del domingo, el gobierno de Nuevo León reportó la muerte de una mujer de 36 años que pasó unos días de vacaciones en la ciudad de México, el Jefe del Gobierno del DF explicó que en una escala de 1 a 10, la ciudad se halla en el nivel 8 y que llegar al máximo nivel significaría cerrar el aeropuerto y las terminales de autobuses, incluso no descartó suspender el servicio del Metro.

Esta situación afectaría gravemente la actividad económica de una de las regiones más importantes de desarrollo del país, como lo es la zona metropolitana de la Ciudad de México, por sus repercusiones de flujo de actividades y personas que representan miles de millones de pesos por día y su impacto en los estados vecinos como el Estado de México, Morelos, Hidalgo, Puebla y Querétaro.

Para el gobernante local esta semana es crítica para frenar la propagación del virus, pues mencionó que epidemiológicamente se requieren 10 días para cortar la cadena de transmisión, de ahí que será muy importante conocer el resultado de las medidas que se están tomando para comenzar a medir el impacto de esta situación en la actividad económica regional.

De hecho la suspensión de clases a nivel nacional tiene implicaciones negativas para la actividad económica del país, pues la educación, representa uno de los sectores más importantes de la nación. Al asegurar el servicio educativo de más de 30 millones de mexicanos, los sectores más afectados por esta suspensión serían el de comercio y el de transporte.

Finalmente, el aspecto internacional de nuestra economía no podía dejar de sufrir las consecuencias de esta situación. Ya el Banco de México (Banxico) colocó este lunes, mediante tres subastas, 400 millones de dólares en el mercado cambiario, luego de que el peso mexicano perdiera terreno frente a la divisa estadounidense. El peso se ubicó entre 13.85 pesos y 13.90 pesos a la venta.

Por supuesto esta medida se da ante la debilidad del peso frente al dólar derivado de la incertidumbre que está causando la epidemia de influenza porcina en el país, lo que está poniendo nerviosos a los inversionistas tanto nacionales como extranjeros. La caída de 3.3 puntos en la bolsa mexicana de valores lo muestra.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Es por ello que en estos momentos, empresas e instituciones deben tener prudencia en dimensionar este tema de salud y a tomar en cuenta las recomendaciones oficiales respecto a este virus para lograr primero cortar lo antes posible la cadena de transmisión del virus y sobre todo operar medidas que permitan la reactivación económica de nuestra nación.

*El Dr. Miguel Ángel Corro M es Director del Departamento de Administración y Finanzas de la División de Negocios del Campus Santa Fe del Tecnológico de Monterrey y Director del Centro de Estudios
Interdisciplinarios y Prospectiva del mismo Campus.
 

Ahora ve
Guajardo, Freeland y Lighthizer estarán ausentes en la quinta ronda del TLCAN
No te pierdas
×