El regalo de Geithner a Wall Street

A medida que los acuerdos del TALF demuestran sus resultados, más inversionistas quieren participar; en junio próximo el programa de Préstamo Respaldado por Activos incluirá bienes raíces e hipotecas.
William Cohan*
NUEVA YORK (Fortune) -

Imagine que no está buscando comprar una casa, pero el gobierno llega a decirle que le financiará el 94% de la compra de una casa a una tasa hipotecaria de menos del 3%. ¿Aún no le interesa? Espere, el gobierno le da más ventajas: si decide animarse y compra la casa por sólo el 6%, también recibirá el equivalente en ingresos por renta al mes a un ritmo anual de 10% de rendimiento sobre el precio de adquisición.

Pero espere, aún hay mas: si después de 2 años decide que ya no quiere la casa, puede irse sin pagar el saldo de la hipoteca, y sin afectar su historial crediticio, y lo mejor se queda con el ingreso recibido por concepto de renta hasta el momento de su salida.

Ese es el tipo de acuerdos que el Secretario del Tesoro, Timothy Geithner, ha ofrecido a inversionistas profesionales y calificados que participan en el TALF a dos meses de que el primer negocio respaldado por el TAFL regresara al mercado, así usted puede apreciar el porqué el fondo de cobertura Fortress Investment Group babea por él.

"Soy un gran creyente del impacto que podría tener el TALF", dijo el presidente ejecutivo de Fortress, Wes Edens, durante una llamada de un inversionista el 6 de mayo. Añadió que espera que Fortress sea un "gran participante" en el programa del TALF "dentro de tres o seis meses".

Los primeros acuerdos del TALF, uno para Ford Credit, el brazo financiero de la armadora; otro para la American Honda Receivables Corp, un tercero para la compañía de préstamos estudiantiles Sallie Mae y un cuarto para ícono de motocicletas Harley Davidson,  esclarecieron la forma en la que se gastan nuestros impuestos.  

"He tenido cuentas que abandonan todo lo que están haciendo para ver sus posibilidades con el financiamiento TALF", dijo un comerciante de Wall Street. "Nadie había visto esto antes, supera cualquier financiamiento que hubiera podido inventar el sector privado. Incluso quiero decir que me parece irresponsable". Por ejemplo, Prudential Financial Inc., la aseguradora y administradora de inversion más grande, pidió 786 mdd al TALF el 31 de marzo y sólo invirtió 50 millones para lograrlo, lo que implica el 6.4% del total del acuerdo.

Si no están bien familiarizados con todos los remedios financieros que surgen de la administración de Obama, aquí les damos unas pistas: Geithner y le Reserva Federal anunciaron el lanzamiento del TALF en marzo. El TALF es un programa de préstamos sin recursos de 200,000 mdd (que pronto serán un billón) para inversionistas privados como una forma de incitarlos a comprar títulos asegurados respaldados por préstamos automotrices, tarjetas bancarias y préstamos estudiantiles entre otros activos. El programa del TALF pretende ampliar su capacidad en junio para contemplar títulos respaldados por hipotecas en bienes raíces.

Hace algún tiempo, estas bursatilizaciones eran un componente clave de la llamada "sombra" del sistema financiero, la cual ayudaba en la recaudación de billones de dólares en capital a nivel mundial. Por supuesto que la bursatilización y la venta de valores respaldadas por hipotecas eran algunas de las causas principales de la crisis financiera, pues la gente que tomaba estas hipotecas tendía a fallar en sus pagos. Aún así, Geithner determinó que la reanudación en la circulación de estos valores es vital para la recuperación de los mercados crediticios. Aunque el Departamento del Tesoro diseñó el programa, la Reserva Federal es quien provee las acciones del capital. "Se espera que el aumento del TALF estimule tanto nuevas emisiones como la remoción de activos de la contabilidad de los bancos", anunció Credit Suisse a sus accionistas el pasado 8 de mayo.

Los inversionistas que están interesados en tomar los préstamos del TALF deben ser aprobados por el Departamento del Tesoro y, una vez hecho esto, deben crear una cuenta con un corredor quien a su vez pasará por el proceso de términos y condiciones convencional. Los inversionistas deben indicar su interés por comprar al menos 10 mdd de entre la docena de acuerdos existentes, con un valor total de 25,000 mdd.

Una prueba previa del TALF ocurrió el 5 de mayo, con bursatilizaciones por 1,500 mdd en cuentas por cobrar de American Honda Receivables Corp y aseguradas por JPMorgan Securities y BNP Paribas Securities. Un corredor dice que la demanda en inversión para este tipo de acuerdos es fuerte y los acuerdos se venden bien. La prueba real para este mercado del TALF será superada cuando los acuerdos que conciernen al  CMBS (Commercial Mortgage Backed Securities) entren al mercado en los próximos meses.

Ya en la práctica, la forma en la que funciona el TALF es la siguiente: el monto total, que debe ser puesto por un inversionista, o el "corte", como lo definen los documentos del TALF, depende de los activos involucrados, en los términos del préstamo del activo seguro (un auto, por ejemplo), y en la calidad del crédito del prestatario.

Un préstamo para comprar un título de tres años respaldado por un grupo de cuentas pendientes de tarjetas de crédito de prestatarios importantes requeriría que el inversionista aporte 6% del capital (un "corte" del 6%), y después tomar prestada la misma cantidad del TALF a través de su cuenta en la Bolsa. Para comprar un título de cuentas por cobrar en tarjetas de crédito a 2 años, el prestatario debe aportar el 5% del total de los títulos adquiridos. Las cuentas por cobrar de automóviles requieren 12% de inversión neta por un título a tres años. Los préstamos de negocios pequeños requieren el 5%. Los préstamos estudiantiles requieren el 10% para acuerdos a 3 años.

Un inversionista interesado en una porción de 10 mdd del crédito de tres años de las cuentas por cobrar de las tarjetas de crédito representan una aportación del 6% del dinero (600,000 dólares) un préstamo al saldo, es decir, 9,400 mdd del TALF a una tasa LIBOR de 3 años más 10 puntos base (atención compradores de K-Mart: esto representa el 2.85% hoy en día).

Dependiendo de todo tipo de suposiciones, las concesiones en estas inversiones deberían estar entre el 11% y el 15%, y son especialmente atractivas porque los préstamos del TALF no representan ningún recurso para el prestatario. Pueden salir de la deuda y perder sólo la inversión neta aportada y el aval, pero no serán responsables de la porción sin pagar del préstamo del TALF.

Además, los préstamos del TALF no son fijos del mercado, así que si un aval seguro deteriora su valor, el inversionista no debe aportar más capital neto. A medida que se hacen los pagos automotrices o de tarjetas de crédito en títulos seguros, los pagos son distribuidos al gobierno y a la cartera del inversionista, lo que significa que se le pagará al inversionista al mismo tiempo que al gobierno aún cuando el gobierno sea el principal acreedor seguro y aún cuando los inversionistas hayan aportado sólo una pequeña fracción del monto original. Un inversionista privado que normalmente no realizaba inversiones de este tipo, califica a este aspecto del TALF como "extraordinariamente bueno".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero a quién beneficiarán los acuerdos del TALF, a los jugadores o a los expectadores. Si lo que Geithner llama "nuestras facilidades de préstamo con la Fed" cumple con sus objetivos e impulsa al mercado crediticio, entonces las concesiones extraordinarias que el gobierno debe hacer para atraer capital privado habrán valido la pena.

* William Cohan es el autor de House of Cards: A Tale of Hubris and Wretched Excess on Wall Street, publicado este mes en Doubleday Books, una division de Random House, Inc.

Ahora ve
Float, un prototipo de vehículo flotante, nos acerca al auto del futuro
No te pierdas
×