BCE ve problemas en sector financiero

Un consejero de la entidad dijo que tasas de interés más bajas afectarán la economía de la Eurozona; Yves Mersch dijo que es apropiado que el Banco Central Europeo deje las tasas a 1.0%.
BRUSELAS (CNN) -

Tasas de interés más bajas podrían no ser favorables para la economía de la zona euro, a pesar de que se esperan más complicaciones para el sector financiero, dijo Yves Mersch, consejero del Banco Central Europeo, en declaraciones publicadas el miércoles.

En una entrevista con el periódico Wall Street Journal, Mersch dijo que las tasas oficiales de 1.0% eran apropiadas y señaló que cualquier flexibilización futura tendría que ser evaluada con cautela.

Por su parte, el también consejero del BCE, Guy Quaden, dijo que el banco sólo retiraría su ayuda cuando exista una mejora "significativa" en la economía -adoptando una línea diferente de su colega Juergen Stark, quien ha dicho que el banco retirará sus medidas cuando comience la recuperación.

Los comentarios de Mersch y Quaden concuerdan con las expectativas de los analistas respecto a que el BCE mantendrá sus tasas sin variaciones durante este y el próximo año a medida que la economía de los 16 países sale lentamente de la recesión.

"Nunca nos comprometemos previamente y siempre somos flexibles", dijo Mersch al ser consultado sobre la renuencia del BCE a confirmar si el 1.0% era el piso de las tasas de interés.

"Sin embargo, hay cierta cantidad de efectos colaterales asociados con las tasas de interés a niveles muy bajos", afirmó.

El presidente del banco central de Luxemburgo ejemplificó su teoría diciendo que los fondos de los mercados de capitales no prosperan en un ambiente de bajas tasas.

Axel Weber, otro miembro del Consejo de Gobierno del BCE, dijo que veía ventajas en el alza preventiva de las tasas para detener las burbujas de activos, pero añadió que no se refería a la política monetaria actual.

"Aumentar las tasas de manera preventiva, cuando inicialmente no parece necesario debido al desarrollo a mediano plazo de los precios, sin duda plantea un desafío comunicacional, pero no es insuperable", dijo Weber.

El funcionario añadió que la estabilidad de precios seguía siendo el principal objetivo del BCE y que una política monetaria más simétrica no contradiría eso.

Problemas para los bancos

Mersch dijo que la recesión podría golpear al afectado sistema bancario de la zona euro aún más, añadiendo que el banco central ya había internalizado en sus evaluaciones los problemas del sector financiero.

Más debilidades en el sector financiero, que podrían resultar en más quiebras de bancos, ya estaban "estimadas" entre los cálculos de los encargados de las políticas del banco, dijo Mersch según el Wall Street Journal.

"Esa es la razón por la cual siempre somos cautelosos sobre un camino gradual a la recuperación en nuestro escenario", dijo Mersch al periódico.

Aunque esperaba que el primer trimestre del 2009 hubiese marcado lo más profundo de la recesión, advirtió sobre dar demasiado peso a las señales de estabilización.

Mario Draghi, también consejero del banco, dijo que los reguladores deberían evitar niveles de regulación exagerados.

"Debemos evitar imponer niveles excesivos, sofocantes a la innovación", dijo Draghi en una conferencia internacional sobre valores. "Tenemos que ir de forma gradual", sostuvo.

Estrategias de salida

Quaden dijo que la depresión podría ser evitada solamente mediante el uso de medidas monetarios y presupuestarias extremadamente expansivas como las que habían sido adoptadas, pero advirtió: "Estas políticas no pueden mantenerse en el largo plazo".

"Cuando la actividad económica mejore de manera significativa, necesitaremos estrategias de salida de las políticas expansivas de hoy con las tasas de interés extremadamente bajas y una emisión ilimitada de circulante (...) grandes déficits en las finanzas públicas y un incremento dramático del radio de la deuda pública del PIB", afirmó.

Por su parte, el finlandés Erkki Liikanen destacó, en una entrevista con el canal MTV3 de Finlandia, la necesidad de que los Gobiernos retiren los estímulos al sector público para evitar un espiral de deuda.

Quaden dijo que a pesar de que la salud del sistema financiero estaba mejorando, aún no estaba completamente saludable y los encargados de las políticas económicas necesitaban mantener una vigilancia cercana sobre la baja inflación por los temores de deflación.

Ahora ve
No te pierdas