Las agencias calificadoras, a revisión

Firmas como Moody’s, S&P y Fitch serán sometidas a mayor regulación gubernamental en EU; la reforma de supervisión financiera propuesta por Obama buscará mejorar la integridad de las notas.
lupa-calificadoras-monedas-dinero-SCX.jpg  (Foto: Cortesía SCX)
NUEVA YORK (CNN) -

Criticadas durante mucho tiempo por premiar con calificaciones prístinas a las hipotecas y a otros títulos que resultaron no tener ningún valor, las agencias calificadoras han sido sometidas esencialmente en el Gobierno del presidente estadounidense, Barack Obama, a revisión de regulación financiera.

El plan insta a Moody's Investors Service, de Moody's Corp's; Standard & Poor's, de McGraw-Hill Cos Inc's, y a Fitch Ratings, de Fimalac SA, y a otras a mejorar la integridad de sus calificaciones, especialmente en finanzas estructuradas.

Insta también a reducir los conflictos de interés y a los reguladores a nivel global a endurecer la supervisión.

Pero el anteproyecto no hace nada para tratar lo que los críticos denominan las deficiencias clave de la industria: que las grandes agencias son pagadas por emisores cuyos títulos ellos califican, lo que crea un incentivo para obtener más negocios, asignando altas calificaciones.

Los inversores institucionales, entonces, afianzan al sistema al depender mucho de las calificaciones cuando deciden cuáles títulos comprar.

"El impacto general de los cambios regulatorios existentes y propuestos en las agencias calificadoras es extraordinariamente fácil de resumir: ellos recompensan el fracaso abyecto", dijo Jonathan Macey, vicedecano de la Escuela de Derecho de la Universidad de Yale.

Los inversores que compran títulos a menudo demandan calificaciones puestas por organizaciones de calificación estadística reconocidas nacionalmente en Estados Unidos (NRSRO, por sus siglas en inglés). S&P, Moody's y Fitch son las principales de las 11 NRSRO.

Desclasificar información

El Departamento del Tesoro estadounidense pidió a las agencias calificadoras que desclasificaran públicamente cómo miden el desempeño de los productos de crédito estructurado, como las obligaciones de deuda colateralizadas que alguna vez estuvieron calificadas con "AAA", pero posteriormente resultaron ser tóxicas.

Obama, usando un eufemismo común, en una conferencia de prensa, describió el miércoles a los banqueros que crearon tales productos como "innovadores financieros".

El Tesoro instó también a las agencias a desclasificar, "de un modo comprensible al público inversor", "los riesgos de moratorias y otras variables que las calificaciones están diseñadas para evaluar, además de "riesgos materiales" no reflejados en las calificaciones.

En tanto, los funcionarios llamaron también a las autoridades nacionales a "mejorar los regímenes regulatorios" y a impulsar el cumplimiento, consistente con las recomendaciones de los líderes del G-20.

Los portavoces Ed Sweeney, de S&P, y Michael Adler, de Moody's, dijeron que sus agencias estaban a favor de calidad y transparencia en las calificaciones mejoradas. El portavoz de Fitch, Kevin Duignan, dijo que el plan de Obama "parece consistente" con el marco de trabajo de los reguladores globales.

Glenn Reynolds, presidente ejecutivo de la firma de investigación crediticia CreditSights Inc, dijo que mejorar la desclasificación de calificaciones "atrae tanto al capital financiero como intelectual" a los mercados de crédito.

Sin embargo, en el Foro de Inversión de Reuters en Nueva York, calificó a las agencias de ser más responsables que otras entidades por provocar la crisis del crédito y la recesión.

"Ellos conducían el autobús", dijo, dispuestos "a tomar un aviador ciego" al evaluar los créditos estructurados y luchar contra los intentos legislativos para impulsar la desclasificación. "Ellos fueron los que lo posibilitaron. Básicamente, ellos soltaron a los reclusos", agregó.

Warren Buffet ignora las calificaciones

Aunque las acciones de McGraw-Hill y de Moody's están lejos de sus máximos del 2007, han subido por casi tres trimestres desde que cayeron en el otoño (boreal), cuando los mercados de crédito colapsaron.

En las operaciones de la tarde del miércoles, las acciones de McGraw-Hill subieron entre un 2.3% a 30.27 dólares. Las acciones de Moody's subieron un 4.6% a 26.84 dólares.

Una supervisión mayor habría amenazado las líneas de fondo de los dueños de agencias grandes. Moody's Investors Service, por ejemplo, usualmente genera más de dos tercios de los ingresos de Moody's Corp. Las empresas de servicios financieros, incluida S&P, generan cerca de dos quintos de los ingresos de McGraw-Hill's.

Berkshire Hathaway Inc, de Warren Buffett, es propietaria de casi el 20% de Moody's, pero incluso la segunda persona entre las más ricas del mundo no depende de las calificaciones para realizar sus inversiones.

"Las leyes sobre los títulos en este país no están diseñadas para proteger a las personas como Warren Buffett, sino para proteger a inversores más pequeños, menos sofisticados", dijo Macey.

"Cualquier agencia calificadora de crédito que depende de la calificación de NRSRO, que es efectivamente un subsidio del Gobierno, debería ser objeto de demandas por parte de los inversores", expresó.

Macey agregó: "Debería dejarse claro también a los inversores profesionales que no es una defensa o un una dispensa suficiente de sus impuestos fiduciarios depender de calificaciones de crédito al armar portafolios".

Ahora ve
El futbolista Robinho es condenado a nueve años de prisión por violación
No te pierdas
×