Obama busca mayor cooperación con China

El presidente estadounidense dijo que EU y China comparten interés por una recuperación económica; instó a que ambos países establezcan una cooperación más estrecha en el ámbito económico.
Barack Obama  (Foto: AP)

El presidente Barack Obama llamó el lunes a profundizar la cooperación económica entre Estados Unidos y China, tras delinear una amplia agenda para conformar una relación bilateral positiva entre dos socios que a menudo se miran con desconfianza.

Obama inauguró dos días de encuentro de alto nivel entre funcionarios estadounidenses y chinos en Washington, que apuntan a dar al nuevo Gobierno norteamericano una oportunidad para abordar temas como la crisis económica global, el cambio climático y la disputa con Corea del Norte por su programa nuclear.

"La relación entre Estados Unidos y China dará forma al siglo XXI, lo cual la hace tan importante como cualquier relación bilateral en el mundo. Esa realidad debe apuntalar nuestra sociedad", dijo Obama.

En el inicio de las rondas de diálogos, tanto Obama como su secretario del Tesoro, Timothy Geithner, evitaron mencionar temas sensibles como el manejo de China de su tipo de cambio, un asunto espinoso dentro de las relaciones bilaterales.

El Gobierno de Obama busca ser amable en algunos de los temas que han tensado los lazos en el pasado, como las acusaciones de Washington de que Pekín manipula su moneda y reprime a las minorías étnicas.

Obama sí hizo mención a los derechos humanos, diciendo que los dos países creían que las religiones y las culturas de todos los pueblos deben ser respetadas.

"Eso incluye minorías religiosas y étnicas en China, al igual que incluye las minorías dentro de Estados Unidos", afirmó.

La mayor parte de su discurso se centró en la relación económica bilateral y en cómo los dos Gobiernos deberían trabajar juntos para ayudar a restaurar el crecimiento económico.

"Nuestras crisis actuales han dejado en claro que las decisiones tomadas dentro de nuestras fronteras repercuten a lo largo de la economía global -y esto es cierto no sólo en Nueva York y Seattle, sino también en Shanghái y Shenzhen", dijo.

"Es por eso que debemos permanecer comprometidos a una fuerte coordinación bilateral y multilateral", afirmó el presidente.

En opinión de Obama, Estados Unidos y China pueden promover la estabilidad financiera a través de una mayor transparencia y de regulaciones al sistema, además de perseguir un comercio libre y justo y buscar la conclusión de "una Ronda de Doha equilibrada y ambiciosa".

"A medida que los estadounidenses ahorran más y los chinos pueden gastar más, podemos poner al crecimiento sobre una base más sustentable porque así como China se ha beneficiado de exportaciones e inversiones rentables, China puede ser también un mercado enorme para los bienes estadounidenses", dijo el mandatario.

Colaboración

Obama esbozó además una agenda para tratar la negativa de Corea del Norte a renunciar a su programa nuclear.

Estados Unidos y China "deben continuar nuestra colaboración para lograr la desnuclearización de la península coreana y dejar claro a Corea del Norte que el camino a la seguridad y el respeto puede ser recorrido si cumplen con sus obligaciones", dijo Obama.

Previamente, Geithner sostuvo que China puede jugar un rol de importancia en la restauración del crecimiento económico global al seguir alentando un mayor consumo en el país y exportando menos.

"El éxito de China en cambiar la estructura de su economía hacia un crecimiento impulsado por el mercado interno, incluyendo un mayor rol para el gasto de los ciudadanos chinos, será una contribución enorme a un crecimiento global más rápido, equilibrado y sostenido", dijo Geithner al dirigirse al encuentro.

Geithner oficia de anfitrión, junto con la secretaria de Estado Hillary Clinton, del encuentro bilateral, que se celebrará mayormente a puertas cerradas entre el lunes y el martes.

El anterior Gobierno de George W. Bush inició estas rondas de diálogos en el 2005 entre los jefes de las finanzas de ambos países. Pero la administración de Barack Obama amplió los encuentros para incluir una dimensión diplomática y redujo su frecuencia a una vez al año, en vez de dos veces como era antes.

En un editorial conjunto publicado el lunes en el Washington Post, Clinton y Geithner destacaron la creciente importancia de mantener relaciones cercanas con China, a medida que aumenta la influencia del gigante asiático.

"Dicho simplemente, pocos problemas globales pueden resolverse por Estados Unidos o por China en soledad. Y pocos pueden ser resueltos sin Estados Unidos y China juntos", decía el editorial.

En declaraciones de apertura antes de que el encuentro pasara a celebrarse a puertas cerradas, Clinton dijo que las conversaciones apuntaban a poner el diálogo entre los dos países en un nivel más alto.

"Este diálogo (...) marca el comienzo de un esfuerzo sin precedentes para establecer los cimientos de una relación positiva y cooperativa entre China y Estados Unidos en el siglo XXI", sostuvo Clinton.

Ahora ve
El papel del gobierno de Obama sobre la presunta injerencia rusa en elecciones
No te pierdas
ç
×