Tesoro toma distancia de calificadoras

El departamento se resiste a los llamados para ayudar a la credibilidad de las calificadoras; argumenta que sólo forzaría a los inversionistas a depender aún más de las calificaciones.

El Gobierno estadounidense se resiste a ceder a los llamados para ayudar a asegurar la credibilidad de las agencias calificadoras de crédito, argumentando que esto sólo forzaría a los inversionistas a depender aún más de las calificaciones. Aunque las agencias calificadoras de crédito han sido acusadas de otorgar altas calificaciones a productos complejos que posteriormente perdieron su valor, el Gobierno no debería entrar a regular la metodología o desempeño del sector, dijo un alto funcionario del Tesoro al Congreso el miércoles.

"Hacer eso pone al Gobierno en la posición de validar a los actores del sector privado y exacerbaría la dependencia de las calificaciones", dijo Michael Barr, secretario asistente del Tesoro para instituciones financieras.

Moody's, Standard & Poor's y Fitch Ratings han sido acusadas de contribuir a la crisis financiera por no hacer lo suficiente para advertir los riesgos que acarreaban los valores ligados a las hipotecas de mala calidad.

Muchos legisladores se han mostrado indignados por el desempeño de las agencias calificadores y han buscado mecanismos para transparentar estas entidades.

"Necesitamos restablecer la confianza de que una calificación signifique lo que dice", dijo el legislador demócrata Charles Schumer, quien presentó un proyecto de ley el miércoles para ayudar a prevenir que los bancos y otros emisores de bonos compren las mejores calificaciones para sus productos.

La Comisión de Bancos del Senado sostuvo una audiencia el miércoles para examinar el plan del Gobierno que busca reformar la industria de la calificación de crédito.

Como parte de su plan amplio para reformar el sistema de regulación financiera de Estados Unidos, el Gobierno ha propuesto aumentar la transparencia y establecer medidas para combatir lo que algunos consideran conflictos de intereses de las agencias calificadoras.

Muchas de sus propuestas ya están siendo discutidas por la Comisión de Valores (SEC por sus siglas en inglés), que ha adoptado medidas para dar más información a los inversionistas sobre cómo las agencias determinan una calificación para un producto complejo como un bono respaldado por hipoteca.

La SEC también contempla medidas para prevenir las denominadas compras de calificaciones y analiza establecer que los emisores de bonos publiquen la calificación preliminar obtenida de las agencias de crédito antes de que escojan una agencia que evalúe su producto.

Las agencias de calificación crediticia reciben pagos por evaluar los productos de los bancos o entidades emisoras de bonos. Los críticos afirman que en este modelo de pagos hay un conflicto de interés.

Barr se mostró en contra de la adopción de un determinado modelo de negocios y dijo que la diversidad de modelos era necesaria.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los senadores se mostraron frustrados por la dominación de las agencias Moody's, Standard & Poor's y Fitch Ratings.

"Todo el mundo concuerda en que el modelo de calificación actual ha fracasado, especialmente para los productos de estructura compleja. Debemos acabar con la dominación de las dos o tres agencias principales", dijo el senador republicano Jim Bunning.

Ahora ve
Una estación de bomberos se convierte en centro de acopio
No te pierdas
×