La ‘sombra’ de Summers en la Fed

El principal asesor económico de Barack Obama era uno de los candidatos a suceder a Ben Bernanke; expertos dicen que se haber sido elegido, los mercados dudarían por la autonomía del banco central.
Lawrence Summers  (Foto: Archivo AP)
WASHINGTON (CNN) -

El presidente estadounidense, Barack Obama, parece haberse librado de un potencial dolor de cabeza al decidir mantener a Ben Bernanke al mando del banco central en lugar de optar por su asesor económico Lawrence Summers.

En sus siete meses de Gobierno, el presidente ya ha enfrentado serias dificultades en el Congreso por sus políticas de reforma al sistema de salud y en materia de cambio climático, y podría haber enfrentado una nueva dura batalla de haber optado por Summers, conocido por su estilo directo, sin filtros.

Con su decisión, Obama podría continuar gozando de los beneficios de ambos mundos. Su determinación apunta a un deseo de estabilidad con Bernanke, de 55 años, en la Reserva Federal y Summers, de 54 años, aún como jefe del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca.

"Nadie puede hacer lo que hace Summers como el hombre de confianza del presidente en términos económicos", dijo un funcionario de Gobierno al ser consultado sobre los artículos periodísticos en que se hablaba de una ambición de Summers por el puesto a cargo de la Fed.

El funcionario señaló que Summers, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Rahm Emanuel, y el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, respaldaron el nombramiento de Bernanke.

Antiguo secretario del Tesoro, Summers es conocido tanto por un intelecto sorprendente como por sus modales, frecuentemente bruscos.

Durante su gestión como presidente de la Universidad de Harvard se vio envuelto en una polémica cuando sugirió que las mujeres podrían tener menos capacidad innata para la ciencia que los hombres.

Al ser uno de sus asesores más cercanos, si Obama hubiese elegido a Summers como encargado de la Fed, los mercados podrían haber reaccionado de manera negativa por los temores sobre la independencia de la Fed.

Summers pertenece al Partido Demócrata al igual que el presidente, mientras que Bernanke forma parte de los sectores más moderados del Partido Republicano y su primer nombramiento en el cargo estuvo en manos del ex presidente George W. Bush.

Hasta el lunes, los actores del mercado apostaban en la plataforma Intrade que Bernanke sería confirmado en el cargo para otro período por un margen de 3 a 1.

Al dejar de lado a Summers, Obama no mostró una falta de confianza en su principal asesor económico, sino que decidió tomar una decisión segura.

Tony Fratto, funcionario del Gobierno de Bush, dijo que Obama tomó la única opción lógica.

"Cambiar al presidente de la Fed en la situación actual hubiera sido un riesgo innecesario, y potencialmente problemático", escribió Fratto en su blog The Roosevelt Room.

"La entrada de un nuevo presidente para completar los asuntos sin concluir del banco central en este momento ahuyentaría la confianza de los participantes del mercado, de los economistas, y de las contrapartes extranjeras y sólo se hubiera sumado a la incertidumbre", escribió Fratto.

 

Ahora ve
Latinoamérica tiene mucho por hacer para frenar el acoso sexual, dice la CEPAL
No te pierdas
×