G20 discutirá cómo evitar otra crisis

Se reúnen casi un año después de que el sistema financiero estuviera al borde del colapso; y cuando los datos del segundo trimestre muestran que varias naciones salen de la recesión.
LONDRES (CNN) -

La crisis inmediata puede haber pasado, pero los funcionarios del G20 que se reúnen la próxima semana aún deben encontrar la forma de reajustar la economía global para que el mundo no esté condenado a repetir el pasado.

Casi un año después de que todo el sistema financiero estuviera al borde del colapso, los ministros de Finanzas y banqueros centrales del Grupo de los 20 países desarrollados y en vías de desarrollo se verán en Londres el 4 y el 5 de septiembre para discutir qué harán a continuación.

Desde que sus líderes se encontraron por última vez en abril, la peor recesión global desde la Gran Depresión parece estar terminando, luego de que los datos del segundo trimestre en varias naciones mostraran expansión y de que las bolsas avanzaran por el optimismo de que volverán los buenos tiempos.

Pero los responsables del G20 serán más cautos, incluso a pesar de que en la agenda figurará como prioridad el debate de estrategias de salida de los inmensos estímulos fiscales y monetarios que aplicaron en sus economías.

"Es vital que los países tengan una estrategia de salida pero nosotros tenemos muy claro que las intervenciones deben continuar todo el tiempo que sea necesario", dijo el miércoles a Reuters una fuente del Gobierno británico.

Los banqueros centrales de todo el mundo que la semana pasada se reunieron en Jackson Hole, Estados Unidos, presentaron el mismo mensaje. Dijeron que los estímulos extraordinarios de los Gobiernos y los bancos centrales no deben ser retirados muy pronto.

Si bien el G20 deberá caminar por un sendero muy estrecho para tratar de convencer a los mercados de que tienen planes creíbles de retiro del estímulo en una forma ordenada, asegurando que no descarrilarán la recuperación, los analistas advierten que también debe actuar para resolver los desequilibrios globales.

"Este encuentro del G20 es tan importante como la cumbre de Londres en abril", dijo Gerard Lyons, economista de Standard Chartered en Londres. "Las dos cuestiones que se destacan son las estrategias de salida y los desequilibrios globales".

El primer ministro británico, Gordon Brown, convirtió en uno de sus temas favoritos la búsqueda de "futuras fuentes de crecimiento, o cómo puede sobrevivir la economía mundial sin depender exclusivamente del exigido gasto del consumidor estadounidense. Este tema también figurará alto en la agenda de la semana próxima.

Economistas y funcionarios dicen que encontrar una respuesta creíble a esa pregunta podría fijar el curso de la economía global por otra década.

Si bien en los papeles desde hace tiempo existe acuerdo en que las naciones con grandes déficit en cuenta corriente tienen que ahorrar más y los países de enormes superávit tienen que gastar más, en la práctica eso ha sido difícil de lograr.

Hasta ahora hay pocas señales de que la crisis ha cambiado las estrategias que impulsan los países superavitarios, que tienen en mente sus propias políticas domésticas.

La canciller alemana, Angela "Merkel ha dejado bien claro que la maquinaria exportadora alemana no será una de las víctimas de la crisis", dijo Marc Chandler, estratega cambiario de Brown Brothers Harriman en Nueva York.

"En Japón, el PDJ (el Partido Demócrata de Japón, en la oposición) podría llegar al poder el 30 de agosto, pero no muestra visión ni deseo de debilitar la única parte de la economía que ha mostrado algo de vida: las exportaciones".

Pero quizá el tema que más sostiene los desequilibrios globales no sea muy mencionado en la reunión de la próxima semana: la supuesta infravaloración de las monedas asiáticas, como el yuan chino.

Ahora ve
Donald Trump celebra el récord del Dow Jones
No te pierdas
×