Reforma fiscal, reto del nuevo Congreso

El presidente Calderón necesita de la aprobación del proyecto para amortiguar la crisis económica; sin embargo, en la nueva Cámara de Diputados la oposición será la que mandará.
calderon-mexico-elecciones-AP.jpg  (Foto: AP)
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

La aprobación de una esperada reforma fiscal que ayudaría a México a enfrentar la peor recesión económica en décadas será el principal desafío para el Congreso, que este martes inició sesiones estrenando una nueva Cámara de Diputados donde la oposición será la que mandará.

El Gobierno del presidente Felipe Calderón, que enviará al Legislativo a más tardar dentro de una semana un proyecto fiscal con el presupuesto del 2010, necesita reformas para amortiguar la crisis, que arrastraría la economía a una caída de hasta el 7.5% este año según el banco central.

El proyecto -que buscará aumentar la recaudación tributaria de México, en relación al PIB una de las más bajas de Latinoamérica- se debatirá en momentos en que calificadoras han amenazado con rebajar la nota soberana del país, hoy en grado de inversión, si no mejora su posición fiscal.

"Lo que queremos lograr es el fortalecimiento de las finanzas públicas para dar liquidez a programas del Gobierno", dijo el diputado oficialista Julio Castellano, uno de los 500 nuevos parlamentarios de la cámara baja que este martes iniciaron sesiones en el Congreso bicameral.

"La aprobación de la reforma fiscal es un reto por la enorme expectativa sobre lo que el Poder Legislativo puede hacer para mejorar la situación económica del país", agregó.

Los proyectos de Calderón podrían complicarse porque el Partido Acción Nacional (PAN) perdió decenas de bancas en las elecciones de julio para renovar la cámara baja, y el opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI) es ahora la primera fuerza.

En el Senado, que será renovado dentro de tres años, el partido de Calderón todavía tiene mayoría relativa.

No a reformas impopulares

Líderes parlamentarios del PRI han dicho que están dispuestos a llegar a acuerdos con el Gobierno en busca de que México transite de la mejor manera posible por la crisis.

Pero el partido opositor evitaría aprobar reformas impopulares para no perder terreno con miras a las elecciones presidenciales del 2012, según analistas.

Medios locales han barajado varios elementos que podrían estar incluidos en el proyecto de reforma fiscal que enviará Calderón, que van desde aumentar impuestos hasta una polémica extensión del IVA a los alimentos y medicamentos.

"No estamos hablando que implementemos nuevos impuestos, sobre todo en momentos tan difíciles para la economía nacional, pero sí que busquemos conjugar una mayor recaudación con un mejor gasto", dijo el lunes el jefe de los senadores del PRI, Manlio Fabio Beltrones.

Mientras tanto, el nuevo jefe de los diputados priístas, Francisco Rojas, dijo el martes que su partido pedirá en las discusiones fiscales revisar los regímenes especiales por los que varios sectores pagan menos impuestos y evaluar un posible recorte en la burocracia del Gobierno para reducir el gasto.

El Gobierno ha dicho que para amortiguar el golpe en los ingresos que sufriría en el 2010 podría reducir el gasto, subir la recaudación fiscal y apoyarse temporalmente en un déficit que ayude a completar los fondos que harán falta el próximo año ante la caída de la economía.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Analistas han sugerido que México debería hacer más eficientes sus impuestos y subir los precios de los combustibles para tapar el enorme hueco fiscal en sus finanzas públicas el próximo año, que el Gobierno estima en 300,000 millones de pesos (23,000 millones de dólares).

 

Ahora ve
Jesús Campos relata su encuentro con Stephen Paddock, el pistolero de Las Vegas
No te pierdas
×