La FDIC necesita un rescate

La Corporación Federal de Seguros de Depósito de EU debe reponer el fondo de seguro bancario; pedir dinero al Tesoro podría ser la mejor opción ante el continuo colapso de los bancos.
sheila-bair-fdic-AP.jpg  (Foto: AP)
Colin Barr
NUEVA YORK (Fortune) -

Es hora de que Sheila Bair deje de temer a las políticas de rescate y le pida ayuda al gobierno. Bair es la presidenta de la Corporación Federal de Seguros de Depósito (FDIC, pos sus siglas en inglés), la agencia federal que administra el fondo de seguros que está respaldado por los ahorros de millones de estadounidenses.

El fondo es pagado por los bancos que se benefician de él, pero ha sido empobrecido por una ola de fracasos bancarios que no se aplacará pronto.

La junta de la FDIC se reunirá el martes para discutir cómo recaudar dinero para restaurar el fondo, aunque no hay suficientes opciones disponibles.

Bair podría fácilmente tomar el dinero prestado del Departamento del Tesoro, donde la FDIC tiene una fuerte línea de crédito, pero la agencia no lo ha hecho en casi 20 años, desde que se atravesó la última crisis bancaria. Además, con la furia de los rescates invadiendo todo el ambiente, Bair ha dejado claro que no está dispuesta a romper ese precedente.

La semana pasada, Bair dijo que exprimir la línea de crédito del Departamento del Tesoro implica una "cuestión filosófica" para los banqueros y para sus reguladores. El punto central es saber si habrá una red de seguridad para las posibles pérdidas o para "emergencias inesperadas". 

Ese comentario recordó a la gente que por muy fuerte que sea la carga en la FDIC (94 bancos han fracasado este año, además de los 25 que cayeron el año pasado), la agencia sigue tomando sus precauciones por el posible colapso de otra institución multimillonaria gigantesca.

Otro peligro es que la FDIC no tome acciones de transparencia oportunas, pues el público podría perder la confianza (una vez más) en el sistema bancario, sobre todo ahora que las malas noticias sobre los fracasos bancarios seguirán apareciendo.

"No entiendo por qué Sheila no usa su línea de crédito del Departamento del Tesoro para recapitalizar el fondo, de la misma forma que alienta a los bancos en situaciones similares para que ellos se vuelvan a capitalizar", dijo Ken Thomas, consultor bancario con base en Miami que testificó ante el Congreso con respecto al financiamiento de seguros de depósito.

"Al hacerlo", agregó Thomas, "ella estaría poniendo fin al crecimiento y a la incertidumbre sobre la reducción del fondo, lo cual no hace nada más que restarle confianza a la FDIC, y esa es la principal preocupación".

Lo que Bair prefiere hacer es lo que la agencia hace comúnmente: recolectar financiamiento directamente por parte de los bancos, o regresar a lo que ella describe como "otras herramientas", como recaudar dinero emitiendo deuda a los bancos.

La FDIC ha advertido a los bancos que tal vez tendrán que pagar otra cuota especial para apoyar el fondo de seguros, cuyo balance cayó a una baja de 17 años de 10,000 millones de dólares este verano.

Pero los bancos, a quienes se les impuso una cuota especial este año, advierten que un impuesto en sus ya débiles portafolios podría obligar a algunos a tomar medidas extremas y probar la recuperación económica que ha estado ocurriendo cautelosamente desde la primavera.

Y esta vez puede que no estén fanfarroneando; la industria reportó pérdidas de 3,700 millones de dólares en el segundo trimestre, donde una de cada cuatro instituciones no era lucrativa. La FDIC clasifica a más de 400 instituciones (cerca del 5% de sus miembros) como "en problemas".

Sean cuales sean los problemas de la industria, varios comentaristas han descartado la opción de que la FDIC use su crédito en el Departamento del Tesoro como otro rescate. La agencia tiene una línea de crédito de 100,000 millones de dólares con la Secretaría del Tesoro, y gracias a una ley aprobada el año pasado, tiene autoridad para tomar hasta 500,000 millones de dólares en 2010 en caso de alguna emergencia.

Dado que la industria no ha pagado primas por seguros en los últimos diez años, es fácil ver por dónde viene el resentimiento por la reciente demanda de financiamiento por parte de los contribuyentes.

Entre 1997 y 2006, la industria obtuvo 1.28 billones de dólares en ganancias operacionales pre-impuestos, según información de la FDIC. Durante ese período, gracias a una ley de 1996 que prohibía que la agencia evaluara a bancos capitalizados, los bancos pagaron sólo 672 millones de dólares en primas de seguros.

Aún considerando los problemas actuales de los bancos (así como las leyes federales que obligan a las industrias a repagar por completo los préstamos de la Secretaría del Tesoro en su momento), la opción de tomar dinero de la línea de crédito está ganando adeptos en lugares inesperados.

El republicano Barney Frank, por Massachussets, presidente del comité de Servicios Financieros de la Cámara, dijo esta semana que cree que usar la línea de crédito es la forma más “limpia” de resolver los problemas de financiamiento de la FDIC.

Y Thomas, quien propuso dos veces en los últimos años que se aumentara el tamaño mínimo del fondo de seguros de depósito para que el fondo de la FDIC no volviera a experimentar la insolvencia por la que pasó a principios de la década de los noventa, descarta ese tipo de rescate por ser sólo un señuelo.

“Ella no quiere que esta idea llegue al Departamento del Tesoro, pues cree que podría dar la impresión de ser un “rescate” federal, pero esto no tiene sentido, pues todos saben que la FDIC está respaldada por completo por la fe y el crédito estadounidense”, dijo Thomas.

Sin importar lo que se piense por fuera, la junta de la FDIC (dirigida por Bair y completada por dos miembros de la FDIC y otros reguladores bancarios federales) tomará una decisión pronto. Un vocero de la FDIC dijo que es probable que la agencia proponga alternativas fuera del ojo público, en vez de tomar decisiones inmediatas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El cambio en el debate parece haber dejado desconcertada incluso a la presidenta experta en la política. 

“La dinámica política en torno a esto es interesante”, dijo Bair este mes después de su discurso en la Universidad de Georgetown. “La gente cambia de no querer involucrar a los contribuyentes a querer involucrarlos”.

Ahora ve
La vida y la muerte de la princesa Diana sacudieron a la realeza británica
No te pierdas
×