El TARP deja 200,000 mdd en el limbo

El programa de rescate financiero habría provocado grandes pérdidas para los contribuyentes de EU; algunos expertos dicen que salvó a la economía, otros creen que sólo evitó un colapso inminente.
dolar-billete-dinero-5-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
David Goldman
NUEVA YORK -

Se estima que los contribuyentes ya han perdido entre 100,000 y 200,000 millones de dólares en el Programa de Alivio para Activos en Problemas (TARP, por sus siglas en inglés): el rescate del mercado financiero de 700,000 millones de dólares del Departamento del Tesoro. Aunque eso no es poca cosa, varios expertos dicen que el TARP ayudó a rescatar a la economía de una segunda Gran Depresión, aunque hay otros que argumentan que los miles de millones de dólares que los contribuyentes proporcionaron simplemente retrasaron un colapso épico inevitable del sector financiero.

Hace un año, cuando los mercados financieros se veían confusos, la administración de Bush y sus partidarios en el Congreso dijeron que el TARP sería usado para comprar activos en problemas de los bancos, y sería una inversión que incluso podría volverse rentable.

Pero el TARP, que celebra su primer aniversario el 3 de octubre, ha sido usado para varios programas que no pretendía apoyar inicialmente, como el rescate de AIG, la ayuda a los fabricantes de autos y el apoyo a los dueños de hogares en problemas.

Las cuentas rápidas: de los 700,000 millones de dólares autorizados, el Departamento del Tesoro sólo ha necesitado hacer uso de sólo 450,000 millones de dólares.

Cerca de la mitad se ha destinado a invertir en cientos de instituciones financieras a cambio de acciones preferenciales. De esos programas, el gobierno ha recuperado 71,000 millones de dólares mediante el repago y 12,000 millones de dólares por medio de garantías y dividendos.

La otra mitad del TARP se ha dirigido a programas de préstamos de emergencia mucho más riesgosos y a otras iniciativas de no-préstamo. Una gran cantidad de ese dinero se volverá a filtrar en los cofres del Departamento del Tesoro en algún momento, pero otro tanto no será recuperado.

  • Ayuda en ejecuciones hipotecarias: el Departamento del Tesoro dijo que no recuperará nada por parte de un programa de moderación de ejecuciones hipotecarias llamado Hogares Asequibles. Hasta el momento, el Departamento del Tesoro ha gastado 22,300 millones de dólares y eventualmente gastará 50,000 millones de dólares en dicho programa.
  • Fabricantes de autos: los contribuyentes han enviado 83,500 millones de dólares a los fabricantes de autos, 2,100 millones de dólares de los cuales ya han sido regresados. De los 50,000 millones de dólares en préstamos a General Motors, todo, excepto 6,700 millones de dólares se volvieron acciones comunes, y el Departamento del Tesoro calculó que cerca de 23,000 millones de dólares estarán sujetos a "recuperaciones mucho más bajas". De los 15,200 millones de dólares que se destinaron a Chrysler, el Departamento del Tesoro dijo que es muy improbable que 5,400 millones logren recuperarse.
  • AIG: la aseguradora en problemas recibió un rescate de 182,000 millones de dólares, de los cuales, 70,000 millones de dólares provienen del TARP. Hasta ahora, el Departamento del Tesoro ha prestado 44,000 millones de dólares a AIG, y los economistas tienen sus reservas con respecto a la recuperación completa de dicha cantidad. La compañía ha prometido pagar su préstamo del TARP entre tres y cinco años, pero la aseguradora ya moró en tres pagos de dividendos y no pagará la mayor parte del resto de sus préstamos.
  • Citigroup: el Departamento del Tesoro convirtió todo el préstamo de emergencia de 20,000 millones de dólares de Citigroup en acciones comunes. Los expertos de la industria financiera han resaltado que aunque las acciones de Citi van 365% arriba, comparado con su punto más bajo en marzo, el Departamento del Tesoro no convirtió las acciones en participación común sino hasta finales de julio, perdiéndose gran parte de esa recuperación.
  • Otros programas: los economistas también dudan si compañías como GMAC, Bank of America y CIT podrán pagar al menos algo del dinero prestado. GMAC no pasó las pruebas de estrés de capital de mayo, y varios creen que el gobierno convertirá sus préstamos de 13,500 millones de dólares en acciones comunes. Hay 45,000 millones de dólares pendiendo de un hilo con Bank of America, quien aún lucha por resolver de la mejor manera posible su acuerdo con Merrill Lynch. Mientras tanto, CIT se acerca a la bancarrota, lo que pone en riesgo los 2,300 millones de dólares del préstamo.

Y así es como los expertos financieros calcularon los 100,000 a 200,000 millones de dólares que el Departamento del Tesoro podría perder.

Por qué valió la pena: "Se nos presentó el peor panorama en septiembre pasado: el colapso de los mercados financieros", dijo Steven Adamske, vocero del Comité de Servicios Financieros del Congreso. "Para cualquiera que temiera perder algo de dinero con esa situación, valía la pena hablar de los billones de dólares que podrían perderse en ahorros para el retiro y en los muchos más empleos que se hubieran perdido".

Hay otros que incluso creen que el valor del TARP no puede ser calculado en dólares.

"Hay porciones monetarias del TARP cuyo regreso nunca será visto", dijo Lawrence Kaplan, ex consejero especial de la Oficina de Servicios Económicos, quien ahora es consejero en el despacho de instituciones financieras, Paul Hastings. "Pero hemos visto un regreso económico significativo que es más grande que solamente dólares".

Para algunos, la alternativa simplemente era muy riesgosa como para tomarse.

"La gente nunca entenderá las dimensiones de la caída que nunca vimos: nadie habría tenido crédito, nadie habría tenido acceso a sus ahorros", dijo Edward Gainor, socio en Bingham McCutchen en Washington, quien representa fondos relativos a activos en problemas. "Como sociedad, no debemos arrepentirnos de la inversión de cierta cantidad para prevenir que todas las llantas de auto salieran volando".

Por qué no valió la pena: Hay varios expertos en el sector financiero que dicen que el TARP fue un error.

"Si recibes un tratamiento muy caro que salva tu vida, pero no logras eliminar el problema principal, puede ser que no vuelva a presentarse en un buen rato, pero regresará por ti otra vez", dijo Simon Johnson, profesor de Economía Mundial y Administración en MIT.

Johnson argumenta que el gobierno tuvo una oportunidad con el TARP para solucionar de raíz lo que tenía enferma a la economía: los reguladores pudieron haberse deshecho de las malas administraciones de algunos corporativos, pudieron haberse asegurado de que los bancos tuvieran menos poder económico y pudieron haber reformado las regulaciones para liberar a las instituciones financieras de prácticas irresponsables. Aunque la administración de Obama está impulsando las reformas regulatorias ahora, Johnson dijo que las soluciones no son suficientes porque no hay la misma voluntad política para asegurar que los eventos del año pasado no vuelvan a ocurrir como sucedió durante la crisis.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Como resultado, Johnson y otros expertos alegan que existe una dicotomía falsa entre el rescate proporcionado por el Departamento del Tesoro y el fracaso épico de la economía.

"Hay varias preguntas sobre el manejo del TARP, porque se volvió mucho más impertinente en la economía de lo que debió haber sido", dijo James Gattuso, socio en Heritage Foundation, quien atiende políticas regulatorias. "El mercado era mucho más resistente de lo que se creía, pero en vez de aprovecharlo, le dimos dinero a compañías como AIG y a los fabricantes de autos. Nunca volveremos a ver ese dinero".

Ahora ve
Jabones usados en hoteles de lujo representan una esperanza para Haití
No te pierdas
ç
×