México enfrenta la debacle de Pemex

Los problemas de la paraestatal surgieron por la poca inversión hecha en los regimenes priistas; actualmente no hay capital para ir a aguas profundas, lo que podría ayudar a paliar la crisis.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La economía mexicana tampoco se salvó de los múltiples golpes dados por la crisis económica mundial, sobre todo por su cercanía a Estados Unidos. Pero además de estas dificultades, México tiene que enfrentarse al problema de dejar de ser un país productor de petróleo para convertirse en un importador para 2017, ya que 23 de sus 32 pozos petroleros más grandes, están en clara decadencia, publicó la revista The Economist en su más reciente edición.

El ejemplo más claro de lo anterior es el caso de Cantarell, el pozo más importante del país. En 2004 se producían 2.1 millones de barriles al día, en la actualidad apenas se alcanzan los 600,000 barriles diarios.

La revista publica que la Secretaria de Hacienda y Crédito Público intenta salvar a la paraestatal con algunos impuestos que desafortunadamente no han logrado vencer al sistema de recaudación más débil de América Latina.

En México, la Constitución prohíbe inversión privada en hidrocarburos. Esta legislación se aplica desde que el presidente Lázaro Cárdenas expropió a la industria petrolera en 1938 y creó el monopolio estatal Petróleos Mexicanos que siempre ha sido controlado por políticos, principalmente por miembros del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Aunque el verdadero problema de Pemex es que siempre ha estado en manos de líderes sindicales y no precisamente en las de los mexicanos.

De 1983 al 2000, la inversión anual de Pemex alcanzó los 3,000 millones de dólares. Una vez que el PAN logró sacar al PRI de Los Pinos, se comenzó a invertir más en la paraestatal. Pero los altos costos de trabajo y de renovación de equipo absorbieron la mayoría del posible crecimiento de la empresa.

Gran parte del dinero ganado con las primeras inversiones panistas, fueron dirigidos a un pozo en Chicontepec, Veracruz, con el cual las autoridades esperaban sustituir a Cantarell, aunque éste, no dará más de 29,000 barriles diarios.

El análisis de The Economist hace hincapié en la oportunidad que puede existir en aguas profundas del Golfo de México en donde se piensa que puede haber hasta 50 billones de barriles de petróleo.

México apenas ha drenado 10 pozos en aguas profundas, pero no ha encontrado nada espectacular. Sin duda ha sido por falta de experiencia, tecnología y de capital.

Incluso si el país aceptara inversión privada para la explotación petrolera, el monto anual requerido sería de 10,000 millones de dólares aproximadamente, de acuerdo al analista David Shields.

El presidente Felipe Calderón ha intentado solucionar el problema y bajo su mandato se logró aprobar una ley petrolera que supuestamente hizo de la legislación algo mucho más flexible.

Para continuar con la implementación de esta ley, el presidente nombró a Juan José Suárez Coppel como titular de la paraestatal, su trabajo se deberá enfocar en negociar con compañías petroleras privadas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El mes pasado el mandatario hizo un llamado para aprobar una segunda reforma energética, lo cual es complicado si se considera que la primera ni siquiera se ha implementado y sobre todo cuando la oposición tiene mayoría en el Congreso.

 

Ahora ve
Independentistas protestan con retiros de los bancos que salieron de Cataluña
No te pierdas
×