La recesión reduce las muertes en EU

La disminución en el tasa de mortandad se debe a que la crisis propicia un estilo de vida más sano; la lección es que los empleados que trabajan demasiado pueden afectar negativamente al negocio.
ataud-muerte-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Geoff Colvin

Los ingresos de Hillenbrand, el principal fabricante de ataúdes de Estados Unidos, van a la baja. Hay que admitir que este dato parece la primera frase de un chiste, pero la razón de la escasez de cadáveres trae consigo varias lecciones para los políticos y líderes de negocios.

El director ejecutivo de Hillenbrand, Kenneth Camp, explicó el principal problema de su compañía en una conferencia telefónica con algunos analistas: "la cantidad de muertos sigue disminuyendo".

Mientras el país sobrelleva la recesión más larga desde hace 75 años, los estadounidenses en todo el territorio no se están cayendo como moscas. De hecho, hay una epidemia virtual de gente no muriendo.

El aumento en la vida era predecible; la verdad, poco conocida pero bien documentada, es que las tasas de mortandad bajan y los buenos hábitos mejoran durante épocas económicas distintas. 

Christopher J. Ruhm, economista de la Universidad de Carolina del Norte, realizó investigaciones exhaustivas que muestran que un aumento de 1% en las tasas de desempleo reduce la tasa de mortandad 0.5%. Esos son los resultados de Estados Unidos, pero otros estudios muestran el mismo fenómeno en España, Alemania y los otros 23 países de la OCDE.

La principal razón por la que la gente vive más durante una recesión es porque se vuelven más saludables, no porque tengan que enfrentar menos casos externas de muerte, como accidentes, los cuales disminuyen porque la gente maneja menos.

Es más, la evidencia de las mejoras en la salud se muestra más allá de la reducción de la mortandad: a medida que empeora el desempleo, los problemas médicos generales se vuelven menos prevalentes. Cuando la economía se enferma, la gente se vuelve más saludable.

Una razón importante parece ser que la gente adopta estilos de vida más inteligentes durante las recesiones, sobre todo aquellas personas con los peores hábitos de salud. Los fumadores dejan de fumar, los perezosos van al gimnasio, incluso los muy obesos comienzan a perder peso. Si combinamos estas mejorías, la salud de la nación también mejorará, incluso durante el corto plazo de una recesión típica.

La pregunta obvia es por qué la gente mejora sus hábitos cuando los tiempos empeoran. Existen análisis estadísticos que muestran que los ingresos más bajos no son la razón. Al parecer, los consumidores en aprietos no buscan estar en buena forma porque tal vez tendrán que ir en bicicleta al trabajo o tendrán que sobrevivir comiendo avena y lechuga.

En vez de eso, una razón parece ser el tiempo libre extra. No tener trabajo significa que hay más tiempo para ir al gimnasio o para ir a dar un paseo. El ejercicio lleva a la pérdida de peso, y las investigaciones muestran que está correlacionado con fumar menos (cuya causa no queda del todo clara). Estar desempleado o trabajar menos también significa que hay más tiempo para dormir, lo que mejora la salud.

Los legisladores en Washington y los directores ejecutivos pueden obtener dos lecciones importantes del efecto que la recesión tiene en la salud:

Vida saludable, mejor que el seguro médico

Una lección para los legisladores en materia de cuidado a la salud es que su enfoque (nuestro sistema de seguridad y cuidado a la salud) no es la razón de los altos costos médicos de los estadounidenses. La reciente disminución de la mortandad es un recordatorio de que el principal culpable del aumento en los costos de cuidado a la salud es el estilo de vida. Es muy significativo que las recesiones reduzcan el tabaquismo, la inactividad y la obesidad.

"Esos tres factores conllevan a condiciones de mala salud crónicas", dijo el director ejecutivo de Cleveland Clinic, el Dr. Delos Cosgrove, "y las condiciones crónicas representan el 75% del costo del cuidado a la salud en Estados Unidos".

Si los legisladores aún no descubren cómo cambiar el estilo de vida de los estadounidenses (al parecer no lo han hecho), entonces no deberían esperar resultados dramáticos con sólo cambiar la forma en la que se paga por esos costos.

Más horas de trabajo pueden reducir la productividad

Una lección para las compañías es que es posible hacer que los empleados trabajen tanto que sea malo para el negocio. Si los empleados no encuentran el tiempo para realizar alguna actividad física, o están demasiado cansados después de una semana laboral de 60 horas, los empleadores pagarán el precio con una pérdida de productividad y mayores costos médicos.

Para Hillenbrand, la recesión puede estar disminuyendo sus ganancias, pero la compañía se está ajustando a la tendencia a largo plazo. Hace algunos años introdujo su línea de ataúdes Dimensions, para aquellos con tamaños excesivos. Las ventas son enérgicas.

Cómo tener una empresa saludable

1. Haz que sea fácil estar en forma.

No todas las compañías pueden costear un gimnasio de lujo en las instalaciones como lo hace Google, pero las membresías subsidiadas para los gimnasios cuestan casi nada a los empleados. Más compañías deberían ofrecerlas.

2. Penaliza los vicios.

Se pueden ofrecer incentivos financieros a los empleados con hábitos saludables, como lo hace Aetna, e incluso despedir a aquellos que no dejen de fumar, una política que CFI Westgate Resorts adoptó hace seis años. Y sí, es legal en casi cualquier lugar de Estados Unidos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

3. Enseña con el ejemplo.

Los empleados se enfocan en lo que le importa al jefe. Por ejemplo, todos en Alcoa saben que el director ejecutivo, Klaus Kleinfeld, maratonista, cree en que hay que llevar un estilo de vida saludable.

Ahora ve
El gobierno de Trump anuncia el fin del permiso temporal TPS para haitianos
No te pierdas
×