Las automotrices luchan por sobrevivir

Una mayor competencia y la crisis económica amenazan con estancar este mercado en Estados Unidos; la recuperación podría verse hasta que se vendan 12 millones de unidades al año, según expertos.
Automotriz  (Foto: CNN)
Chris Isidore
NUEVA YORK -

La industria automotriz ha sido bombardeada por una interminable ola de malas noticias desde hace un año, pero en las últimas semanas las cifras muestran un cambio positivo.

Ford Motor y Toyota Motor reportaron ganancias inesperadas durante el tercer trimestre del año. Chrysler Group anunció cambios en septiembre y espera mejorar sus ganancias operativas en el año fiscal actual.

La venta de autos en octubre no tuvo cambios significativos a la de hace un año, una señal alentadora que siguió al programa de "Dinero por Chatarra" de este verano. Las plantas armadoras han aumentado su producción una vez más y están recontratando a los trabajadores despedidos.

Aún así, los expertos creen que a pesar de las buenas noticias, la industria automotriz aún no cambia de página.

"Los resultados en Ford, Toyota y Chrysler son una señal de que las compañías van en la dirección correcta", dijo Tom Libby, presidente de la Sociedad de Analistas Automotrices. "Pero para nada se trata de un indicador de que las cosas estén bien".

Libby dijo que aunque las empresas hicieron un buen trabajo reduciendo costos, no será suficiente para generar ganancias sustentables a menos que haya un aumento significativo en la demanda de vehículos a nivel mundial.

Los ejecutivos en la industria también toman sus precauciones; aunque Chrysler pintó un panorama relativamente optimista, los ejecutivos de Toyota y Ford no se atreverían a predecir que los números rojos son un problema ya superado.

Los ejecutivos de Toyota dijeron que las mejoras en sus resultados no se deben sólo al programa "Dinero por Chatarra" y otros programas parecidos en todo el mundo, sino al gasto de capital limitado en la primera mitad de su año fiscal. Dijeron que será difícil repetir este mismo desempeño en lo que resta del año fiscal, es decir, en marzo.

Los ejecutivos de Ford predicen el regreso de las ganancias para 2011, pero tampoco se atreverían a decir que la compañía se mantendrá rentable desde ahora hasta ese entonces.

"La razón por la que suavizamos la noticia es porque no estamos seguros de la fuerza de la recuperación", dijo el presidente ejecutivo de Ford, Alan Mulally cuando se le preguntó por qué Ford no estaba haciendo predicciones rentables para 2010.

Los expertos dicen que los ejecutivos automotrices tienen toda la razón en estar tomando sus precauciones. La mayoría de los analistas esperan ventas a nivel mundial en esta industria de sólo 10 millones de vehículos en Estados Unidos este año, y un aumento de entre 11 y 11.5 millones el próximo año. Para ponerlo en perspectiva, las ventas anuales de 11.5 millones de autos seguirían siendo las segundas peores desde 1982.  

"Sigue habiendo una gran incertidumbre con respecto al consumidor, y con respecto al mejoramiento que tendrán las ventas", dijo Robert Schulz, analista de créditos automotrices en Standard & Poor's. "Las cosas deberían ser mejores para 2010, pero no extraordinariamente mejores".

David Cole, presidente del Centro de Investigación Automotriz en el centro intelectual de Michigan, dijo que las ventas podrían no mejorar tan significativamente como para tener un impacto fuerte. Indicó que si las ventas superaran los 12 millones de autos el próximo año, la industria podría tener una recuperación otra vez. 

"Estamos cerca", dijo. "Las cosas están definitivamente en mejor forma desde un punto de vista de costos, e incluso un pequeño aumento en la demanda podría generar ganancias rápidamente".

Para asegurarse, existen otros factores importantes, además de la economía, que deberá encarar la industria.

Libby dijo que habrá una competencia más fuerte por parte de General Motors y Chrysler debido a las mejoras que crearon durante sus respectivas bancarrotas. Además, Hyundai Motor, con sus marcas Hyundai y Kia, se ha convertido en un jugador importante en el mercado estadounidense.

"Estará más repleto desde varias perspectivas", dijo Libby.

Schulz dijo que su temor particular es que los fabricantes de autos puedan perder rápidamente mucho dinero otra vez si responden al cambio en la demanda con una producción excesiva. Eso podría hacer que los inventarios excedan su capacidad y que los incentivos de ventas sean más destructivos para las ganancias que cualquier otro factor.

Además del aumento en la competencia, la industria debe atender los estándares de ahorro de combustible y las nuevas tecnologías, como los híbridos enchufables, que tendrán problemas para registrar ganancias a corto plazo.

El destino final de la industria radica en gran parte en el hecho de que la demanda del consumidor se siga retrayendo. Cole explicó que cualquier otro impacto fuerte en el precio del petróleo podría deshacer las esperanzas de que llegue una recuperación sustentable para la industria.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con el desempleo alcanzando el 10.2% en octubre, y con la confianza del consumidor aún hundiéndose, varios expertos no creen que la economía sea lo suficientemente fuerte como para darle a la industria el rebote que necesita.

"Habrá ciertas mejoras: la gente ahora puede obtener préstamos", dijo Schulz. "Lo más importante es que quieran tomar dinero prestado o estén listos para comprar".

Ahora ve
La película ‘Cartas a Vincent’ llega a México
No te pierdas
×