¿EU necesita otra ronda de estímulos?

La mayoría de los economistas cree que la recesión que comenzó en diciembre de 2007 llegó a su fin; sin embargo, algunos consideran que se requiere más ayuda para mantener el curso de la recuperación.
dólares  (Foto: Jupiter Images)
Chris Isidore
NUEVA YORK -

La economía estadounidense parece estar mejorando, pero algunos economistas alegan que se requiere de otra ronda de estímulos para mantener el curso de la recuperación. 

En febrero, el Congreso aprobó el estímulo más extenso del que se tiene registro: un paquete de 787,000 millones de dólares que incluía ayuda a los estados y a los Gobiernos locales, dinero para proyectos de trabajo público, ayudas fiscales y más apoyo a los desempleados.

Ahora, con la ayuda de ese paquete, la mayoría de los economistas cree que la recesión que comenzó en diciembre de 2007 llegó a su fin en algún punto de este verano.

Pero el desempleo ha seguido al alza, llegando en octubre a su punto más alto en 26 años: 10.2%. Ahora existen ciertos temores de que la economía pueda volver a caer en la recesión en algún momento del próximo año. Este temor puede estar llamando a otra ronda de ayuda federal.

El caso de mayor estímulo

Mark Zandi, economista en jefe de Economy.com de Moody's, dijo que se necesita un estímulo nuevo de entre 125,000 y 150,000 millones de dólares, y que entre 50,000 y 60,000 millones de dólares de dicha cantidad deberá dirigirse a mayores extensiones en beneficios de desempleo, más allá de lo que el Congreso aprobó la semana pasada.  

Una gran porción de los financiamientos del nuevo estímulo podría ser empleado para proveer mayor ayuda a los Gobiernos estatales y gubernamentales.

Zandi dijo que sin otro paquete de estímulos, "las probabilidades de regresar a la recesión aumenta junto con el increíblemente débil mercado laboral".

Zandi no está solo en su llamado a más estímulos. El miércoles, el Centro de Presupuestos y Prioridades de Políticas, un centro intelectual que se concentra en los asuntos financieros de los Gobiernos estatales y locales, pidió más ayuda a los estados.

El centro calculó que se requiere de 50,000 millones de dólares en ayuda adicional para los Gobiernos locales y estatales, y agregó que los recortes en los presupuestos para estados podrían ocasionar una pérdida de 900,000 empleos el próximo año si no llega la ayuda federal adicional.

Robert Greenstein, director ejecutivo del centro, dijo que la solicitud de un mayor estímulo se justifica, pues la recesión ha durado más de lo esperado y el desempleo ha aumentado más de lo previsto en febrero.

"La magnitud de los déficits presupuestales estatales que se aproximan podría implicar un rezago significativo en la economía justo cuando ésta comienza a recuperarse", dijo.

Otros economistas argumentan que el paquete de estímulos original no tuvo el alcance suficiente para fomentar el crecimiento económico o la creación de empleos.

Gary Burtless, socio en el Instituto Brookings, un centro intelectual liberal, dijo que no queda claro si la economía pueda seguir creciendo cuando el efecto del plan de estímulos de febrero termine. 

También dijo que, mientras que las preocupaciones sobre las dimensiones del déficit federal limiten lo que pueda aprobarse en cualquier ley de estímulos adicional, el mayor peligro "es que podamos atravesar una recuperación extremadamente débil y lenta en la que el desempleo permanezca alto por un periodo innecesario".

Hay quienes creen que el estímulo existente ya está funcionando

Aún así, varios economistas están cuestionando la necesidad de un estímulo adicional.

"En vez de alimentar a la economía por la fuerza, hay que mostrar paciencia para que se desempeñe como lo hacía en el pasado", dijo Joseph Carson, economista en jefe en AllianceBernstein. "Las economías no funcionan tratando de apretar un botón y esperando obtener resultados inmediatos".

Lakshman Achuthan, director administrativo en el Instituto de Investigación de Ciclos Económicos, agregó que aumentar los beneficios de desempleo puede sonar como una buena idea, pero estuvo de acuerdo en que el Congreso no debería aprobar a toda prisa otro paquete de estímulos.

También dijo que para cuando otra ronda de estímulos tenga un impacto real, la economía ya habrá mejorado incluso por su propia cuenta.

"Integrar más dinero (en la economía) no cambia la dirección o el hecho de que el proceso (de recuperación) esté sucediendo", dijo.

La administración ha sido evasiva sobre si pedirá estímulos adicionales mientras se concentra en la batalla de reformas al cuidado a la salud.

Recientemente, cuando se le preguntó sobre más estímulos, el secretario de Prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo que la administración seguiría "atendiendo cualquier idea que pueda fortalecer a nuestra economía".

Nadeam Elshami, miembro del equipo de liderazgo de la Cámara Demócrata, dijo que otro paquete de estímulos fuerte no es un tema de discusión por el momento, pero también señaló que se ha discutido sobre los pasos más pequeños que puedan obtener apoyo, como la ayuda adicional a los Gobiernos estatales. Es poco probable que algo comience a tomar fuerza en estos frentes antes de que el debate sobre la reforma del cuidado a la salud concluya.

Incluso los defensores de un estímulo adicional aceptan que conseguir un aumento en el gasto gubernamental es más difícil ahora que cuando comenzó el año. Pero Zandi dijo que el voto casi unánime a favor de la extensión parcial de los beneficios al desempleo, aprobado por el Congreso la semana pasada, muestra que puede haber apoyo para lo que él llama "estímulos a menor escala".

"Otra extensión en los beneficios al desempleo para ayudar a aquellos que más están padeciendo: ¿quién va a votar en contra de eso?", preguntó Zandi.

Ahora ve
Este zoológico logra criar tigres de una especie en extinción
No te pierdas
×