El turismo como actividad sustentable

La conservación de medio ambiente, potencial para el turismo, dice Miguel Barber Kuri; la mayor parte de los países basan su producción en la extracción de recursos comenta el académico.
cascada-mexico-SXC.jpg  (Foto: Cortesía SXC)
Carlos Miguel Barber Kuri*
CIUDAD DE MÉXICO -

¿Es posible hacer que el comercio sea sostenible?  Según la periodista Gabriela Muñóz Vélez, "la producción y el comercio basados en la extracción de recursos naturales genera costos...", (El Telégrafo, 2009).  Esto, por lo menos, es la observación que realiza en torno a lo que sucede en el Ecuador, y por qué no decirlo, incluso en varios países emergentes.

Si se estudia este tema desde el punto de vista económico, sin reconocer la definición de lo que implica precisamente el desarrollo sostenible, se coincidiría en que no se estaría tomando en cuenta las consecuencias sociales ni las económicas, y por ende, se trataría de una explotación al medio ambiente que terminaría, como ya se ha visto en repetidas ocasiones, en tragedias ecológicas o en "ecocidios".

Para algunos pensadores del cono sur de América, el problema se centra en un modelo productivo agotado, que ve solamente por una desmedida extracción intensiva y extensiva de los recursos naturales, así como un modelo agro exportador que no mejora curiosamente las relaciones de intercambio comercial, ni los índices de indigencia o de pobreza del entorno.  Tan sólo bastaría con repasar en la mente los diversos casos que se han presentado históricamente en la Amazonia, por no particularizar a ningún país, o bien, en las zonas selváticas de diversos países de América Central o de Sudamérica.

Algunas experiencias comienzan a reconocer este impacto.  Brasil, por ejemplo, en la zona sur de las Cataratas de Iguazú, está utilizando de manera bien planificada los recursos que la derrama turística provee. Otro ejemplo se da en las Islas Galápagos del Ecuador, donde se ha hecho consciencia en los últimos años sobre el medio ambiente relacionándolo exitosamente con su explotación, tan sólo visualmente, dejando ver las bondades que el ecoturismo está generando.

De igual manera, Nueva Zelanda mantiene programas de conservación ambiental bastante serios que son ejemplo mundial de cómo conservar la naturaleza.  Situaciones similares se observan de Australia para la observación de pingüinos o incluso en México, en donde la visita a las Salinas o a la Laguna Ojo de Liebre para la observación de ballenas han hecho que este refugio sea uno de los criaderos protegidos más importantes del mundo.

Pero retomando el tema, cierto es que hay que reconocer que toda producción y/o comercio basado en la extracción de recursos naturales generan costos ambientales. 

Nueva Zelanda, por ejemplo, evita tocar sus playas de arena ricas en titanio para no incurrir en el costo ambiental que esto generaría en el mediano y largo plazo - y en consecuencia su efecto negativo en la derrama turística.

Otros casos similares se observan en Europa, en donde se prefiere conservar el ambiente que dañarlo, a pesar que implique un costo de oportunidad por no llevar a cabo proyectos industriales en esas regiones.  ¿No deberíamos entonces sumarnos a estas iniciativas?

Nuevamente, sigue en tela de juicio el discernir si nuestros hábitos de consumo son los más apropiados o si se debería modificarlos.  También si la globalización sería el fenómeno más propicio más aún si reflexionar en la mundialización, o bien, ¿no sería conveniente y necesario meditar sobre la diversidad de las culturas, la identidad de las naciones y del desarrollo y bienestar social? 

Finalmente, el tema de arraigo y reconocimiento de la cultura propia también puede ser un gran motivo de desarrollo económico sostenible como bien lo han demostrado Perú  o Argentina, por citar algunos ejemplos. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Es deber de la humanidad el hacer consciencia en el corto plazo y comentar a trabajar, de manera sistemática, articulada y sistematizada, en el tema de la sostenibilidad, cualquiera que sea su vertiente, pues el futuro de las generaciones venideras, estaría en juego.

* El autor es Vicerrector Académico de la Universidad Anáhuac México Sur. El texto fue dirigido por la Mtra. Liliana Ruíz Fuentes.

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×