Crudo a 80 dólares, un riesgo para EU

El alza en los petroprecios generaría más riesgos a la economía, que intenta salir de la crisis; los consumidores contraerían aún más su gasto si continúan los aumentos en los combustibles.
Gasolina  (Foto: AP)
Colin Barr
NUEVA YORK -

¿Estarán listos los apretados consumidores estadounidenses para otro encuentro con la miseria del precio de la energía?

La economía de los Estados Unidos sigue siendo débil: uno de cada seis estadounidenses no encuentra trabajo; sin embargo, los precios del petróleo han aumentado consistentemente este año. El barril cuesta cerca de 79 dólares, más del doble de lo que valía a finales de 2008.

El precio preliminar de este año no tiene comparación con los 145 dólares por barril que se alcanzaron el penúltimo verano.

Aun así, algunos investigadores advierten que Estados Unidos podría estar acercándose una vez más al punto en el que el aumento de los costos de la energía afectará a los consumidores, lo cual podría complicar la recuperación de una economía que, a pesar del tumulto de los últimos dos años, sigue estando tan impulsada por los consumidores como siempre.

"Si me preguntaras cuál es la velocidad máxima segura para manejar, diría que 80 dólares el barril", dijo Steven Kopits, director administrativo de la compañía de análisis de energía de mercado Douglas-Westwood, en Nueva York. "En este momento tenemos problemas más importantes, pero no debemos olvidar que seguimos siendo vulnerables al aumento en los precios del petróleo".

Tras el aumento a una cifra de tres dígitos en el precio del crudo en julio de 2008, el presente aumento parece bastante sutil.

El precio de un galón de gasolina es de 2.63 dólares, según la última encuesta de la firma AAA; lo cual se encuentra muy por debajo del precio más alto del 2008 de 4.11 dólares, pero un 25% arriba del último año y un 63% por encima del precio más bajo del último diciembre.

Lo que es más, los factores tras este pico parecen poder permanecer un tiempo; estos incluyen una alza en la actividad económica mundial alimentada por el gasto gubernamental masivo, una baja en el poder adquisitivo del dólar ya que Estados Unidos mantiene las tasas de interés cercanas a cero, y la falta de nuevos suministros de petróleo para satisfacer la demanda futura.

Aunque estas tendencias difícilmente aseguran el aumento del precio de los combustibles, parece que hasta ahora han hecho lo suyo, colocando a la gasolina a una sorprendente distancia de 3 dólares por galón.

Este es un precio que podría implicar un gran esfuerzo para los consumidores, cuyo gasto asciende a dos tercios de la actividad económica.

"Cada vez que supera los 3 dólares, vale la pena estar pendientes", dijo James D. Hamilton, profesor de economía de la Universidad de California, en San Diego. "Cuando se llega a este nivel, uno comienza a ver un cambio en el comportamiento, ya que los presupuestos se aprietan".

Hamilton dijo que un precio de 3 dólares por galón es digno de atención, ya que está alrededor del nivel al que los consumidores dedican 6% de sus presupuestos a los costos de energía. El haber llegado a este punto en los últimos años parece haber incitado a los estadounidenses a reducir sus gastos.

Hamilton hace notar que los estadounidenses en gran parte se deshicieron del aumento en los precios de la energía en los últimos años de esta década, ya que el gasto en energía permaneció en el rango del 5% y los propietarios de casas se aprovecharon de las líneas de crédito rotativos garantizados con hipoteca; pero esa oportunidad se terminó cuando los precios de las casas dejaron de subir y los bancos, hundidos en deudas, comenzaron a cortar los créditos.

Aunque sea inútil señalar cualquier detonador de la recesión que comenzó a finales de 2007, cabe mencionar que la baja no comenzó en serio hasta que los presupuestos de energía de los consumidores llegaron a la marca del 6% en noviembre de ese mismo año.

Cuando los precios de la energía se dispararon y los ingresos se vieron presionados, los estadounidenses primero optaron por dejar de comprar camionetas pickup y después abandonaron por completo las concesionarias. Las ventas de automóviles se hundieron en la primavera del 2008 antes de caer al precipicio con el colapso de Lehman Brothers en septiembre de ese año.

"El precio del petróleo jugó un papel más importante en la recesión de lo que la gente recuerda", dijo Hamilton.

Lo anterior no significa necesariamente que otro aumento en los precios de la energía hará que la economía caiga en picada. Aunque los consumidores sigan apretados, los cambios en el comportamiento deberán hacer que la economía sea menos vulnerable.

El consumo de petróleo de los Estados Unidos se ha deslizado en un 9% desde el 2007, señala Kopits. Los estadounidenses condujeron 3% menos millas en el transcurso del último año hasta agosto, de lo que condujeron dos años antes, según la información del Departamento de Transporte.

Hamilton señala que las ventas de automóviles volvieron a estar a niveles muy bajos en agosto, cuando terminó la promoción del Gobierno: "Dinero por chatarra".

Hillard G. Huntington, director ejecutivo del Foro de Modelos de Energía de la Universidad de Stanford, dijo que cree que aunque los mercados petroleros sigan estando expuestos a un posible trastorno en la demanda, es poco probable que haya otra crisis petrolera, ya que el recuerdo de los precios del último año está suficientemente fresco.

"Puedo ver una situación en el futuro en la que probablemente debamos estar preocupados, pero creo que todavía no hemos llegado a eso", dijo Huntington. "Los efectos más serios se observan cuando la economía ya está pasando por una inflación".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Aun así, Kopits advierte que todas las recesiones desde 1972 han estado asociadas con un aumento en el precio del petróleo que sobrepasa el consumo de petróleo de los Estados Unidos en un 4% del Producto Interno Bruto (PIB). Actualmente, dijo, el número mágico para llegar a esto es 80 dólares.

Dijo también que "el registro histórico muestra que cuando los precios han subido, Estados Unidos se ha ido rápidamente a una recesión".

Ahora ve
“El TLCAN es beneficioso para todos”, dice el presidente de Coparmex
No te pierdas
×