Deflación genera controversia en Japón

El Gobierno japonés reconoció por primera vez desde el 2006 que la economía atraviesa una deflación; por su parte, el banco central mejoró su evaluación de la economía doméstica.
TOKIO (CNN) -

El Banco de Japón mejoró el viernes su evaluación de la economía doméstica y abrió un frente de confrontación con el Gobierno, que está preocupado por la deflación y el riesgo de otra recesión. El Gobierno japonés publicó el viernes un reporte en el que reconoce oficialmente por primera vez desde el 2006 que la economía atraviesa una deflación, y un ministro dijo que esperaba una respuesta "apropiada" del banco central.

Luego de resistir la presión del Gobierno para que extienda su apoyo a los mercados de crédito, el banco central pronto podría estar bajo presión para que compre más bonos gubernamentales, debido a que el mayor rendimiento de esos títulos amenaza la recuperación económica.

"Al declarar que Japón atraviesa por una deflación, el Gobierno está tratando de convencer al Banco de Japón de que debe adoptar medidas", dijo Takeshi Minami, economista del instituto de investigación Norinchukin.

"Por el momento, el gobernador no parece tomar muy en serio las caídas en los precios. Al menos, el banco no parece querer adoptar medidas adicionales. Creo que el Gobierno está tratando de cambiar eso", agregó.

El banco central mantuvo su tasa de referencia en un 0.1% después de dos días de reunión de política monetaria y pareció sugerir que la iniciativa está ahora del lado del Gobierno.

"La causa de la sostenida caída de los precios es la falta de demanda", dijo el gobernador del banco central, Masaaki Shirakawa, en una conferencia de prensa.

El banco central está haciendo todo lo posible para brindar liquidez a la economía y eso incluye mantener bajas las tasas de interés, dijo el funcionario.

"Cuando la demanda es débil, los precios no subirán a partir de una provisión de liquidez", dijo Shirakawa.

Eso fue un intento para desviar la presión gubernamental en busca de una respuesta a la caída de precios, dijo Koji Ochiai, economista senior de Mizuho Investors Securities.

"Si los precios de las acciones caen más o si el yen se aprecia mucho más, el Banco de Japón estaría obligado a tomar más medidas", dijo.

"Se puede decir explícitamente que las tasas de interés seguirán bajas por un período prolongado, o podría incrementar las compras de bonos gubernamentales", agregó el economista.

El banco central compra 21.6 billones de yenes (243,000 millones de dólares) de bonos japoneses cada año y es renuente a incrementar las compras, argumentando que la tenencia de deuda del Gobierno se está aproximando a su techo.

"El Banco de Japón se mantendrá a la espera por un tiempo más", dijo Adrian Foster, encargado de investigación de mercado con Rabobank International, en Hong Kong.

"El Gobierno aún tiene cierto margen para estimular la demanda, por con un déficit en el sector público que ya es grande, no hay muchas medidas de apalancamiento sobrantes", consideró.

Un alza en los rendimientos de los bonos y el riesgo de un descenso en las calificaciones han lastimado los esfuerzos del Gobierno por estimular la economía y evitar lo que se teme podría ser una segunda recesión a comienzos del próximo año.

La carga de deuda de Japón, cercana a un 200% del Producto Interno Bruto del país, es la más grande entre los países ricos, y los temores sobre la salud fiscal del país ayudaron a ampliar el diferencial de rendimiento entre las notas a dos y 10 años a un máximo de tres años y medio de 121 puntos base la semana pasada.

El ministro de Finanzas, Hirohisa Fujii, dijo el viernes que el alza en los rendimientos de los bonos podría debilitar los esfuerzos del Gobierno para ayudar a las pequeñas compañías, exhibiendo la misma preocupación que él y otros funcionarios usaron al presionar al banco central para que extendiera su compra de deuda corporativa más allá de diciembre.

"La política monetaria es absolutamente esencial. Representa el elemento vital de la economía, por lo que quiero que el banco responda apropiadamente", declaró Fujii en una conferencia de prensa.

El Banco de Japón renovó su compromiso de mantener condiciones monetarias muy relajadas.

El banco omitió un compromiso más específico de mantener bajas las tasas de interés por algún tiempo, una posición que incluyó en el comunicado con el que anunció el mes pasado que retiraría cierto apoyo a los mercados crediticios.

Aunque esa posición pareció haber sido agregada para apaciguar a un Gobierno preocupado, es probable que la decisión del banco central de mejorar su evaluación de la economía doméstica provoque una fuerte respuesta.

"El reciente desarrollo de los precios muestra que la economía japonesa está en una leve fase de deflación", dijo el Gobierno en su reporte sobre la economía.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El reporte no dice cómo el Gobierno quiere que el banco central enfrente la deflación. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) instó el jueves al Banco de Japón a que mantenga bajas las tasas de interés y a que compre más bonos gubernamentales para ayudar a combatirla.

 

Ahora ve
Los gadgets ideales para acompañarte en verano
No te pierdas
ç
×