La felicidad, un parámetro económico

Amartya Sen propuso que la calidad de vida y bienestar sea analizado como un factor de crecimiento; el premio Nobel de Economía se sumó a la propuesta de Stiglitz y la OCDE de un nuevo indicador.
Felicidad  (Foto: Jupiter Images)
LONDRES (CNN) -

Los niveles de felicidad podrían ayudar a definir las políticas económicas en el mundo industrializado en la misma forma en que este tipo de factores han adquirido importancia en los países en desarrollo, dijo el ganador del Premio Nobel de Economía Amartya Sen.

Sen, economista bengalí de 76 años, dijo que la calidad de vida de los ciudadanos y su bienestar general deberían ser considerados como un medidor cuando se evalúe el éxito económico a nivel general, particularmente desde que los países desarrollados enfrentan problemas sociales como el desempleo a pesar del crecimiento económico.

La semana pasada, Francia dijo que planeaba crear un nuevo indicador estadístico adicional al Producto Interno Bruto (PIB), en respuesta a un informe elaborado por Sen, su colega, el también Premio Nobel Joseph Stiglitz y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que recomendaba emplear la felicidad, la calidad de vida y la distribución de los ingresos para evaluar el crecimiento económico.

Sen, profesor de economía y filosofía en la Universidad de Harvard, ve con buenos ojos la medida de Francia.

Señaló que considerar este tipo de índices en lugar de centrarse exclusivamente en el PIB -el valor total de bienes y servicios producidos por un país- podría mejorar las respuestas de las autoridades a los problemas en la economía derivados de la crisis financiera global.

"Si se tienen indicadores que se concentran en el bienestar humano y la libertad, entonces se pueden pensar más rápido soluciones en esa materia", dijo a Reuters el economista.

"Es cuestión de ver la necesidad de un diálogo (...) y de adaptar las políticas a un factor más humano", dijo en una entrevista.

En la década de 1990, Sen ayudó a crear el Indice de Desarrollo Humano (IDH), un indicador estadístico de las Naciones Unidas basado en salud, educación y calidad de vida.

El índice anual generalmente atrae la atención de las autoridades y las organizaciones no gubernamentales y resalta los desequilibrios entre países que tienen ingresos per capita similares.

Sen dijo que los países desarrollados deberían discutir la necesidad de indicadores menos básicos que el IDH, pero que entregaran un mejor entendimiento de los aspectos sociales que no cubren las estimaciones del PIB.

"Si tomamos la situación actual en Estados Unidos, donde el Producto Interno Bruto ha dejado de caer y está comenzando a expandirse (...) pero el desempleo sigue aumentando, la vida de muchos estadounidenses sigue siendo muy precaria", afirmó.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Y dado este hecho, tenemos que cambiar nuestra atención desde el Producto Interno Bruto hacia otros indicadores que sean más sensibles a la adversidad de la condición humana, como el desempleo", comentó.

El PIB estadounidense creció a una tasa anual del 3.5% en el tercer trimestre, sacando al país de su peor recesión en 70 años. A pesar de que el crecimiento fue mejor de lo esperado, la tasa de desempleo trepó en octubre a 10.2%, su mayor nivel en más de 26 años.

Ahora ve
“El TLCAN es beneficioso para todos”, dice el presidente de Coparmex
No te pierdas
×