Banxico, oportunidad de cambio

Moody`s Economy recomienda fortalecer al Banco Central ante el nuevo entorno económico; un alza en la meta de inflación y mayor flexibilidad contribuirían al crecimiento.
peso-moneda-dinero-2-SXC.jpg  (Foto: Cortesía SXC)
Enrique Duarte
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La meta inflacionaria de 3% que mantiene el Banco de México (Banxico) desde hace más de 15 años y la "rigidez" con la que trabaja la política monetaria tienen que ser revaloradas, se quede o no el actual Gobernador del instituto, Guillermo Ortiz, dijo el miércoles Moody's Economy.com. El objetivo de la inflación que se fijó desde 1994 deber ser modificado a 5%, ya que aún y con lo exitoso de la aplicación de la política de "inflación por objetivos" que se fijó (y que logró reducir los precios desde un promedio de 35% en 1995 a 4% en 2005), nunca ha logrado llegar a su meta.

"El objetivo (de inflación) de 3% no fue, ni es, consistente con la estructura económica del país, como así lo demuestra la inflación estructural de los últimos 15 años", dijo en un reporte el director para América Latina de Moody's Economy.com, Alfredo Coutiño.

El economista precisó que la inflación en México ha tenido una resistencia en la última década a caer por debajo de 5%.

El alza de precios se ubicó en 3.92% a tasa anual en la primera mitad de noviembre, informó recientemente el Banxico, el cual ha pospuesto la meta de 3% para el 2010.

Coutiño indicó que la existencia de sectores protegidos, la falta de competencia en algunos mercados, y la presencia de precios regulados y administrados que no se ajustan de acuerdo a las condiciones de mercado, ni con base a sus referencias internacionales, hace que existan rigideces en el sistema de formación de precios y consecuentemente que la inflación presente resistencia.

"Esta falta de flexibilidad en el sistema de precios es precisamente el reflejo de esa estructura económica con distorsiones de mercado, lo cual hace que la economía mexicana sea naturalmente más consistente con una inflación estructural de 5%, en lugar del objetivo oficial de 3%", dijo.

Los expertos prevén que con el aumento para el próximo año de las tasas de algunos impuestos, como el IVA e ISR, los precios sufran una alza de al menos un punto porcentual, con lo que colocaría a la inflación en alrededor de 5%.

Esto podría provocar que el Banco de México activara su política monetaria, aumentando su tasa de referencia, para tratar de combatir un problema estructural (en este caso tributario) y no un daño estrictamente monetario.

Doble función

Por eso mismo, Alfedro Coutiño propuso una modificación en el mandato de la política monetaria, de velar no sólo por los objetivos inflacionarios sino también aprovechar su injerencia en el crecimiento económico y explotarlo.

"Para que la política monetaria responda mejor no solo en situaciones de crisis sino también en tiempos de auge, es necesario hacerla más flexible asignándole un mandato monetario doble: inflación y crecimiento", dijo el experto.

Esto conllevaría a un mejor manejo macroeconómico del país, ya que podría sincronizarse mejor con la política fiscal para compensar el crecimiento en tiempos de crisis y moderarlo en lapsos de auge. A su vez, esta política podría ser más eficiente para responder a choques internos y externos.

La crisis financiera y sus efectos en México (como el aumento en la inflación) provocó que desde el año pasado y hasta enero de 2009, Guillermo Ortiz aumentara el costo del fondeo bancario en tres ocasiones hasta el 8.25%, y a  partir del 16 de enero a la fecha comenzó a relajar la política monetaria (en 7 ocasiones), para llegar a la tasa de interés actual de 4.5% .

Esto provocó la crítica de algunos expertos y políticos, entre ellos Felipe Calderón, que mencionaron que por tratar de reducir la inflación, se sacrificó el crecimiento económico de México, que espera una caída del PIB de hasta 7% para este año.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Calderón enviará en estos días la propuesta para relevar o conservar al actual Gobernador del Banxico, Guillermo Ortiz.

Pero se menciona  que el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, podría quedar en el cargo. Hasta el momento este funcionario ha manifestado que si así se lo pide el presidente así lo hará.

Ahora ve
Diez alimentos que le hacen bien a tu cerebro
No te pierdas
×