¿Qué podría salir mal en 2010 en EU?

La economía ha mostrado signos de recuperación, pero los expertos sugieren no confiarse; la expansión del PIB podría no ser sustentable y el retiro de los estímulos podría afectar al país.
bandera-eu-SXC.jpg  (Foto: Cortesía SXC)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

Cuando comenzó el 2009, nadie se imaginó que tendríamos razones para mirar al año en retrospectiva con algo de cariño.

Comenzó habiendo mucho que temer: la salud de Citigroup, Bank of America, AIG y otros grandes corporativos financieros, así como las bancarrotas de AIG y Chrysler que se avecinaban, así como un mercado de acciones que estaba en su punto más bajo desde 1997 y un mercado laboral que desangraba empleos.

Pero a medida que se acercaban los últimos días del año, el optimismo cobró protagonismo. El S&P 500 está 23.5% arriba este año, y lo peor parece haber terminado para los grandes bancos y para las automotrices, pues muchos economistas incluso predicen crecimiento general para la economía y los mercados laborales en 2010.

Aún así, la gente no debería emocionarse de más.

Como escribí a finales de noviembre, varios inversionistas expertos creen que es poco probable que el mercado se desempeñe en 2010 de la misma forma que lo hizo el año pasado. Esto no significa necesariamente que habrá otra mala racha el próximo año, sino que el rendimiento de las acciones simplemente será poco significativo.

Existen varias razones por las que esto podría suceder, pero la más importante es que debe haber más evidencia convincente de que la economía está mejorando, en vez de estar a la expectativa después del terrible hundimiento de 2008. 

Los inversionistas pueden estar ignorando algunos de los riesgos. Primero, y es muy importante mencionarlo, no queda claro todavía si el 2.2% de crecimiento económico durante el tercer trimestre es sustentable.

Hay quienes temen que el rebote de la economía sea meramente una reacción al gasto gubernamental, no al gasto del consumidor: las ventas de descuentos navideños no fueron precisamente fuertes.  

"Las señales de demanda subyacente (fuera del estímulo federal) siguen siendo bastante blandas", dijo Keith Hembre, economista en jefe con First American Funds, en Minneapolis.

Hembre también teme que el mercado de las viviendas siga siendo tan débil, lo cual puede limitar las posibilidades de una recuperación fuerte. Él argumenta que las ventas relativamente fuertes para los hogares existentes el mes pasado se debió a las ejecuciones hipotecarias. Por otro lado, la venta de casas nuevas cayó 11%. Ted Parrish, co-gestor en el fondo Henssler Equity, admitió que la carta fuerte para 2010 son las viviendas. 

Parrish dijo que no está seguro de lo que pasará con el mercado de las viviendas cuando la Reserva Federal deje de comprar valores respaldados por hipotecas el próximo año. Hay quienes agradecen las compras de la Reserva Federal porque ayudan a mantener las tasas hipotecarias relativamente bajas.

"Por ahora el gobierno está comprando todos estos valores respaldados por hipotecas y esto sigue fortaleciendo al mercado de las viviendas. Será interesante ver qué ocurre con las tasas después de esto".

Más allá del sector de las viviendas se teme por el impacto que pueda tener el gasto de estímulos masivos al paso de los años en la salud a largo plazo de la economía estadounidense.

John Derrick, director de investigación en U.S. Global Investors en San Antonio, dijo que hay potencial para una "recesión doble", es decir, otra caída económica después a un breve período de crecimiento. 

Derrick se dijo optimista y cree que esto no ocurrirá, pero cree que hay una razón para temer lo que la combinación de tasas de interés de cero y los billones de dólares que la Reserva Federal inyectó al sistema podría hacer al dólar. 

"Las cosas no se ven mal para los próximos 6 a 12 meses", dijo, "pero se alega que el gobierno y la Reserva Federal tomaron medidas para cerrar las brechas y así salvar a la economía y prolongar lo inevitables. Hay una amenaza latente para el debilitamiento de la moneda".

Dada la debilidad del dólar este año, hay quienes creen que la moneda ya está degradada. Es por eso que Parrish dijo que uno de sus mayores temores es que cualquier otro gasto que aumente drásticamente el déficit presupuestal federal podría hacer que algunos inversionistas abandonen al dólar.

Pero no me malinterpreten, esto no significa que la economía vaya a caer de nuevo este año, sólo significa que las expectativas para una recuperación majestuosa no son tan probables.

Hembre piensa que el crecimiento será fuerte durante la primera mitad del año pero volverá a debilitarse durante la segunda mitad. En general predice un crecimiento promedio de 2% en las tasas en todo el año.

Eso no está mal, sobre todo si recuerdan lo mal que estaban las cosas a finales de 2008 y a principios del año siguiente. Aún así eso no muestra que haya terminado el comportamiento abusivo de Wall Street en la economía y las opiniones escépticas de varios consumidores.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Ahora estamos en el lado correcto del ciclo económico", dijo Derrick. "Pero la mayoría de los ciudadanos sigue buscando empleo o sigue sin recibir un aumento salarial".

 

Ahora ve
Carreteras y aeropuertos se llenan en EU por el Día de Acción de Gracias
No te pierdas
×