Hacienda se defiende contra ‘gasolinazo’

La secretaría negó que el Gobierno haya incumplido su compromiso de congelar los precios en 2009; dijo que los ajustes en los precios de combustibles no implican un cambio en la política de precios.
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Es falso que el Gobierno federal haya incumplido su compromiso de congelar los precios de la gasolina durante 2009, sostuvo la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Refiere que como parte de un paquete de políticas contracíclicas propuesto por el Ejecutivo para apoyar a la economía familiar ante la crisis mundial, una de las medidas fue el compromiso de "congelar" los precios de la gasolina en todo el país durante 2009.

Aunque el Gobierno federal llevó a cabo dos ajustes a la tarifa de la gasolina Magna a finales de diciembre pasado, el precio de este combustible disminuyó 2.1% en términos reales durante todo 2009, argumenta.

Sobre quienes acusan al gobierno federal de "traicionar a la sociedad" o de "faltar a su compromiso", aclara que los ajustes en los precios de los combustibles en enero de 2010 no implican un cambio en la política de precios y tarifas del sector público.

Esta política ha sido aplicada todos los años desde la última década del siglo pasado, la cual se vio interrumpida de manera temporal durante 2009 para enfrentar mejor la recesión económica, asegura en el Informe Semanal de su Vocería.

Refiere que desde principios de los 90 del siglo pasado el gobierno federal ha llevado a cabo un ajuste gradual y mensual a los precios de los energéticos, como las gasolinas y el diesel, con la finalidad de ayudar a preservar la salud de las finanzas públicas.

Asimismo, para garantizar a los consumidores domésticos de estos productos una relativa estabilidad de precios ante la volatilidad que éstos enfrentan en el mercado internacional.

Señala que con el afán de apoyar a los que menos tienen, porque son los que más sufren los efectos de la recesión internacional, los ajustes mensuales a los precios de la gasolina Magna y el diesel fueron primero suspendidos en septiembre de 2007 y reanudados en abril de 2008.

Luego volvieron a interrumpirse temporalmente a principios de 2009, como parte de un paquete de políticas contracíclicas propuesto por el Ejecutivo para apoyar a la economía familiar ante la crisis mundial.

En efecto, una de las medidas más importantes del Acuerdo Nacional a Favor de la Economía Familiar y el Empleo para Vivir Mejor, dado a conocer a principios de enero de 2009, fue el compromiso de "congelar" los precios de la gasolina en todo el país durante ese año.

Ahora bien, el 22 y 28 de diciembre pasado el gobierno federal llevó a cabo un ajuste en la tarifa de la gasolina Magna, pasando de 7.72 a 7.77 pesos por litro (un incremento de cinco centavos) la primera vez, y de 7.77 a 7.80 pesos por litro (un aumento de tres centavos) la segunda fecha.

En referencia a quienes acusan al gobierno federal de "traicionar a la sociedad" o de "faltar a su compromiso", la Secretaría de Hacienda hizo las siguientes aclaraciones.

A pesar de los ajustes realizados a finales de diciembre pasado, el precio de la gasolina Magna disminuyó 2.1 por ciento en términos reales durante todo 2009, dada la inflación anual de 3.57 por ciento recién publicada por el banco central para ese año.

Además, los ajustes en los precios de los combustibles en enero de 2010 no implican un cambio en la política de precios y tarifas del sector público aplicada todos los años desde la última década del siglo pasado, la cual se vio interrumpida de manera temporal durante 2009 para enfrentar mejor la recesión económica.

La dependencia señala que durante la presente administración, el precio de la gasolina Magna y del diesel ha sido menor en México que en Estados Unidos -su principal socio comercial".

Según el reporte, al cierre de 2009 los precios en México se ubicaron 12% por debajo de los observados en el vecino país, en el caso de ambos combustibles, y son de los menores del mundo.

El precio de la gasolina en Costa Rica es casi dos veces de lo que es en México; en Brasil y en España es más de dos veces, y en el Reino Unido es casi tres veces el precio de la gasolina en el país.

Al final del día, señala, México ni se puede aislar ilimitadamente de la realidad económica global ni su gobierno se puede dar el lujo de prescindir de recursos valiosos que le permitan satisfacer el gasto indicado por el Congreso en el Presupuesto de Egresos.

Hay que considerar que el costo de no reanudar la política de ajuste gradual de los precios de las gasolinas y el diesel durante 2010 podría ascender a 60,000 millones de pesos, que equivale al presupuesto del Programa Oportunidades y a tres veces el presupuesto de la Universidad Nacional Autónoma de México, compara.

Destacó que es responsabilidad del Poder Ejecutivo buscar soluciones que permitan hacer frente a los compromisos de gasto indicados por el Legislativo sin poner en riesgo la estabilidad de las finanzas públicas.

"Incrementar cualquier precio de los servicios o productos que ofrece el gobierno no es una medida popular", reconoce la Secretaría de Hacienda.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero el gobierno federal prefiere conducir con responsabilidad la política económica, lo que a veces requiere sacrificio, confianza y perseverancia. Es el único medio eficaz para preservar la estabilidad, recobrar el crecimiento y mejorar la equidad sostenidamente, agrega la dependencia.

 

Ahora ve
México y EU avanzan en combatir al crimen organizado, afirma Osorio Chong
No te pierdas
×