Obama estudia nuevo impuesto a bancos

El presidente estadounidense busca garantizar el reembolso del rescate financiero de estas firmas; el TARP contiene una cláusula que permite al Gobierno pedir la devolución del dinero pasados 5 años.
impuesto-calculadora-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Jennifer Liberto y Dan Lothian
NUEVA YORK -

La Casa Blanca está contemplando aplicar un impuesto a los bancos para garantizar el pago a los contribuyentes estadounidenses cuyo dinero se usó para rescatar a las instituciones financieras, así lo manifestó el martes un funcionario de la administración.

La ley que creó el Programa de Rescate para Activos en Problemas (TARP) por 700,000 millones de dólares (mdd), le permite al presidente solicitar al Congreso que recupere ese dinero en el caso de que no sea devuelto en su totalidad.

Para prevenir que dicho rescate federal se sume al déficit ya existente, el TARP establece que la Oficina de Gestión y Presupuesto exija la devolución transcurridos cinco años de la implementación del TARP, en vigor a partir de octubre de 2008.

Esta provisión en la ley fue clave para conseguir que los más cautelosos legisladores votaran a favor  del TARP en el Congreso.

Robert Gibbs, secretario de prensa de la Casa Blanca, no especificó cómo este impuesto cobrado a los bancos encajaría con el presupuesto de Obama para el año fiscal 2011, a anunciarse el mes próximo. Sin embargo, apuntó que el "objetivo" del presidente era asegurar que "el dinero que los contribuyentes pusieron sea devuelto en su totalidad".

Entre tanto, la mayoría de los grandes bancos ha comenzado a pagar el rescate del TARP, pero el Gobierno aún tiene mucho dinero invertido y en juego, algo que no cambiará en los años venideros. Tan solo el mes pasado, el Tesoro estimó que el costo neto del TARP para los contribuyentes sería de 41,400 mdd.

El secretario del Tesoro, Tim Geithner, reconoció hace unas semanas que los rescates de las automotrices y de la aseguradora AIG no serían devueltos en su totalidad. "Hay una gran posibilidad de que no se nos pague el valor total de nuestra inversión en AIG y Chrysler" afirmó.

Este nuevo impuesto podría impactar a toda la industria financiera, una perspectiva a la que se oponen los banqueros. Todavía bajo discusión y con pocos detalles, aún no está claro si los bancos deberán pagar las pérdidas en las que incurrieron GM y Chrysler.

"Imponer nuevos impuestos además de los elevados costos regulatorios debilitará a la industria, justo cuando ésta está ayudando a la recuperación de la economía" advirtió Scott Talbott, lobista en jefe del grupo Financial Services Roundtable.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El TARP siempre ha creado polémica, pero las últimas noticias  -bonos a ejecutivos bancarios como premio por su extraordinario desempeño en 2009- han echado más leña al fuego.

La Casa Blanca, por su parte, no ha querido confirmar ni negar los reportes en torno a este posible nuevo impuesto a bancos. "Hay -y habrá- muchos rumores sobre lo que contiene el presupuesto, la mayoría mal encaminados. No vamos a entrar al juego de ratificarlos o desmentirlos" apuntó el portavoz de la Oficina de Presupuesto, Kenneth Baer.

Ahora ve
Emmerson Mnangagwa será investido como el presidente de Zimbabwe
No te pierdas
×