China será la segunda economía mundial

El país se encamina a superar a Japón y ubicarse sólo detrás de la máxima potencia, Estados Unidos; los economistas prevén que el tamaño de su población impulse el crecimiento del PIB.
china japon estados unidos potencia economia JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Chris Isidore
NUEVA YORK -

China está por superar a Japón y convertirse en la segunda economía del mundo, un suceso que alimenta los temores sobre el poderío de la mayor economía global, la estadounidense. 

A pesar de la desaceleración, la economía china creció 8.7% en 2009. Se estima que Japón se quedará justo detrás, debido al fuerte declive en su economía durante la primera mitad del año pasado.

Es posible que ambos países terminen el año con un producto interno bruto (el indicador más amplio de la actividad económica) de poco más de 5 billones de dólares. Para ponerlo en contexto, esa cifra equivale a poco más de la tercera parte de la economía estadounidense.

Pero dada su enorme población, muchos economistas creen que será inevitable que China eventualmente supere a los Estados Unidos, incluso si tarda 20 o 30 años en conseguirlo.

"Es como la relación que había entre EU y Gran Bretaña hace 125 años. Dado que nosotros (estadounidenses) éramos más, era sólo cuestión de tiempo que los alcanzáramos. Y es sólo cuestión de tiempo que China nos alcance" explica Jay Bryson, economista de Wells Fargo Securities.

Sin embargo, las proyecciones de crecimiento en China enfrentan muchas limitantes. Para aquellos que temen que la economía de EU sea desplazada por los competidores chinos, es útil remontarse 20 años atrás, cuando se consideraba que Japón era una amenaza al dominio de la economía estadounidense.

A finales de 1980, Japón era visto "como una fuerza imparable" señala John Makin, profesor especialista en economías asiáticas en el American Enterprise Institute. Pero desde entonces la economía nipona ha luchado mucho, padeciendo la llamada "década perdida" de deterioro económico seguida por un periodo de débil crecimiento.

Hay, desde luego, diferencias entre el Japón de los 80's y la China de hoy. La más importante es que Japón ya era una economía plenamente desarrollada hace dos décadas. China, en cambio, es una economía emergente que se alimenta del crecimiento generado por los proyectos públicos masivos diseñados para igualar la infraestructura que ya se tiene en Europa, Japón o el mismo Estados Unidos, así como de la creciente clase media ansiosa de consumir coches o electrónicos.

Pero entre los dos países también hay varias semejanzas.

Existen señales de una burbuja de activos desarrollándose en los mercados inmobiliarios y de valores. El sistema bancario chino se ha visto acosado por dudas en torno a su transparencia. Asimismo, hay una dependencia en las exportaciones apuntalada por la manipulación de la moneda y las disposiciones gubernamentales sobre el crecimiento poblacional.

Estos mismos factores estaban presentes en la crisis que atravesó Japón hace dos décadas.

Los últimos dos años mostraron una de las problemáticas usuales en los países que dependen enormemente de la exportación: cuando la recesión golpeó al mundo, las exportaciones chinas también lo resintieron, y para cerrar la brecha el gobierno tuvo que gastar 586,000 millones de dólares. Esa cifra supuso para el PIB de China más que todos los paquetes de estímulo en EU.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Además, China sigue siendo un país comunista donde el gobierno, y no los libres mercados, toman las decisiones sobre la asignación de capital y recursos. El libre flujo de información también tiene restricciones.

Para la mayoría de los economistas occidentales estos factores no son propicios para un crecimiento  económico de largo plazo, aunque el control del gobierno sobre las decisiones económicas ayude a impulsar los resultados a corto plazo.

Ahora ve
Toto Riina, un sanguinario padrino de la Cosa Nostra, muere a los 87 años
No te pierdas
×